ENTREVISTA

Bolivianos que dan la vuelta al mundo: “La gente es preciosa en todo país”


Esta pareja de bolivianos cumplió un año dando una vuelta al mundo. Han estado en más de 24 países. Dejaron sus trabajos formales y ahora viven de viajar


Gabriela salió del colegio Alemán y estudió Comunicación Estratégica en la UPSA
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/01/2019

Hace un año Gabriela Álvarez y Aurelio Méndez renunciaron a sus trabajos y a su vida ‘normal’ para dar la vuelta al mundo. El reto era recorrer 16 países con poquísimo dinero y vivir de esta aventura. Entonces fueron noticia en nuestras páginas y hoy comparten con nosotros su experiencia desde un tren en la India.

 ¿Valió la pena?, ¿qué aprendizajes rescatan?

Totalmente, cuando empezamos lo hicimos con miedo a  lo desconocido pero emocionados por lo que aprenderíamos y después de 365 días destacamos tres grandes aprendizajes:



 1. Hay que aprender a disfrutar de la incertidumbre: cuando viajamos todo el tiempo es un cambio constante y estamos expuestos a nuevas culturas, religiones, comidas, clima y personas. Esto hace que nuestra capacidad para adaptarnos haya mejorado exponencialmente y aprendamos que no siempre las cosas son como las planificamos. Trabajar con la incertidumbre cuesta, pero se puede convertir en un estrés positivo que te ayuda a cumplir sueños.

2. En el mundo hay más gente buena que mala: si bien esto lo sabíamos antes de emprender el viaje lo hemos ido confirmando país tras país. Y es que el mayor miedo que nos ponen cuando decimos vamos a viajar es hacia el prójimo como por ejemplo: no hables con extraños, no digas dónde estás yendo y no des información personal.

Juzgamos y estereotipamos sin problemas, como por ejemplo: cuidado que en tal lado son terroristas, cuidado que escuché que los del tal lugar son unos estafadores y cuidado que en tal país son unos cochinos.

Y es que nos encantan las noticias rojas y alarmarnos en vano. Pero nosotros hemos confirmado que la gente es preciosa en todo momento y en todo país, como el italiano que se bajó del tren para mostrarle a Yeyo donde validar nuestro ticket, como el egipcio que nos compró una botella de agua porque no nos querían dejar comprar a precio real, o el señor que nos alzó en la frontera a Jordania en su camión y nos llevó al pueblo que necesitábamos ir a punta de señas porque no hablaba inglés ni español.



3. Todo depende del significado que le des a la palabra, felicidad: otro aprendizaje de este año viajando es que no necesitamos muchas cosas para ser felices. Todo depende de nosotros mismos y del significado que le demos a esa palabra.

Y puede que por etapas tu felicidad sea una u otra cosa, por ejemplo acabar tu carrera, conseguir tu primer empleo, casarte, tener hijos, comprarte una casa o viajar por el mundo.

Lo que para nosotros nos hace felices puede que para otros no sea así y viceversa.

4. El respeto ante todo y una mente abierta: nos sorprendió mucho darnos cuenta la intolerancia que existe en muchas personas ante las distintas religiones, culturas, costumbres y tradiciones.

No puedes imponer tus pensamientos y hacer cambiar a los otros y es importante respetarlo.



Si quieres convertirte en viajero y pretender vivir de este modo es importante tener una mente abierta que no prejuzgue y entienda que el mundo y la gente son mucho más que eso que nos dicen.

Tener una mente abierta ha sido fundamental para disfrutar este año viajando de manera relajada y comprender que el mundo es un lugar tan diverso como las personas que existen en él.  

 

En principio el plan era recorrer 16 países, pero al parecer logaron viajar más de lo previsto… ¿qué lugar privilegian de su experiencia y por qué?

Nuestro país favorito es Egipto, ha sido uno país donde las personas, alejadas del mundo del turismo, siempre están ahí para ayudarte, que aprendas de ellos y aprender de vos.

El país es precioso y muchas personas no lo visitan por miedo a la inseguridad o por la imagen que han dado, pero es un país que tiene una de las civilizaciones más antiguas del mundo.

Las pirámides, que son la única maravilla del mundo antiguo que está en pie, el mar rojo con sus aguas cristalinas donde pudimos ver delfines en mar abierto, la comida siempre rica y super barata y sobre todo los egipcios tan curiosos en nosotros como nosotros en ellos.

Aquí pudimos dormir en el desierto y ver uno de los cielos más impresionantes y estrellados y también hacer dedo en la frontera solo con lenguaje de señas para llegar a un pueblo donde nuestro idioma era la sonrisa.

¿Qué otros aspectos de sus planes y forma de ver la vida han cambiado en este recorrido por el mundo?

El viaje nos abrió mucho la mente para ver todas las cosas que podemos llevar a Bolivia o que podemos mejorar en nuestro país, un viaje siempre es una gran oportunidad de crecimiento y ahora sabemos que el viaje será siempre parte de nuestro estilo de vida.

El viajar nos demostró que podemos aprender muchísimo viendo documentales o leyendo de los diferentes países, culturas y personas pero nada iguala estar compartiendo una taza de té en ese lugar.

No es lo mismo ser que estar como diría Alejandro Sanz. No importa cuántas veces te cuenten algo cuando lo vives es cuando realmente lo interiorizas.

Viajar con poco dinero era una de las cosas que querían probar, ¿lo lograron?

Casi toda Europa la recorrimos haciendo couchsurfing (es una red social donde personas locales te alojan gratis en su casa), aquí tu experiencia está basada en un intercambio cultural con quien te aloja donde ellos quieren saber de tu país y mostrarte el suyo. Otro punto es, en vez de gastar en transporte hacer autostop o dedo. Nosotros viajamos con un presupuesto de 30 dólares o Bs 210 al día por los dos, claro que algunos días hemos gastado más pero se ha compensado con otros en los que hemos gastado cero.

Gabriela, antes de partir dijiste que te prepararon para un mundo que ya no existe porque el 80% de los trabajos que conocés van a dejar de existir ¿dirías que se puede vivir de algo apasionante como viajar?

Claro que sí, no es algo común ni fácil, pero sí se puede, nosotros empezamos con el blog en noviembre 2016 (Caminito Amor) y requirió mucho trabajo para empezar a vivir de esto. Por ejemplo, a nosotros hay algunas empresas que nos escriben para que hagamos artículos patrocinados en los que hablamos de su empresa o ponemos enlaces a su página web. Otra forma de financiar el viaje o vivir de esto ha sido que, gracias a Dios, muchas empresas relacionadas al turismo (hoteles, restaurantes y empresas de actividades turísticas), quieren mostrar su lugar y ven en nosotros una oportunidad, entonces nos financian el viaje, o el alojamiento, o la comida, o los tours. De esta forma nosotros ganamos y ganan ellos también. También se puede vender las fotografías de tus viajes, hay páginas como Shutterstock que son bancos de imágenes que se venden por internet para su uso comercial.

Son una pareja sin planes (todavía) de tener hijos ¿este viaje de 365 días ha cambiado en algo esta visión?

No, los hijos no están en nuestros planes ni pensamientos ahora, tenemos muchos planes de seguir viajando y todavía no nos vemos con madera de ser padres. Ni siquiera sabemos si queremos serlo.

¿Se han propuesto recorrer Bolivia, cuándo será eso?

Aún no sabemos cuándo volveremos, podemos decir que aún seguimos en un viaje sin fecha de regreso ¡yupi! A pesar de que ya viajamos mucho por Bolivia queremos profundizar más aún, es un plan a futuro pero no sabemos cuándo lo haremos.

¿Cuántas veces fracasaron en estos últimos 365 días?

Más que llamarlo fracaso lo llamaríamos imprevistos y problemas que surgen en el viaje. Por ejemplo, nos han robado dos veces, celular y también dinero, abriendo nuestro casillero en un hostal. Nos han estafado una vez (o tal vez más…y no nos dimos cuenta) con el celular que compramos y se bloqueó a las dos semanas y no funcionó más. También hubo innumerables problemas de conexión a internet y problemas técnicos con nuestro blog que hicieron que nuestra trayectoria para compartir todo y trabajar por internet sea bastante turbulenta. El mayor aprendizaje es que no ganamos nada enojándonos o quedándonos sentados, la única forma de resolver un problema es encarándolo y buscando solución.

¿Por qué medios se los puede seguir y estar al tanto de sus novedades?

Nuestra casita virtual donde todos tienen una invitación es www.caminitoamor.com nuestro blog donde siempre compartimos semanalmente nuestros artículos y guías sobre los viajes, emprendimientos online y nuestra vida en pareja viajera.

También estamos en Facebook, Instagram, Twitter y Youtube como Caminito Amor.

Por favor, cuenten de qué colegios salieron, en qué universidades estudiaron, qué trabajos abandonaron para partir y qué piensan hacer una vez concluya la vuelta al mundo y la vuelta por Bolivia

Gabriela: Yo salí del colegio Alemán, estudié en la Universidad UPSA mi carrera como Comunicadora Estratégica y Corporativa y también hice diplomados en Recursos Humanos por Competencias y Dirección estratégica y de Negocios en la UTEPSA. También realicé mi maestría en Administración de Empresas en la misma Universidad. Yo me encontraba trabajando en Embol S.A. como Supervisora Nacional de Desarrollo Humano.

Yeyo: Yo salí del colegio San Agustín y estudié en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno la carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia, también egresé de la maestría en Producción y Nutrición Animal de la misma Universidad.

Yo me encontraba trabajando en la empresa VIPAZ como Supervisor Técnico Comercial. Vivimos el día a día y aún no tenemos planes para cuando finalice este viaje o el de Bolivia, los planes pueden cambiar siempre así que nos gusta pensar que tenemos muchos sueños por los que estamos dispuestos a actuar, uno de ellos sería escribir un libro sobre la aventura y el viaje para ayudar a más bolivianos a viajar.

Otro sería dar una charla TED sobre los miedos y como superarlos saliendo de la zona de confort y por supuesto por qué no impulsar el negocio del turismo en Bolivia. Hay que soñar en grande e ir actuando cada día para cumplirlo.