SOCIEDAD

Llegó al país la oncología molecular, una luz de vida para pacientes con cáncer


Este método combate de forma precisa los tumores cancerígenos. El tratamiento consiste en llevar biopsias a un laboratorio de EEUU, de donde envían el diagnóstico y el tipo de medicamentos para el paciente. Tiene un alto grado de remisión


Enrique Gutiérrez manifiesta que la oncología molecular llegó a Bolivia para quedarse. Foto: Fuad Landívar
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

21/07/2019

La oncología molecular, que desde hace algunos años se aplica en contados países del mundo, ha llegado a Bolivia de la mano de la empresa Milliet International y se convierte en una opción de restablecimiento de la salud para los pacientes con cáncer del país, pues brinda un tratamiento personalizado y eficaz.

Esta firma con sede en Bruselas (Bélgica) pertenece al joven empresario boliviano Enrique Antonio Gutiérrez (28), que se asoció con médicos oncólogos moleculares famosos y firmó alianzas estratégicas con instituciones que manejan métodos genéticos y laboratoriales con la última tecnología, como Caris Life Sciencies de Estados Unidos, el laboratorio que garantiza el tratamiento oncológico más avanzado disponible en el mundo, a pacientes, incluso, con cáncer muy avanzados.

La oncología molecular es una especialidad médica interdisciplinaria, que combina la farmacología y oncología clínica y permite detener el crecimiento de las células tumorales cancerígenas, además que aporta al especialista médico una herramienta óptima en el diagnóstico y tratamiento a los pacientes, partiendo del conocimiento de estas estructuras moleculares.



¿Cómo funciona?

El paciente con cáncer toma contacto con la empresa Milliet International, se le toma una biopsia que se envía a Caris Life Sciencies, en Phoenix, de donde en un par de semanas mandan un diagnóstico completo, con el perfil molecular del paciente, el tipo de cáncer y la posible mutación de la enfermedad. Con ese dictamen, el oncólogo tratante puede ver y aplicar el medicamento que requiera para atacar el mal de forma directa y personalizada.

El costo del tratamiento

La toma de la biopsia y el diagnóstico que emite Caris tiene un costo de $us 6.500 en Bolivia, precio que ha sido rebajado al máximo, considerando el estándar de vida en el país, según el empresario, pues en Chile tiene un valor de $us 10.000. Empero, la idea es que hasta la gente más humilde pueda acceder al servicio. Para ello, Gutiérrez dijo que hay formas de financiamientos y prevé contactarse con autoridades de salud. Milliet International tiene oficinas en La Paz, en la avenida 16 de Julio, 1440, en edificio Herrmann 2002, y en Santa Cruz de la Sierra, en el barrio Sirari, en un inmueble situado en la calle Las Dalias N.º 28.



¿RECUERDAN A SEBASTIÁN?: YA HABLA Y ENTIENDE PORTUGUÉS

Sebastián Justiniano, el niño que el año pasado sufrió, por error, la extirpación de un riñón sano (el derecho) en vez del que tenía afectado por un cáncer, terminó el protocolo de quimioterapia en el Instituto de Tratamiento de Cáncer Infantil de Brasil (Itace). Ahora, está recibiendo atención, de forma ambulatoria, en el área de Nefrología pediátrica del mismo hospital, y vive con sus padres en una casa del Estado.

“Es un paciente renal, por lo que hace diálisis día por medio y vuelve a su casa. Seguirá en el hospital dentro del plan de trasplante renal, pero debe estar en tratamiento oncológico por lo menos un año”, manifestó la médica boliviana Ivana Chiri, que trabaja en dicho nosocomio. Sebastián tiene un semblante bueno. Incluso ya habla y entiende portugués. En la foto, con Felipe Scolari, DT del club Palmeiras, que visitó a los niños del centro.

“Todos los seres humanos somos diferentes. Por lo tanto, cada cáncer tiene que ser tratado de una forma distinta. Las quimioterapias estandarizadas pueden servir, pero muchas veces, no. Con un diagnóstico preciso, un oncólogo puede leer qué tratamiento dar a una persona en base a su genética y a su metabolismo. Eso se llama oncología molecular”, explicó Gutiérrez. Con este método, el porcentaje de cura ha alcanzado hasta un 80% en los pacientes que Milliet y su personal han tratado en Chile y en Bolivia, aseguró Gutiérrez.



 




En esta nota