REVISTA EXTRA

Ruptura, ya te dije adiós... y ahora, ¿cómo te saco de mi mente?


¡A sacarlo de la cabeza! No cabe duda que cuando tu pareja decide terminar contigo pareciera que se viene el mundo abajo. Te sientes confundida, insegura y te llenas de incertidumbre. los especialistas te dan pautas sobre qué hacer...

Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/03/2018

Daniela dice que hace todo lo que puede. Ha visto muchas cosas en las redes sociales que le demuestran que lo mejor es haber terminado la relación con su exnovio. Trata de estar siempre acompañada. Incluso comenzó a ir a un gimnasio con sus amigos para poder despejar su mente, pero no puede sacarlo de cabeza ni de sus pensamientos.

“No sé qué hacer para sacarlo de mi mente.  Tengo toda la predisposición para ello. Me digo que no voy a pensar en él ni de acordarme de los momentos que vivimos juntos. Es imposible, termino sumida en la tristeza porque todo me recuerda a él, ¿qué debo hacer?”, pregunta.

Es verdad que duele, pero el tiempo no es suficiente para decir un adiós definitivo y contundente que deje sanar las heridas. Hace falta elaborar lo que el sicólogo Walter Riso, autor del libro, Ya te dije adiós, ahora cómo te olvido llama un duelo afectivo. 

“Si logras romper el vínculo y tu ex deja de rondar por tu cabeza entonces podrás reinventarte como te dé la gana. Quien no lo hace se reconcome y puede que no tarde en caer en manos del mejor postor o de alguien muy similar a quien le hizo sufrir”, señala.

Proceso del duelo

La sicóloga Ingrid Saavedra explica que toda perdida afectiva necesita atravesar un proceso de duelo, donde hay un tiempo para permitirse estar triste sin escapar de lo que sientes, pero es importante seguir haciendo actividades que normalmente harían, como salir con los amigos, practicar deportes, estudiar y trabajar. 

“Es importante atravesar esta etapa para que las posteriores se resuelvan adecuadamente: la negación, depresión y finalmente la aceptación”, señala.

En criterio de la sicóloga Ana Calvo lo cierto es que el duelo es un proceso que puede extenderse en el tiempo, uno o hasta dos años, aunque varía de unas personas a otras y no se puede pasar de página tan rápido como nos gustaría en ese momento.

Agrega que el dolor que se oculta, o se niega, se va incubando hasta que en un instante, cuando menos se lo espera, reaparece de forma desproporcionada, injustificada o como una manifestación en el organismo a través de enfermedades sicosomáticas.

Lo que sí pueden hacer, aconseja, es elegir cómo afrontar la ruptura: ¿lo encaran más fácil o se ponen más obstáculos en la recuperación? Hay que tener cuidado con las acciones que hacen que la ruptura sea más dolorosa de lo que quisieran y que se queden estancados y no avancen. 

A cerrar capítulos
Ingrid manifiesta que para olvidar a la expareja no solo se debe acudir a la terapia del tiempo, también se debe cerrar capítulos. Esto implica tomar distancias, cortar vínculos, romper rutinas, comunicación y evitar el autoengaño de que aún queda algo. Tener la determinación de que algo ya pasó y no se puede volver atrás es fundamental. 

“El afecto hacia alguien puede sostenerse, moldearse y hasta cambiar de dirección, pues es un sentimiento que brota de sí mismo y se origina en sí mismo; es decir, el amor está en nosotros y nosotros decidimos que rumbo darle y a quien depositarlo”, expresa.

Expresa que la solución radica en encontrar qué es lo que me lleva a permanecer unida afectivamente a una persona donde la relación no prospera. Es una respuesta personal la que se debe encontrar: ¿Pueden ser temores, dependencia o conformismo?

A su vez, la sicóloga Lucía Fernández de Córdoba recomienda, en primer lugar,  reencontrarse con uno mismo, enfocándose en sus hobbies, trabajo, deporte y evitando la persecución de la expareja en las redes sociales ni frecuentando por un tiempo, los lugares que son parte de la rutina o del gusto del ex. 

Agrega que es bueno disfrutar de las amistades, continuar con su vida social, además de acercarse a la familia, que es la que da fortaleza, amor y confianza.  Otro consejo es abrirse a conocer personas nuevas, es la oportunidad para expandir su red de amigos. 

“Tienen que llorar si así lo sienten. Deben respetar su duelo y sus sentimientos. Es necesario expresarlos. Hay que evitar hablar mal del ex. Es momento de trazarse objetivos, de retomar algo que dejaron pendiente. Por ejemplo, una maestría, un curso de inglés, el gym o una clase de yoga”, resalta. 

Asimismo, sugiere cuidar la alimentación, ya que en la etapa del duelo, muchas personas suelen dejar de comer o comen demás. Ante todo deben preocuparse por su salud para no enfermar. Evitar el consumo de alcohol o drogas como método para olvidar.

“No se arrepientan de haber estado en una relación con esa personas, de todo debemos aprender. Es el momento ideal para darse cuenta de los errores que cometieron  para evitar repetirlos en una relación futura”, subraya Lucía.

No cometer estos errores

Ingrid recomienda evitar los malos consejeros que dan ideas de reconquista, autoengaño, hostigamiento, ruegos, insultos, venganzas o incluso de los absurdos ‘amarres’ a través de curanderos.

“Un individuo con afectos sanos y saludables, capaz de dar un amor generoso, sabrá desarrollar una relación equilibrada desde la parte que le corresponda, sin necesidad de muchas oportunidades para demostrar lo que siente y hacer sentir bien a la persona amada de un modo continuo y duradero”, concluye la terapeuta.

Es tan largo el olvido...

Debbie Cronelbold afirma que:

Echar la culpa al otro es una forma de seguir en la relación. Echarse la culpa a uno mismo, es más serio. Hay que perdonar de corazón. Difícil, es recordar sin rabia, sin dolor y sin amargura, pero se puede.

Tener cuidado con las emociones sin control, la rabia es una de ellas, si alguno fue infiel, seguro que estás rompiendo con rabia y esto te daña, lo más probable es que puedas hacer tonterías de las cuales después puedas arrepentirte.

Aprende de lo malo, de lo bueno, de lo interesante, de todo se aprende para que no vuelvas a cometer los mismos errores, para hacerlo mejor cada día.

No publiques tu duelo en Facebook, uno de mis contactos publicó su sentir cada día después de la ruptura. Todo mundo se enteró de la situación y no era nada agradable escuchar a otros comentando. Desdes respetarte.

No salgas a buscar al ‘primero que encuentres’, no es la solución solo servirá de salvavidas y al poco tiempo puedes llevarte otra desilusión.

No hables bien ni mal de tu expareja, de cualquier modo, que hables, lo estás recordando. 



 




En esta nota