ESCENAS

Luego de haber perdido la voz, Sonia Barrientos vuelve a los escenarios


Estuvo 20 días sin poder hablar y tres meses sin cantar. Hoy presentará su show en Tapekua. Ya tiene casi listo su disco Mi sueño y mi verdad, dedicado a su hijo. Espera presentarlo a fines de septiembre

La música ha sido la mejor terapia para superar los duros golpes que le ha dado la vida a Sonia Barrientos. Foto: Fuad Landívar
Escuchar el artículo Pausar Lectura

30/08/2018

En el último año, la vida de Sonia Barrientos, la dama de la canción cruceña, ha sufrido duros golpes. La muerte de su hijo, José Miguel Vaca Díez Barrientos, el 30 de septiembre de 2017, la dejó devastada y sumida en una profunda depresión de la que le costó sobreponerse. Sintió que su mundo se había apagado. A pesar de tanto dolor, porque se sentía que estaba como en coma y pasaba noches en vela, sacó fuerzas del amor que tiene a su nieto, que ahora es su razón de vida, e intentó volver a la normalidad.

A pesar de la tristeza que llevaba en el alma, al mes de la partida de su hijo volvió a cantar, pero otro duro revés la golpeó. El 10 de mayo sintió algo raro en su garganta que le impedía cantar con toda la potencia de su voz, como siempre lo hizo. Aun así siguió cumpliendo con sus compromisos, pero el 9 de junio prácticamente se quedó sin poder emitir sonido y no pudo seguir cantando. Tuvo que suspender los compromisos que tenía para poder recuperarse.

“Estaba asustada, pensé que no iba a volver a cantar. No podía ni hablar. Me hicieron una endoscopia de mis cuerdas vocales y se dieron cuenta de que estaban abiertas y separadas. Me sometieron a un tratamiento y estuve 20 días encerrada y aislada, sin poder hablar. Casi me enloquezco. Estuve unos días hasta con foniatra y cuando volví a cantar, porque tenía que cumplir con un compromiso, quedé peor. Esta vez una bacteria afectó mi garganta y comencé de nuevo con otra terapia y medicamentos”, afirma la cantante, luego de indicar que la música fue, sigue y seguirá siendo su mayor terapia.

Ahora ya está bien y lista para volver a los escenarios. Mañana se presentará en Tapekua. Para septiembre ya tiene su agenda copada, pero los tres meses que estuvo sin poder hacer lo que le apasiona fueron una tortura. Se derrumbó nuevamente. Entró en depresión. Lo único que hacía era levantarse de su cama a llorar y reclamar a Dios por qué después de haberse llevado a su único y mayor tesoro, que era su hijo, ahora también quería dejarla sin su voz, que es su fuente de sustento, ya que ella siempre vivió de la música.

“Una de esas mañanas en las que estaba cansada de tanto llorar y de quejarme, sentí una mano que pasaba y pasaba por mi hombro derecho. Eso me fue llenando de paz. Fue una sensación maravillosa. De ahí me propuse no volver más a caer en ese estado porque supe que Dios estaba conmigo”, cuenta la cantante, que también desde hace poco comenzó a trabajar como ejecutiva de ventas en la red ATB.

Con una agenda copada

Este fin de semana estará en el homenaje a César Espada y el próximo tiene planificado la grabación de tres videos para lanzarlos junto con la presentación de su nuevo disco, Mi sueño y mi verdad, que es el nombre de la canción dedicada a su hijo. La filmación se hará entre Santa María La Antigua, en Buena Vista, y Colpacaranda, en La Bélgica.

Paralelamente está preparando su participación en la retreta que organiza la Cooperativa Rural de Electrificación, el 7 de septiembre; también cantará en la serenata y coronación de la reina de Santa Cruz, el 23 del mismo mes, y, el 24, estará en la Feria Exposición.

Asimismo, espera a fines de septiembre tener lista la producción de las copias para presentar el disco en Tapekua, ya que, según dice, no realizará un gran lanzamiento porque es demasiado estrés y debe cuidar su salud.

Viaje al exterior

Ahora está tramitando su visa a Europa porque ha sido invitada a algunas ciudades para ir a mostrar su arte. Sin embargo, aún no quiere confirmar los lugares hasta que tenga en sus manos el documento que avale su viaje.

“Si todo se da, viajaré el 28 de septiembre y estaré en el Viejo Continente durante unos 15 días realizando diferentes presentaciones, pero solo cuando tenga la visa en mano podré decir específicamente las ciudades y los lugares en los que me presentaré”, concluye la reconocida cantante, que está agradecida con Dios por haberle permitido recuperarse y poder estar de vuelta en los escenarios.



 




En esta nota