MUNDO

EEUU quiere que la gesta lunar sirva de ejemplo en la nueva carrera espacial


El presidente Donald Trump asegura que se va ampliar el espíritu pionero de Estados Unidos en los confines más lejanos del cosmos. Según la NASA se planifica llevar al primer hombre a Marte en la década de 2030 a 2040


Una exhibición de un paisaje lunar durante la celebración en el Centro Espacial Houston. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/07/2019

Cuando se cumplieron ayer 50 años de la llegada del hombre a la Luna, Estados Unidos quiere que aquella gesta por la que el país se impuso a la Unión Soviética sirva de ejemplo y acicate para reafirmar su dominio en la nueva carrera espacial, con la llegada del hombre a Marte como objetivo.

Desde hace días EEUU presume y celebra el hito logrado hace 50 años por Neil Armstrong y Buzz Aldrin, los primeros hombres en pasear por la Luna, en la que fue una dura derrota a los soviéticos que hasta entonces lideraban la carrera espacial gracias al Spútnik y Yuri Gagarin, el primer hombre en volar al espacio. 

Y, en una declaración con motivo de este cincuentenario, el presidente Donald Trump se comprometió tomar como ejemplo este hito para iniciar una “nueva era de exploración” en la que ampliarán el “espíritu pionero” de EEUU a los “confines más lejanos del cosmos”.



Para lograrlo, espera que la misión Artemisa lleve a un hombre y una mujer a la superficie lunar en 2024 como paso previo al “siguiente salto gigante”, la llegada a Marte con la que el país quiere restablecer su dominio y liderazgo en el espacio.

Trump destacó que el éxito del Apolo 11 “fue una demostración espectacular de la destreza técnica y el liderazgo espacial” de Estados Unidos y “sirvió como un ejemplo perdurable de lo que se puede lograr”.

Este fue el mensaje que trasladó también el vicepresidente, Mike Pence, en su visita este sábado al Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, desde donde despegó la misión que acabaría con Armstrong y Aldrin en la Luna mientras el tercer astronauta de la misión, Michael Collins, aguardaba en el cohete orbitando el satélite natural. Acompañado de Aldrin y Rick Armstrong, hijo del primer hombre en pisar a Luna, Pence calificó de “héroes” a los astronautas del programa Apolo, que, dijo, inspirará el nuevo impulso espacial de EEUU, que ha aumentado el presupuesto de la NASA para este fin.

Hasta Marte



“El destino de EEUU es liderar la aventura hacia lo desconocido”, dijo el vicepresidente Pence, que destacó que este país volverá a “asombrar” al mundo con sus éxitos espaciales. Para ello, dijo, EEUU será el primero en regresar a la Luna en un plazo de cinco años, y lo hará no para estar unas horas, sino “para quedarse”, y avanzar en tecnología que permita llegar a Marte con una nueva generación de cohetes que haga el viaje en meses y no años, como en la actualidad. Pence hacía mención a los planes de la NASA de regresar al satélite terrestre en 2024, establecer una base lunar permanente en 2028 y llevar al primer hombre a Marte en la década de los años 30 de este siglo.



 




En esta nota