ESCENAS

Familia Mesa Gisbert dona patrimonio cultural al Estado


Son 10.000 libros y 30.000 fotos de la colección de Teresa Gisbert y José de Mesa, además de cuadros, cerámicas, esculturas y mapas que pasarán a la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia


Carlos Mesa, en medio de la biblioteca de sus padres, que desde hoy es propiedad del Estado
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

14/02/2019

Uno de los archivos más grandes sobre historia del arte latinoamericano pasa, a partir de hoy, a formar parte del patrimonio cultural del Estado boliviano. Como parte de la voluntad de José de Mesa y Teresa Gisbert, esta noche, en el Museo Nacional de Arte de La Paz (MNA), los hijos de la extinta pareja de arquitectos e historiadores del arte harán la entrega oficial del material que quedará en custodia de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (Fcbcb).

Los hermanos Carlos, Andrés, Isabel y Teresa Guiomar de Mesa Gisbert cumplirán de esta manera con el deseo de sus padres, ambos referentes indiscutibles en la investigación de la historia del arte no solo en Bolivia, sino en todo el continente. Se trata de su biblioteca con alrededor de 10.000 títulos, asimismo, de un archivo fotográfico de más de 30.000 imágenes y numerosas obras de arte, entre cuadros, cerámicas y esculturas, además de una colección de mapas.

“Hemos dado cumplimiento a una voluntad de mis padres. Nos ha parecido pertinente hacerlo con la fundación del Banco Central, porque ahí se encuentran los más importantes repositorios del patrimonio cultural boliviano”, explicó Carlos de Mesa.

“La dedicación y entrega de toda una vida de estudio e investigación de nuestros padres de la cultura e historia de Bolivia, en sus diferentes etapas, no podría tener una culminación más acorde al amor que sentían por nuestro país”, afirmaron Isabel y Teresa Guiomar de Mesa.

El expresidente señaló que la donación corresponde a la colección que ambos comenzaron desde 1954 hasta 2017, cuando Teresa Gisbert, a pesar de su delicado estado de salud, continuaba recolectando material valioso.

“Desde el punto de vista documental y patrimonial hay dos componentes que determinan el valor de esta colección. El más importante es el archivo fotográfico, porque incluye imágenes de arte, pintura, escultura y retablos de la época prehispánica, colonial y republicana. Eso incluye obras que no solo corresponden al territorio boliviano, sino también al peruano. El otro componente tiene que ver con los más de 10.000 ejemplares de su biblioteca, que contiene una parte fundamental dedicada al arte andino, boliviano y latinoamericano. Son obras que han sido magníficamente conservadas, gracias al cuidado y la preocupación de mis padres. Los hijos nos hemos quedado con la parte literaria de la biblioteca”, añadió Mesa.

También se refirió a la presentación del libro de Teresa Gisbert Iconografía y mitos indígenas en el arte, incluido en la Biblioteca del Bicentenario de Bolivia, a cargo de la Vicepresidencia del Estado. “Es una quinta edición, extraordinaria y de lujo, de un libro clásico. Es una pena que mi madre no haya podido ver esta nueva entrega de una de sus mejores obras”, finalizó Mesa.