MUNDO

Donald Trump golpea duro a Irán y Teherán alerta que hay “sed de guerra”


El Gobierno de Estados Unidos sanciona al ayatolá Alí Jamenei y a ocho comandantes de la Guardia Revolucionaria. También imponen penas económicas. Irán alerta que el entorno de Trump está buscando conflagración armada


Trump firmó ayer en el Salón Oval el decreto con un paquete de sanciones contra Teherán
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/06/2019

Aumenta la tensión en el Golfo Pérsico. El Gobierno de Donald Trump anunció ayer duras sanciones contra la cúpula religiosa de Irán. Esta vez apuntó contra el ayatolá Alí Jamenei y contra ocho comandantes de la Guardia Revolucionaria. Teherán denunció que el entorno del mandatario estadounidense hay “sed de guerra”.

El presidente Donald Trump firmó las sanciones económicas en el Despacho Oval, una medida que tildó de “fuerte y proporcionada respuesta a las acciones provocadoras de Irán”.

Trump añadió que la respuesta de Irán determinará si las sanciones terminan mañana o se prolongan durante “años”. “Irán no puede tener jamás el arma nuclear”, repitió.



El Tesoro estadounidense anunció por su lado el bloqueo de “miles de millones” más de activos iraníes, así como la incorporación, esta semana, a su lista negra del ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif.

Entorno guerrero

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, advirtió ayer después de la imposición de las nuevas sanciones por parte de Washington, que los cercanos al presidente estadounidense, Donald Trump, “están sedientos por una guerra”.

“Donald Trump tiene 100 por 100 razón respecto a que el Ejército de EEUU no tiene nada que hacer en el Golfo Pérsico, la retirada de las fuerzas estadounidenses (del Golfo Pérsico) está totalmente en línea de los intereses de Estados Unidos y el mundo”, dijo Zarif, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.



“Pero ahora está claro que el Equipo B no está preocupado por los intereses de los Estados Unidos. Ellos desprecian la diplomacia y están sedientos por una guerra”, tuiteó Zarif.

Como “equipo B” Zarif se refiere al asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman.

Ayer Zarif en otro twitt, señaló que el “equipo B” casi conduce al presidente estadounidense, Donald Trump, a desatar una guerra.

Teherán firmó en 2015 un pacto con las potencias en el que se comprometió a usar la energía nuclear para aplicaciones civiles. Pero Trump se retiró unilateralmente el año pasado del acuerdo, al que calificó de “pésimo”. Irán dice que no tiene en marcha ningún programa de armas nucleares.

En momentos en que el Consejo de Seguridad se reunía a puertas cerradas a pedido de Estados Unidos para abordar la crisis, el embajador iraní ante la ONU, Majid Takht Ravanchi, dijo a la prensa que “para atenuar las tensiones” Washington debe detener “su guerra económica contra el pueblo iraní”.



Más temprano, Hesamodin Ashna, asesor del presidente iraní Hasan Rohani, había dicho que “las afirmaciones de Estados Unidos de que están listos para una negociación incondicional no son aceptables con la continuación de las amenazas y las sanciones”.



 




En esta nota