SOCIEDAD

El cáncer no las privó de sonreír frente al espejo


Colegialas trenzaron las pelucas por cuatro meses y las donaron. Fue iniciativa de Daniela Lozano y Nadia Vaca Díez


Dos pacientes con cáncer y sus nuevas pelucas frente al espejo de Daniela
Escuchar el artículo Pausar Lectura

Hace 5 días

María Emilsen Torrico (36) no soportó la emoción, sus piernas le temblaron cuando vio las 40 pelucas que las adolescentes del colegio Franco llevaron para regalar al hospital Oncológico. Presurosa tomó asiento en el comedor, donde reunieron a las beneficiarias seleccionadas por el departamento de Trabajo Social del hospital. Ya bajó 30 kilos desde que en abril una fiebre fue el anticipo de un cáncer en el sistema linfático llamado Linfoma de Hodking y pese a lo duro que ha sido pasar por las quimioterapias (va por tres y faltan nueve), confiesa que ha sido más terrible ver cómo sus cabellitos se han ido cayendo por mechones. María Emilsen lloró cuando la hicieron escoger una peluca y se la colocaron. Se vio al espejo y su rostro solo reflejó agradecimiento.

Devolver la autoestima a estas mujeres que apenas consiguen reunir el dinero para su tratamiento fue lo que movió a Daniela Lozano y Nadia Vaca Díez, ya que Daniela sabe, por experiencia propia, cuánto cuesta una peluca (más de $us 300). Ella este año acaba de salir bachiller, pero también se ha graduado como vencedora del cáncer, pues sufrió el mismo Linfoma de Hodking que padece María Emilsen.

Ayer estas jovencitas con su iniciativa Trenzando Sonrisas regalaron las 40 pelucas que hace meses vienen tejiendo con sus propias manos.

Comprar una peluca

Rosmery Guardia, de Trabajo Social, dijo que “el cabello para toda mujer es importante, la paciente se siente desnuda y se entristece cuando lo empieza a perder”. Precisó que las quimioterapias más baratas están entre Bs 3.500 y 5.000 y el tratamiento de radioterapias es de Bs 15.000, entonces, para ellas es inalcanzable comprar una peluca.