SOCIEDAD

Niño se quema el 50% del cuerpo al volcarse una olla de agua


Su estado es delicado, pues sufrió laceraciones profundas sobre todo en la espalda y sus padres piden ayuda para cubrir gastos que no abarca el seguro de salud. Experto da consejos para evitar desgracias


María del Pilar se ha ‘trasladado’ al hospital de niños para estar al lado de su gemelo Gustavo Adolfo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

10/11/2018

Los gemelos Gustavo Adolfo y Juan Nicolás, de dos años de edad, estaban jugando en su casa mientras sus padres hacían sus quehaceres. En un momento dado ambos se acercaron a la cocina y Gustavo jaló la puerta del horno e hizo que una olla con agua hirviendo cayera sobre él, causándole graves quemaduras en la cara, la espalda y los brazos.

Un poco del agua hirviendo salpicó a las piernas de Juan Nicolás. Ante los gritos de los pequeños, la madre, María del Pilar Saucedo, auxilió a sus hijos, sobre todo al más afectado, que era Gustavo. Pese al angustiante momento la mujer actuó eficazmente, pues alivió el dolor del niño, primero retirándole la ropa y luego, vertiendo agua sobre el ampollado cuerpito para después llevar a los dos al hospital de Niños Mario Ortiz.

Todo sucedió el 12 de octubre en un domicilio ubicado en el segundo anillo, entre las avenidas Beni y Alemania. Desde esa fecha, Gustavo estuvo 10 días en la Unidad de Terapia Intensiva y ahora se encuentra aislado en una sala de terapia intermedia, donde a diario le hacen curaciones para protegerlo de las infecciones, especialmente en la espalda, región en la que el agua caliente penetró de forma profunda.

Su hermano Juan Nicolás recibió tratamiento por las quemaduras de menor gravedad en la región del pie izquierdo y a los cuatro días fue dado de alta, pero visita todos los días a su gemelo, cuyo vínculo fraternal es fuerte, afirma la madre.

Tratamiento largo

Las laceraciones del pequeño paciente abarcan el 50% del cuerpo. Están cicatrizando en la cara y en los brazos, pero las lesiones por la quemadura de tercer grado persisten en la espalda, por lo que se pronostica que su proceso de recuperación será largo.

“La verdad que el tratamiento que le están haciendo es muy bueno, pero me han dicho que será largo. Con fe espero que se recupere. Necesito la colaboración del pueblo cruceño que es muy solidario, porque él requiere de sangre 0RH+ y dinero para los remedios. Nuestros ahorritos se han ido en pagos de laboratorios, cremas y otras cosas, porque el seguro infantil cubre, pero no todo”, manifestó María del Pilar, que junto con su esposo realizan trámites en la renta para ganarse la vida, pero ahora ella ha dejado dicho oficio para dedicarse por completo al cuidado de su hijo.

La gente dispuesta a ayudar puede llamar a los teléfonos 757-40160 o 760-90593.

Iván Echalar, experto en primeros auxilios de la Cruz Roja, explicó que en este tipo de quemaduras se debe actuar con serenidad para ayudar a la víctima, a quien se le debe calmar el dolor rociándole agua natural desde arriba de la quemadura hacia abajo, pues el agua actúa como analgésico y evita que la laceración se profundice.

Luego, se debe humedecer un trapo y cubrir con el mismo al quemado para evitar infecciones e inmediatamente llevarlo a un centro asistencial. En el caso de los niños, no les debe suministrar en la casa ningún medicamento, ni siquiera agua, debido a que por la fatiga pueden broncoaspirar, lo que puede precipitar paro cardiorrespiratorio o la muerte.

En el momento de transportar al paciente al hospital es vital llevarlo de un costado, pues si va boca abajo puede dificultar la respiración, dijo Echalar.

Medidas preventivas

EVITA PERCANCES CASEROS

1 Coloque los mangos o asas de las sartenes u ollas en dirección contraria a usted. 2 Tenga cuidado al manejar aceite caliente o agua hirviendo. 3 Cerrar la llave de paso del gas al salir de la cocina 4 Vigilar que el extractor de humo esté siempre limpio. 5 Usar siempre los guantes en el horno de la cocina o cuando manipule sartenes y ollas calientes. 6 No llene a tope las ollas al hacer hervir líquidos, ya que pueden rebalsar, apagar la hornilla y el gas se esparce por la casa. 7 No use braseros a carbón porque pueden generar humo tóxico y calor excesivo en ambientes pequeños y con poca ventilación.