SOCIEDAD

La familia sufre crisis disfuncional, pero mantiene lazos de protección


En más de la mitad de los hogares, el núcleo familiar está conformado solo por el padre o la madre, lo cual incide en la educación de los hijos. Los chicos deben aprender sobre valores principalmente dentro del hogar

Festejo de los alumnos y padres de familia del colegio Fe y Alegría Santa Cruz de la Sierra B
Escuchar el artículo Pausar Lectura

15/05/2018

La familia funcional, integrada por el padre, la madre y los hijos, es el lugar donde el individuo desarrolla un equilibrio emocional firme para ser un ciudadano de bien. En Bolivia, poco menos de la mitad de los hogares (45,5%, según datos de 2015 del Instituto Nacional de Estadística) tiene una tipología nuclear completa, es decir, conformada por cónyuges e hijos, lo cual implica que la mayor parte de los refugios familiares son disfuncionales.

Una familia disfuncional es aquella en la que sus miembros no han aprendido a cumplir con sus responsabilidades o está marcada por la ausencia del padre, de la madre o de ambos.

Según fuentes consultadas con ocasión del Día Mundial de la Familia, que se celebra hoy, esta disfuncionalidad en el hogar resta eficacia en la transmisión de valores a los hijos, arraiga el distanciamiento y genera una crisis que repercute en problemas sociales.

Pese a que el fenómeno de la disfuncionalidad es moneda corriente en nuestro medio, la socióloga Jenny Ferrufino destaca que los bolivianos mantenemos muy arraigado el concepto de que los lazos familiares deben mantener unidos a todos sus miembros aun siendo adultos.

“Nosotros, por nuestra cultura, no le hemos puesto fecha de extinción al rol de la familia, mantenemos unida a la familia hasta cuando nuestros hijos son adultos y, a su vez, les hemos enseñado que siempre van a contar con la familia, lo asumimos como una obligación. Es así que el hijo sale de la casa porque inicia su propia familia, adquiere independencia económica, pero aun así sigue esperando que la familia se preocupe por él, que esté para celebrar o para apoyarlo cuando esté triste”, manifestó Ferrufino.

Una misión importante

En Bolivia se maneja también el concepto de la familia con parejas del mismo sexo, puesto que la ley ha reconocido el cambio de identidad, aunque El Tribunal Constitucional declaró inconstitucional parte de un artículo de la Ley sobre la Identidad de Género, que permitió al colectivo transexual contraer matrimonios tras cambiar datos en sus documentos oficiales.

Para Micaela Princiotto, directora del proyecto educativo católico Josefina Bálsamo, hay que diferenciar las ideologías de la realidad humana.

“La ideología que se empodera  de la sociedad, como siempre, es pasajera. Mañana ya ni existirá. En cambio la realidad humana es que Dios nos creó a hombres y mujeres con la posibilidad y la gracia de tener una familia, de ser un núcleo donde hay personas que se quieren y protegen la vida. Eso es lo que tenemos que celebrar y rescatar.  El valor familia tiene otra esencia, otra naturaleza. Yo diría que la familia tiene una misión divina; 

Pablo Sexto la llamó iglesia doméstica, que se reúne para amarse, para respetarse, para protegerse y para crecer juntos”, indicó Princiotto.

Enseñan valores

En la Universidad de la Familia, una fundación sin fines de lucro, dictan talleres para parejas con 21 cursos a vencer durante dos a tres años, en los que se tocan las diferentes áreas de la familia. 

Los cursos tienen un costo de Bs 200 por un modulo de dos meses, que incluye un proceso de seguimiento a los estudiantes con el fin de consolidar el aprendizaje en cómo comunicarse con la pareja, cuáles son las funciones del hombre y de la mujer en el matrimonio, se habla de paternidad, de cómo disciplinar y motivar a los hijos e incluso se imparten cursos de finanzas familiares a raíz de que una de las causas frecuentes de divorcio es la ignorancia financiera en el hogar, según Víctor Hugo Áñez, director de la Universidad de la Familia.

“Desgraciadamente hay un concepto erróneo de que la escuela tiene que enseñar valores a los chicos y no es verdad. Las buenas intenciones de los profesores son borradas con el comportamiento de los padres”, manifestó Áñez.

Festejo en los colegios

En el colegio Josefina Bálsamo se celebra el Día de la Familia en mayo. Se dedica un día domingo a varias actividades de padres e hijos en un parque municipal.

El Día del Padre y el Día de la Madre no tienen mucha relevancia en este centro educativo debido a que hace más de una década se dieron cuenta de que había muchos alumnos con sus padres en el exterior.

“Antes se festejaba el Día el Padre o el Día de la Madre y para muchos niños era un trauma porque no estaban con ellos. Ahora solo hacemos un acto cívico, una misa y los chicos preparan un baile y nada más. En cambio el Día de la Familia lo festejamos con los que estén”, dijo Princiotto.

Hoy será un día de festejo en el nivel secundario del colegio Fe y Alegría Santa Cruz de la Sierra B, ubicado en la Villa 1.º de Mayo. Todos los estudiantes y sus padres compartirán en un balneario. Asimismo, para la otra semana se prevé la fiesta para el nivel primario.

“Se les inculca la importancia de tener una familia bien establecida, con valores, porque eso repercute en el rendimiento del estudiante. En una familia bien consolidada, los alumnos rinden muy bien”, dijo la directora Margarita Colque Calle.

Miguel Álvarez Alvarado y su esposa, Maribel Viruez, estarán en ambos festejos porque tienen a Gabriel (11) y Lucas (6) en primaria y a Andrea (17) y Harlenn (15) en secundaria.

Algunos números

Familias constituidas
Un 45,5% de las familias bolivianas está conformado por el jefe de hogar, la cónyuge y los  hijos, según el INE.

Calor de hogar
En Bolivia existen más de tres millones de hogares constituidos con un promedio de 3,6 personas por familia. El 10,9% de las familias son monoparentales, o sea, solo tienen a la mamá o al papá a la cabeza del hogar. 

La Universidad de la familia
Imparte clases a los padres. Se puede llamar a los teléfonos 780-01623 y 339-1980.



 




En esta nota