ESCENAS

“Es ridículo sentir orgullo por quitarle territorio a un país”


El integrante del grupo chileno Kudai reafirma su deseo de que Bolivia tenga mar. Habla del nuevo disco y de las motivaciones que tuvieron para grabar luego de 10 años


El regreso del cuarteto se materializa con Laberinto, su nuevo disco de estudio, grabado en Argentina
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/03/2019

La agrupación chilena Kudai lanzó su nuevo disco Laberinto, trabajo que marca su tan esperado regreso. En 2018, Nicole Natalino, Bárbara Sepúlveda, Tomás Manzi y Pablo Holman presentaron su gira Lluvia de Fuego Tour. Las 11 canciones fueron grabadas en Buenos Aires. EL DEBER conversó vía telefónica con Tomás Manzi acerca de este nuevo trabajo (sus fans llevaban esperando 10 años por un disco) y de los recuerdos que tiene de la última vez que visitaron Bolivia en 2017.

“El disco se llama Laberinto porque obedece a una asociación de caminos totalmente nuevos, de trabajar en equipo para poder sacar un proyecto en común. Ese ha sido el desafío en esta nueva etapa y lo hemos podido llevar muy bien. Cada muralla con las que nos hemos encontrado la hemos sabido traspasar. Este disco es la culminación de un trabajo del que estamos muy orgullosos”, comenta Manzi.

El artista se refiere a la intención que tuvieron desde un principio con este álbum, cuyo primer corte es Piensa. “Queríamos transmitir madurez, esencia, algo que nos pedían, que retornaran esas guitarras y esas armonías vocales tan nuestras. Tratamos de que este experimento nos permitiera encontrar nuevas cosas. Hemos probado con la electrónica, con rítmicas del urbano y distintos tipos de sonidos”, añade.



Tomás se declara creyente de la unidad entre los ciudadanos de la región. El cantante considera que las fronteras son un invento para controlarnos. “Mientras más separados estamos de los demás, somos más fáciles de controlar. Creo que estamos en la prehistoria de algo mucho más grande, de la posibilidad que las fronteras desaparezcan para movernos con libertad y crecer como raza, como humanos”, asegura.

Recuerda cuando en su show en La Paz se atrevieron a gritar: “Mar para Bolivia”. “Ahora lo seguimos sosteniendo, porque de verdad creemos que es una total ridiculez sentirse orgulloso de haberle quitado territorio a un país hermano. Yo, la verdad, creo que tenemos que unirnos y dejar de lado esos sentimientos nacionalistas, que nada bueno nos traen. Yo creo en el ser humano, no en las banderas”, sentencia.