MUNDO

Caso Santrich desata sismo político en Colombia; renuncia una ministra


Jesús Santrich es acusado por Washington de comercializar cocaína hacia Estados Unidos. La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) denegó su extradición. Dos fiscales y la ministra de Justicia renuncian a sus cargos


Manifestantes reclaman la libertad de Santrich, uno de los exlíderes de las FARC. Foto: AFP
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/05/2019

El caso Santrich desató un verdadero terremoto político en Colombia. La ministra de Justicia de Colombia, Gloria María Borrero, renunció ayer en medio de la crisis que vive ese poder del Estado por la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) de denegar la extradición a Estados Unidos, del exlíder de las FARC Jesús Santrich, confirmó el presidente Iván Duque.

Santrich fue detenido en Bogotá el 9 de abril de 2018 por la Fiscalía colombiana acatando un pedido de extradición del Departamento de Justicia de EEUU, que lo acusa de narcotráfico, delito que según la denuncia cometió después de la firma del acuerdo de paz del 24 de noviembre de 2016. Según EEUU, el exguerrillero tenía un “acuerdo para exportar 10 toneladas de cocaína” a ese país.

El miércoles, los jueces ordenaron la excarcelación inmediata de Santrich -una medida que todavía no se ha hecho efectiva-, alegando que no recibieron de Estados Unidos la evidencia que supuestamente compromete al exjefe rebelde en un delito cometido posterior a la suscripción del pacto de paz.



La Procuraduría, el organismo que vigila la actuación de los funcionarios, anunció que apelará la sentencia favor de Santrich, quien siempre ha defendido su inocencia y atribuye los cargos a un montaje de la fiscalía colombiana y Estados Unidos.

Crisis política

“He dialogado con la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, y la señora ministra ya se retirará del cargo del Ministerio de Justicia; le he aceptado su renuncia, he conversado con ella hace varios días”, dijo Duque en un acto en Medellín.

La ahora exministra Borrero aseguró por otro lado en una entrevista con RCN Televisión que su renuncia hace parte de “los cambios normales de cualquier Gobierno” y que era algo que había tratado “desde hace varias semanas con el presidente”.



“Llegó el momento en que el Ministerio de Justicia necesita otro liderazgo”, apostilló Borrero, quien estuvo en el cargo solo nueve meses y es la primera baja del gabinete ministerial de Duque desde que asumió la Presidencia el 7 de agosto de 2018.

La gestión de Borrero fue muy criticada por su bajo perfil en las discusiones de los grandes temas jurídicos del país, que se hizo más evidente con la crisis desencadenada por la aplicación de la garantía de no extradición a Santrich por parte de la JEP.

Esa decisión causó una controversia nacional y precipitó además la dimisión del fiscal general, Néstor Humberto Martínez y de la vicefiscal María Paulina Riveros. Según el mandatario, la nueva ministra “tiene una larga trayectoria en la rama judicial y ha hecho todos los peldaños de esa carrera hasta llegar al más alto honor que ha sido el de presidente de la Corte Suprema de Justicia”.

Interponen hábeas corpus

Por su parte, la defensa de Santrich, interpuso un recurso de hábeas corpus para lograr su libertad, un día después de que la Justicia Especial para la Paz (JEP) ordenara su salida de la cárcel donde se encuentra recluido en Bogotá.



“Han pasado más de 24 horas, razón por la cual la defensa considera que el plazo inmediato para obtener la libertad del señor Jesús Santrich se ha vencido y hemos tenido que interponer un hábeas corpus ante el Tribunal Superior de Bogotá”, afirmó su abogado Eduardo Matías Camargo.

Camargo se mostró esperanzado de que “en el curso del día” se ponga en libertad al exguerrillero y se finalice así “esta detención arbitraria en la cual ya llevamos más de 400 días”.

La JEP aplicó la garantía de no extradición a Estados Unidos a Santrich alegando que “las pruebas no permiten evaluar la conducta ni establecer la fecha precisa de su realización” y ordenó a la Fiscalía su “libertad inmediata”.



 




En esta nota