REVISTA EXTRA

Vibra el Caporal


Ritmo afroboliviano. Convoca a más de 25.000 danzarines, en 62 ciudades de todo el planeta


Multitudinario. Y en simultáneo, se llevará adelante el Segundo Encuentro Mundial de Caporales 100% boliviano
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

13/01/2019

FOTOS: ROLANDO VILLEGAS / FUAD LANDÍVAR / AGRUPACIONES FOLCLÓRICAS

Con el chicote y el sombrero, los caporales saldrán a enamorar, esta tarde, a más de 62 ciudades en todo el mundo. El ritmo que lleva la fuerza del mestizaje se bailará simultáneamente por más de 25.000 personas para demostrar que el caporal es cien por ciento boliviano y reivindicar una danza patrimonial. Con ello, también se quiere evitar que siga siendo plagiado y distorsionado en países vecinos, que lo reclaman como propio.

A las 15:00, hora boliviana, las poderosas bandas musicales empezarán a tocar las canciones más representativas de caporales y los bailarines ataviados en coloridos trajes marcarán el ritmo, flameando la tricolor nacional como símbolo de que esta demostración artística pertenece a esta tierra. Así se dará inicio al Segundo Encuentro Mundial de Caporales, indicó Tatiana Galarza, vicepresidenta de la Asociación de Conjuntos del Folclore Virgen del Socavón de Santa Cruz.



Ella misma se enfundará en su traje de ‘macha’ y se dejará llevar por la música, marcando los pasos aprendidos en compases de ocho y 16 tiempos. Con Tatiana estará su familia, bailarines todos y devotos de la Virgen, lo que en su opinión le da un valor más elevado a la demostración.

La reunión en la capital cruceña será en el Cambódromo, entre cuarto y quinto anillo. Está planificado que se reúnan más de 20 fraternidades, grupos folclóricos y ballets dedicados a hacer crecer la cultura de los caporales incluyendo a sangre ‘camba’ en sus filas.

Para ellos el camino no ha sido fácil, el ritmo occidental no halló la aceptación o la tolerancia entre los cruceños. Todo fue a fuerza de persistencia, de no acobardarse y hacerlo, bailar en todo lugar y pese al público, cuenta Luis Saavedra, presidente del bloque de fundadores en Santa Cruz de la Fraternidad Folclórica y Cultural Caporales Universitarios de San Simón.

Baila el mundo



En el corazón de Europa, la Puerta de Brandeburgo en Berlín, Alemania, será el punto de encuentro de un poco más de 15 personas. Ellos harán vibrar a transeúntes y turistas, reunidos habitualmente en ese lugar, y los harán testigos y participantes de de sus coreografías, contó Norah Valeriano de Meyer-Degering.

Desde Berlín, Norah ha extendido la convocatoria a otras ciudades alemanas utilizando las redes sociales. Por eso, cuenta que no tiene un dato concreto acerca del número de personas que esté en la manifestación, la invitación sigue abierta y, con o sin trajes, alemanes, latinos y compatriotas están llamados a sumarse.

En esta época en Tokio hace mucho frío y es difícil moverse de una ciudad a otra. Eso no es impedimento para que un grupo de 30 personas llegue hasta el teatro Gyotoku Recreation Hall para adherirse a la convocatoria. Igual que en otros lados, los residentes bolivianos en Japón esperan que se una más gente, especialmente quienes conocen la cultura boliviana y han vivido en el país, asegura Miguel Angel Serrano, líder del grupo Corazón Boliviano, que socializa el folclore nacional en esa ciudad.

La participación de esta ciudad sorprendió a los organizadores, porque surgió a raíz de la respuesta a la convocatoria que circulaba en las redes y a las diligencias de Serrano para informarse, inscribir a Tokio en el desafío y empezar los ensayos. Él estará junto a su familia, sus hijos son boliviano-japoneses, su esposa es japonesa y amante de las danzas. Juntos decidieron formar el grupo folclórico hace 10 años.

En Beijing, China, para acudir al encuentro los bailarines también tendrán que usar sus ropas más abrigadas. Con 12 horas de diferencia horaria, respecto a Bolivia, ellos planifican hacer su demostración sobre la Gran Muralla, una de las maravillas del mundo moderno, explicó Christian González, encargado de la concentración en ese país.



Contó que los llamados a estar presentes serán pocos, porque la comunidad boliviana en China está compuesta, en su mayoría, por estudiantes y esta es la época de exámenes. De todas maneras, se han ingeniado para citar a un ensayo previo y esperan con ansias esta tarde para calzarse las botas de sonoros cascabeles.

Uno de los grupos más numerosos se reunirá en el Parque de Las planas de Barcelona, España, ellos fueron de los primeros en responder a la invitación con sus siete fraternidades y prevén reunir aproximadamente 250 bailarines, indicó Anabell Córdova, secretaria general de la federación que aglutina a los conjuntos folclóricos en esa localidad.

Para ellos no ha sido fácil encontrar un lugar para el evento y tampoco consiguieron los permisos para ser acompañados por bandas musicales. Esto no los amilanó y decidieron bailar con amplificación. “Hemos encontrado una sociedad catalana muy cerrada a las demostraciones artísticas de otros lugares”, expresó Córdova.

Por las condiciones climáticas (-12 grados), los residentes de Moscú bailarán en un espacio cerrado. Para ellos, la organización se hizo en tiempo récord, teniendo que lidiara con las vacaciones de fin de año en las instituciones y la paralización del país hasta el 9 de enero. “Encima la Navidad quí se celebra el 7 de enero”, aseguró Cleyling Anjeli Alconz Pabón, secretaria de cultura de la Asociación de Residentes Bolivianos en la Federación Rusa.

Alconz es nueva en su cargo, eso tal vez fue lo que hizo que no baje los brazos hasta conseguir los atuendos para los bailarines y hacer que la actividad cuente con lo necesario para ser exitosa.

En lo personal, heredó la tradición de bailarina de su familia y lleva la cruzada por reivindicarla por el mundo. “Me siento comprometida con esta causa, la cuna del caporal es Bolivia y aunque países vecinos compartan similitudes en cultura, no significa que nos puedan robar el mérito de la invención y, peor aún, alterar la esencia de esta danza”, remarcó Alconz.

Un ambiente diferente rodeará al encuentro en Trujillo, Perú, en esas latitudes la danza es muy conocida, existen grupos folclóricos de ese país que la han reclamado como parte de su cultura.

Eso le dará a la reunión otra connotación, cuando a las 16:00, hora peruana, más de 60 danzantes inicien la demostración en el complejo Jerusalén del distrito de La Esperanza, anticipó Yenson Rodríguez Ulloa, coordinador y vicepresidente de la Asociación Cultural Sambos del Altiplano.

El ritmo negro boliviano

El caporal o los caporales fueron la invención de los hermanos Carlos, Jorge y Lidia Estrada Pacheco, que muy jóvenes empezaron a inventar pasos y a conocer, mediante viajes a la región de Tocaña, comunidad de Sud Yungas en La Paz, el ritmo cadencioso de los afrobolivianos.

Ellos le dieron su toque, como intrépidos bailarines de un grupo folclórico, le sumaron elementos al vestuario y le incorporaron pasos de la tuntuna yungueña, el baile del kúsillo y otros más para crear un ritmo único.

Con el tiempo y la ayuda de toda la familia, difundieron su creación y le dieron el sello boliviano.