ESCENAS

“La música de Molotov no caduca; los problemas son actuales”


Ayala conversó con EL DEBER a pocos días del retorno de la banda mexicana a Bolivia. Actuarán el viernes 30 en la Fexpo Arena de Santa Cruz. Luego en La Paz.


Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/11/2018

Molotov es algo más que un cóctel explosivo. Son cuatro auténticos cuates que llevan más de dos décadas sacudiendo conciencias a punta de mentadas de madre y el grito en alto del pueblo mexicano en comunión con Latinoamérica en general. A la vez, son cuatro músicos con talento de sobra para armar una fiesta en el escenario y pasarla bien en todos los rincones a los que los ha llevado su nombre.

El grupo integrado por Randy Ebright, Micky Huidobro, Tito Fuentes y Paco Ayala, que en 1997 lanzó ¿Dónde jugarás las niñas?, disco que los elevó a los principales niveles de la movida roquera en el continente, visitará nuevamente Bolivia de la mano de CDM Producciones. Como parte de la gira Verano Rock 2018, se contemplan dos presentaciones: el viernes 30 de noviembre, en la Fexpo Arena de Santa Cruz de la Sierra y el sábado 1 de diciembre, en el Teatro al Aire Libre de La Paz. EL DEBER se contactó con Paco, que habla de sus expectativas sobre este retorno.

 Las canciones de Molotov no han dejado de sonar en Bolivia, ¿qué sensaciones les produce volver?



Siempre es grato volver adonde la banda tiene buena conexión con los fans y en el caso de Bolivia ¡solo tenemos buenos recuerdos!

 El Unplugged de Molotov era uno de los más esperados por los fans. ¿Qué les pareció esta experiencia que titularon El desconecte?

Estamos muy contentos con el resultado final. Ha sido mucha gente haciendo posible este ‘desconecte’. Mucha dedicación y poco tiempo para lograrlo, sin embargo, ahí está y nos da mucho gusto que la gente lo recibió bien.

 Con más de 20 años a cuestas, ¿en qué se parece el grupo a la idea original sobre la que se concibió?



La fuerza escénica sigue ahí, la necesidad de expresar ideas a través de la música no se ha perdido. Disfrutar el escenario es algo que no hemos dejado de valorar y disfrutar. Lo seguimos haciendo.

 A Molotov se lo identifica con música fuerte y explosiva, partiendo del mismo nombre del grupo. Esta característica se acentúa cuando están tocando en vivo. ¿El escenario es el lugar donde se sienten más cómodos?

El escenario es todo para la banda. La etapa de grabación es una experiencia única pero donde disfrutas todo es en el ‘en vivo’.

 Las letras cargadas de una dosis fuerte de contenido político y social son parte de la identidad de Molotov. ¿Cómo llegan estas letras a las nuevas generaciones de fans?

Algunos nuevos fans piensan que las letras son recientes. Temas como Frijolero, Gimme the power, Hit me, tristemente, en algunos lugares siguen siendo temas actuales, porque tienen que ver con problemas que no han avanzado nada. Y esas nuevas generaciones descubrieron esos temas hace poco, lo cual nos hace pensar que la música de Molotov no caduca.



 El momento social que vive el continente habla de conflictos que parecen acentuarse y de realidades en común, como la caravana de migrantes centroamericanos que pretende cruzar la frontera de México con EEUU. La canción Dreamers se refiere, de alguna forma, a estas realidades, que ya la abordaron antes en otras piezas, como Voto latino. ¿Cómo ven el panorama para Latinoamérica en ese sentido?

Es muy triste ver que mucha gente necesita migrar para tratar de encontrar una nueva opción de vida, ya que en muchos casos, en nuestro propio país, no hay posibilidad alguna. Como humanos debemos recibirnos y apoyarnos en cualquier lugar, no importa la nacionalidad.

 Algunos artistas (como Café Tacvba, con La ingrata) dejaron de cantar o modificaron algunos temas que hoy pueden sonar ofensivos para algunos públicos. No faltó quien criticó a Molotov por canciones como Puto. ¿Qué opinan al respecto y por qué decidieron seguir cantándola?

Dejar de tocarla no la borra de nuestra historia. Siempre habrá quien no le entienda o la quiera poner en un contexto equivocado, pero dejar de tocarla sería dar la razón a esa gente y no es así, cada quien decide lo que hace con su carrera y con sus shows.

 ¿Qué le prometen a la gente de La Paz y Santa Cruz de la Sierra que tendrá la oportunidad de disfrutar nuevamente de un show de Molotov?

Les garantizamos que tendrán algunas buenas horas de desmadre, rock y ruido.



 




En esta nota