AFV

El mundo íntimo de Mujica en ‘El Pepe, una vida suprema’


Listo para ver. La vida del exmandatario uruguayo se refleja en un documental dirigido por el serbio Emir Kusturica. Ya está en Netflix


Trabajo. El mismo Kusturica fue el encargado de realizar las entrevistas al expresidente uruguayo en su casa
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/08/2019

De la guerrilla a la presidencia y todo este recorrido, el de Pepe Mujica se lo podrá ver desde hoy en Netflix. El documental El Pepe, una vida suprema, ya se encuentra liberada en la plataforma de streaming y durante 74 minutos, el cineasta serbio Emir Kusturica contará todo lo relacionado al expresidente uruguayo.

En esta coproducción uruguaya y argentina, se recorren diferentes momentos en la vida de Mujica, haciendo un retrato de un hombre humilde que se convirtió en presidente mientras se mantenía fiel a sus creencias, al mismo tiempo que empujaba y alentaba el cambio.

La cinta fue presentada hace un año en el Festival de Venecia, donde el expresidente fue ovacionado por los presentes. La plataforma estadounidense presenta esta historia como un documental íntimo donde comparte sus experiencias en el cautiverio, sus ideales y sus deseos para el futuro.



La admiración de Kusturica

El director serbio tiene una larguísima trayectoria. Underground, Gato negro, gato blanco y Papá está en viaje de negocios fueron algunas de sus creaciones, que a lo largo de los años le valieron premios en Cannes, Berlín y Venecia.

Durante el proceso de la obra que gira alrededor del uruguayo, el cineasta se enamoró de un personaje “muy real en un momento en el que en este planeta hay falsedades por todas partes”.

Para el europeo, El Pepe es un “héroe de la antigüedad. En este furioso capitalismo liberal en que todo llega a ser mercancía, ese hombre no quería ser mercancía y quedó hombre, y aceptó con religiosidad que no hay que derrochar el tiempo sino vivir la vida”.



El director bromeó sobre el proceso de filmación, pues “Mujica vive y te hace vivir como uno más del Tercer Mundo”, pues para el rodaje tuvieron que acampar en el terreno del propio Pepe.



 




En esta nota