SOCIEDAD

Pese a dificultades, el restaurante de no videntes cumple un año


En estos 12 meses se tuvo que cerrar por más de un mes, pero fue reabierto. Actualmente analizan la posibilidad de ampliar los horarios de atención, inclusive se contempla incluir kjaras en el menú


El restaurante funciona en la avenida Busch N.º 1.000, entre el segundo y el tercer anillo. Foto: JORGE UECHI
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/07/2019

Pese a dificultades, el primer restaurante de personas no videntes cumplió esta semana su primer año de funcionamiento. A lo largo de estos 12 meses, el local enfrentó algunos problemas administrativos, por lo que tuvo que cerrar sus puertas por más de un mes. Sin embargo, ahora que está con las puertas abiertas analiza la posibilidad de ampliar el horario de atención y su menú con el objetivo de atraer más clientes. El restaurante se inauguró el 18 de julio de 2018, luego de diversos procesos de capacitación impulsados por la Gobernación, a solicitud de la misma Mutual de Personas no Videntes.

Trabas

El actual administrador, una persona no vidente, Julián Alizares, explicó que, hace un año, comenzaron atendiendo a 18 personas afiliadas a la institución, quienes previamente recibieron capacitación en preparación de comidas y emprendimientos. Comentó que al transcurir las semanas, la mayoría del personal se fue retirando y a esto se sumaron problemas administrativos, pues los recursos que se recaudaban no eran suficientes para sostener el emprendimiento.



Esto obligó a cerrar el negocio; sin embargo, los que permanecieron decidieron dar un nuevo impulsal local y lo reabrieron luego de más de un mes sin atención.

Servicio

Alizarez explicó que, de lunes a sábado, atienden desde las 11:30. “Aún tenemos dificultades, pero no nos desanimamos. El tema económico es complicado. Por ejemplo, si vendemos 400 platos, más de la mitad es para las compras de productos y otra parte es para pagar a una persona que nos ayuda; nos queda muy poco.

Es complicado sostener el restaurante, pero no nos rendimos”, remarcó el administrador. Alizarez dijo que están buscando las formas de generar más ingresos, por lo que se analizan distintas alternativas, como vender comida por las noches, incluir kjaras en el menú de los viernes y ampliar el horario de atención los días domingo.



El responsable de capacitación laboral a personas con capacidades especiales del Servicio de Políticas Sociales (Sedepos), Hugo Flores, comentó que, desde el inicio, se capacitó a las personas no videntes para que puedan generar sus propios ingresos. “Son personas no videntes, pero eso no es ningún impedimento para que tengan un emprendimiento”, enfatizó. El Sedepos brinda similares capacitaciones en oficios prácticos con el objetivo de que grupos de personas puedan generar ingresos propios



 




En esta nota