AFV

El drama de Jasón hurga en la crisis emocional de los cruceños


Imperdible obra. El actor Diego Paesano se desafía a sí mismo y explora el monólogo a 19 años de trayectoria. Jasón. El epílogo se estrena esta noche, a las 20:30, en la Casa de la Cultura. Dirige Hugo Francisquini


El vestuario estuvo a cargo de Blair Jiménez. La dirección es de Hugo Francisquini.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/03/2019

Dolor. Crisis. Tempestad. Las palabras que Jasón escupe en su tormento flotan en el firmamento y todas retornan a él como una daga directa al corazón. Ya están contaminadas. Llevan sangre, ambición y venganza. Él, ese hombre corpulento de cabellera extensa, capa roja y mirada perdida, ingresa a una espiral de confusión y, al parecer, está encapsulado en una pesadilla. Y no despertará. Sucede en la nueva apuesta de Diego Paesano: Jasón. El epílogo. La monstruosa y desgarradora tragedia griega se estrena esta noche, a las 20:30, en la Casa Municipal de la Cultura Raúl Otero Reiche y respirará dentro de ella mañana, el domingo y del 21 al 24 de marzo.

El origen

Jasón está sumergido en una oscura caverna y a lo largo de 55 minutos pintará su drama para conectarse con el público. El personaje es Diego Paesano, un joven que lleva 19 años de trayectoria artística y que ha montado obras aplaudidas como El Mago de Oz, Drácula, Un dilema con mamá y El Calvario.



Este ignaciano, de 36 años, vuelve a poner su mano mágica en el aspecto técnico (escenografía y otros detalles). Y -según él- es la apuesta más difícil en su vida artística, porque se trata de su primer monólogo y ahora le toca interactuar con él solo. Tiene una ventaja: el guion, porque es de su autoría. Esta vez lo maneja el experimentado director beniano Hugo Francisquini. Y ambos mostrarán su poderío en el escenario de la ‘Casa’.

El mensaje

Jasón. El epílogo sacude el cerebro y usa las armas del teatro griego. “Muestra las miserias del hombre, como el despecho, la venganza, el odio y el abuso de poder”, completa Hugo. Esa carga dramática se desata en todo momento y se viste de elementos poéticos y trágicos.

El mensaje jala del ovillo de las emociones que el ser humano posee cuando tiene una relación amorosa. Allí, la toma de decisiones, en un tiempo no adecuado, puede traer consecuencias terribles. Cerca del final de la obra se descubrirá algo espantoso que seguramente dejará un sabor muy amargo.