EEUU

La mortalidad por cáncer de hígado aumenta el 43 %


Aunque las tendencias varían según el grupo de edad analizado, el aumento medio reportado fue constante desde el 2000, año en el que se registraron 7,2 casos cada 100.000 mayores


Escuchar el artículo Pausar Lectura

17/07/2018

La mortalidad por cáncer de hígado aumentó el 43 % en Estados Unidos entre el año 2000 y el 2016 debido al incremento registrado en todos los grupos raciales y étnicos a excepción de los asiáticos y isleños del Pacífico, según un estudio divulgado hoy por las autoridades sanitarias del país.

Aunque las tendencias varían según el grupo de edad analizado, el aumento medio reportado fue constante desde el 2000, año en el que se registraron 7,2 casos cada 100.000 mayores de 25 años, hasta 2016, cuando el número se amplió a 10,3.

En el año 2000, en Estados Unidos murieron 12.841 personas a causa de cáncer de hígado, cifra que 16 años después era de 26.489, indicaron los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La incidencia de esta dolencia fue mayor entre los hombres mayores de 25 años, cuya tasa de mortalidad era de 10,5 casos por cada 100.000 personas en 2000 y de 15 en 2016, lo que supone un aumento del 43 %, que entre las mujeres del mismo grupo de edad, cuya tasa de mortalidad creció el 40 %, al pasar de 4,5 a 6,3 casos por 100.000.

Mientras que el grupo de los asiáticos e isleños del Pacífico era el conjunto con una tasa más elevada hasta el año 2014, éste fue el único grupo que ha disminuido su mortalidad desde principios de milenio (-22 %).

De este modo, fueron superados en 2016 por los adultos hispanos, cuyas muertes por cáncer de hígado se incrementaron el 27 % desde el año 2000.

Les siguen los afroamericanos con un aumento del 43 %, mientras que el incremento de la mortalidad entre los blancos ha sido del 48 %, aunque su tasa total se sitúa a siete puntos menos que el resto de grupos.

El cáncer de hígado era el noveno más mortífero en el año 2000 y pasó a ser el sexto en 2016, año en el que el Distrito de Columbia (D.C.), donde se encuentra la capital del país, registró la tasa más elevada de muertes por este tipo de cáncer (16,8) y el estado de Vermont (en el noreste de EE.UU.) la más baja entre los 50 estados (6).



 




En esta nota