MUNDO

Los chicos de Tailandia dicen que fue un milagro su rescate de la cueva


Durante nueve días sobrevivieron sin alimentos, en medio del frío y la oscuridad de la cueva de Tham Luang. Fue clave la acción del entrenador, que los hizo meditar 

Los 12 niños del equipo Jabalíes Salvajes, ayer, durante su presentación en una sala del hospital de Chiang Rai. Ahora están con sus familias recuperándose del encierro
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

19/07/2018

Fueron nueve días infernales. Sin alimentos, con un frío intenso y en la más absoluta oscuridad, los 12 miembros y el entrenador de los Jabalíes Salvajes enfrentaron condiciones extremas durante su cautiverio en una profunda cueva en el norte de Tailandia. 

Sobrevivieron gracias al histórico rescate que protagonizaron los buzos del equipo internacional que los sacó de las profundidades de la Tierra el 10 de julio.

Uno de los niños rescatados de la cueva en Tailandia dijo ayer que fue un “milagro” haber sido encontrados después de pasar más de dos semanas atrapados en una cueva en Tailandia.   



“Es un milagro”, dijo en inglés Adul Sam-On, de 14 años, ante los periodistas, sobre el momento en que dos buzos británicos los encontraron a varios kilómetros en el interior de la gruta.   

Los 12 niños, así como su entrenador, salieron ayer del hospital antes de comparecer ante los medios.

Todos subieron a minibuses estacionados delante del hospital de Chiang Rai, donde estuvieron ingresados una semana.   

El personal médico les dio el alta un día antes de lo previsto, y las autoridades esperan que el hecho de que atiendan a los medios antes de regresar a sus casas satisfacerá el enorme interés que suscita su historia.  “El motivo por el que se celebrará una rueda de prensa es que los medios puedan hacerles preguntas y que, después de eso, puedan regresar a sus vidas normales sin que los medios de comunicación los molesten”, dijo Sunsern Kaewkumnerd.



Pueden sufrir trastornos

Los expertos advierten, sin embargo, que los jugadores del equipo Jabalíes Salvajes y su entrenador pueden sufrir trastornos de larga duración a raíz de su experiencia en la cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia.

No fue por lo tanto una rueda de prensa usual. El Departamento de relaciones públicas de la provincia de Chiang Rai pidió conocer las preguntas con antelación y que estas se enviarán a siquiatras para que las revisen antes de la conferencia.   

El programa de televisión llamado Enviando a los Jabalíes Salvajes a casa se emitió en las principales cadenas y estaba previsto para durar unos 45 minutos, dijo Sunsern, que agregó que se llevaría a cabo con un estilo informal y con un moderador.   

Los médicos avisaron a las familias de los chicos, de entre 11 y 16 años, que deberán evitar que tengan contacto con periodistas durante al menos un mes después de abandonar el hospital, para evitar mayores traumas sicológicos.



 




En esta nota