TENDENCIAS

Pagan más de $us 3 millones por los esqueletos de 2 dinosaurios


Un solo coleccionista compró ambas osamentas que en la actualidad se convirtieron en objetivos de decoración muy requeridos. El pago fue muy superior al costo inicial 

El allosaurus fue un cárnivoro y por esta característica su esqueleto fue tasado con mayor valor. Foto: Imagexia
Escuchar el artículo Pausar Lectura

11/04/2018

Dos esqueletos de dinosaurio, un diplodocus y un allosaurus, fueron vendidos este miércoles en una subasta en París por más de 1,4 millones de euros cada uno. "Un solo comprador adquirió los dos dinosaurios, un particular extranjero" que pujó por internet, afirmó la casa de subastas Drouot.  

Ambos ejemplares superaron con creces el precio estimado. El diplodocus, valorado en entre 450.000 y 500.000 euros, se vendió por 1.443.820 euros (1.781.180 dólares), y el allosaurus, estimado en entre 550.000 y 650.000 euros, fue adjudicado por 1.407.700 euros (1.736.620 dólares).

El fósil del allosaurus, un carnívoro que vivió hace unos 150 millones de años en lo que es actualmente es América del Norte y Europa, se conserva en un 60% completo. Mide 3,8 metros de largo, 1,5 metros de alto y cuenta con "60 dientes afilados", según la casa de subastas Binoche et Giquello.  Su compañero en la venta, un diplodocus "de 12 metros, desde la nariz a la cola", vivió en el mismo periodo en la zona occidental de América del Norte.

El allosaurus había sido estimado a un precio superior al del diplodocus, entre otras cosas por su condición de carnívoro, que le da en principio más valor que a su congénere herbívoro. Los esqueletos de dinosaurios se han convertido en los últimos años en un objeto de decoración de moda y se venden como si fueran obras de arte, alcanzando sumas astronómicas en las subastas.

Entre sus famosos coleccionistas, destacan los actores Leonardo DiCaprio y Nicolas Cage, según Iacopo Briano, experto de Binoche y Giquello. El segundo hasta tuvo que devolver un cráneo de un Tarbosaurus bataar, extraído ilegalmente de Mongolia. Además de los compradores tradicionales, como los grupos industriales y grandes fortunas europeas y estadounidenses, se sumaron últimamente los chinos acaudalados, que buscan especímenes para poder exhibirlos en sus museos o exponerlos en sus casas.

Los expertos expresan no obstante sus reservas: si bien muchos de los fósiles que se subastan no aportarían gran cosa a la ciencia, siempre hay el riesgo de que entre los lotes se hallen piezas importantes. "Son precios totalmente aberrantes", denunció Ronan Allain, un paleontólogo del museo de historia natural de París. "Es el mundo del lujo, no es para nosotros", los científicos, agregó.

Otro dinosaurio, un terópodo que mide 9 metros de largo por 2,60 metros de alto, será subastado el 4 de junio por la casa Aguttes en París.



 




En esta nota