REINO UNIDO

Lo acusan de daño criminal por lanzar batido de guineo a un político pro Brexit


 Cuando lo vi (a Nigel Farage) "pensé que sería mi única oportunidad" dijo el hombre cuando fue detenido por la Policía británica. También agregó: "La bilis y el racismo que lanza sobre este país es mucho más dañino que un poco de batido en su frente"


La policía británica imputó de "agresión común y daño criminal" a un hombre que arrojó un batido de banana y caramelo al líder del Partido del Brexit, Nigel Farage
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/05/2019

La policía británica imputó de "agresión común y daño criminal" a un hombre que arrojó un batido de banana y caramelo al líder del Partido del Brexit, Nigel Farage, cuya imagen aparecía el martes en portada de toda la prensa británica.

Farage, cuya formación se sitúa en cabeza de los sondeos para las elecciones europeas que Reino Unido celebra este jueves, caminaba el lunes acompañado por su equipo por el centro de Newcastle, en el noreste de Inglaterra, cuando un hombre, identificado por la policía como Paul Crowther de 32 años, le lanzó la bebida.

La fotografía del candidato, furioso y cubierto de esta mezcla de leche y helado, era portada al día siguiente de la mayoría de diarios británicos.



La policía explicó que el cargo de "daño criminal" contra Crowther está relacionado con la avería de un micrófono que Farage llevaba puesto mientras hacía campaña por la ciudad. Por su parte, la "agresión común", delito que implica una amenaza de violencia física, conlleva una pena máxima de seis meses de cárcel aunque sus autores suelen salvarse con una multa si lo cometen por primera vez.

Así un usuario reportaba en Twitter el incidente:

En Twitter, Farage acusó de este ataque a los oponentes al Brexit que "se radicalizaron, hasta el punto de que se ha vuelto imposible hacer una campaña normal".

“No sabía que (Nigel Farage) estaba en la ciudad”, explicó Crowther en el momento de su detención. Y cuando lo vi "pensé que sería mi única oportunidad", afirmó, asegurando que "la bilis y el racismo que lanza sobre este país es mucho más dañino que un poco de batido en su frente".



En las últimas semanas, se han producido en Reino Unido varios ataques con batidos -ahora convertidos en arma improbable como otrora fueron las tartas de nata- contra políticos afiliados del UKIP, el partido eurófobo y antiinmigración, que anteriormente estaba dirigido por Farage.



 




En esta nota