CULTURA

Sergio Mendoza gana el V Premio Nacional de Crónica Pedro Rivero


El título de su texto es Con la piel mojada. Seis días en un sauna gay. Mendoza, de 27 años, trabaja en el diario paceño Página Siete desde hace cinco años, los mismos que lleva en esta área. Se lleva Bs 30.000

Mendoza lleva cinco años en el periódico paceño Página Siete, en la sección Seguridad
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

10/05/2018

El joven periodista paceño Sergio Mendoza, de 27 años, fue declarado ayer ganador del V Premio Nacional de Crónica Periodística Pedro Rivero Mercado, con el texto Con la piel mojada. Seis días en un sauna gay. El jurado, integrado por los escritores Liliana Colanzi y Wilmer Urrelo, y por la crítica Claudia Bowles, fue unánime al elegir el trabajo de Mendoza. El premio es organizado por la Fundación Cultural Pedro & Rosa y por el diario EL DEBER.

“Con la piel mojada es una crónica que tiene la enorme virtud de descubrirnos un mundo paralelo de amor y deseo homosexual en la mítica ciudad de El Alto. Se trata de un texto revelador y auténtico acerca de un lugar escondido en aquella ciudad que tuvo un protagonismo político clave en la primera década del siglo XXI de la historia de Bolivia”, dice el acta del jurado, que destaca de manera particular el ritmo del relato, en el que se privilegia la narración misma, “con pequeños gestos que grafican con precisión, vividez y naturalidad el circuito poco visible de los saunas para homosexuales”, agrega el acta.

Se valoró la mirada compleja y sin prejuicios a un mundo poco retratado en la crónica.



El ganador
Sergio Mendoza dijo estar sorprendido y muy contento por el premio. Lleva cinco años trabajando en el diario Página Siete, en la sección Seguridad. Es el medio que le abrió las puertas cuando salió de la universidad. 

“La historia surgió cuando un amigo que fue a uno de esos saunas me contó cómo eran. Yo quedé impactado y me parecía increíble el lugar por lo que me contaba, y lo primero que pensé cuando me lo contaron, hace unos cuatro años, fue que tenía que hacer una crónica sobre eso”, dijo Mendoza, de 27 años.

Con la piel mojada toca un tema que todavía es tabú en gran parte de Bolivia, y Mendoza lo maneja de una manera relajada, con el humor flotando en cada página. La crónica se estructura en seis partes, una por cada día que Mendoza visitó el sauna. “Lo visité en diferentes ocasiones en un periodo de tres años”, relató el periodista.

Mendoza contó que le ayudó mucho leer las crónicas de Gabriela Wiener, en especial Dame el tuyo, toma el mío, y también la obra del mítico periodista estadounidense Hunther S. Thompson para desarrollar su texto. 



Carrera periodística

Mendoza llegó al periodismo casi sin muchas ganas. Le gustaba leer y escribir y se inscribió en la carrera de Comunicación Social, pero no quería ser periodista, no le interesaba, hasta que en los últimos años de la carrera conoció unos docentes que le hicieron cambiar la idea de su destino. 

“Esos docentes me mostraron la otra cara del periodismo, la que tiene que ver con la crónica, con la investigación, ver los hechos, sumergirse en eso, algo que va contra la rutina”, expuso el ganador del premio nacional.  La entrega del premio se realizará en una ceremonia en los primeros días de junio. 

Menciones
El jurado decidió también entregar tres menciones, que fueron designadas sin ningún orden en particular: Jhonnatan Tórrez, con la crónica El lobo; Darwin Pinto, con Las resurrecciones de Jesús; y Pablo Carbone, con Ladridos interiores.  

Las tres menciones del premio, temáticas diferentes de asuntos actuales en el país

El lobo, de Jhonnatan Tórrez, se preocupa por correr el velo de una de las enfermedades más terribles que un ser humano puede atravesar: el lupus. Esta crónica pone en tela de juicio la casi inexistente política boliviana para diagnosticar y luego enfrentar las enfermedades poco comunes; la precariedad del sistema de salud se evidencia a través de los testimonios de enfermos y de médicos.

Las resurrecciones de Jesús, de Darwin Pinto, es una crónica que nos desvela una de las caras más desgarradoras del exilio económico que muchas personas de Sudamérica tuvieron que atravesar en busca del no siempre hermoso sueño americano.

Ladridos interiores, de Pablo Carbone, es un retrato poco conocido del abuso policial en un tema de mucha actualidad: los feminicidios. Esta crónica se pregunta qué pasa con aquellos hombres que son procesados por ese crimen siendo 
inocentes.

Tórrez ya obtuvo una mención en la tercera edición del premio nacional. Se presentaron 28 crónicas de diferentes departamentos de Bolivia. 



 




En esta nota