MUNDO

Correa pide asilo en Bélgica tras inicio de proceso por secuestro


Rafael Correa es acusado de ordenar el secuestro del diputado opositor en 2012 en Colombia. El caso generó un escándalo


Rafael Correa acusa a Lenín Moreno por una supuesta persecución
Escuchar el artículo Pausar Lectura

Hace 6 días

El expresidente del Ecuador Rafael Correa denunció ayer una “persecución política” después que la justicia ecuatoriana decidiera llamarlo a juicio, una decisión contra la que aseguró que dará la batalla ante la justicia internacional.

“Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves”, es una “persecución política”, asegura Correa en una entrevista a la AFP en Bélgica, donde reside desde su marcha del poder.

El mandatario ecuatoriano entre 2007 y 2017 reaccionaba así la víspera a la decisión de la jueza Daniella Camacho, de la Suprema Corte de Ecuador, de llamarlo a juicio por su presunta participación en el secuestro de un opositor en 2012 en Colombia.

El expresidente, que afronta una orden de prisión preventiva, solo podrá ser enjuiciado si es capturado o si se presenta ante el tribunal, pues la ley impide que sea juzgado en ausencia por ese delito, castigado con hasta siete años de cárcel.

Para Correa, la acción judicial, en su opinión plagada de “irregularidades” y un “fraude total”, “no tiene ningún futuro”. “Pretenden con eso tenerme desterrado siete, ocho años, hasta que prescriba” y “tenerme fuera del país para la próxima campaña [electoral], en marzo de 2019”, agrega.

Rafael Correa, que calificó este jueves de “persecución política” el llamado a juicio por una corte de su país, presentó en junio una solicitud de asilo en Bélgica, indicaron a la agencia AFP dos fuentes cercanas al caso.

La solicitud de asilo de Correa se presentó el 25 de junio, días antes de que la justicia ecuatoriana ordenara prisión preventiva y solicitara a la Policía Internacional Interpol la difusión de una circular roja contra el exmandatario, de 55 años, en el marco del llamado ‘caso Balda’.