ESCENAS

Araúz es patrimonio del periodismo cultural y hoy lanza su segundo libro


La presentación de la obra, titulada Finalmente nadie supo, se realizará a las 19:00 en el salón Enrique Kempff Mercado, de la Feria Internacional del Libro (FIL)


Trabajó en varios diarios de La Paz y de Santa Cruz, iniciando los sectores culturales. Foto: RICARDO MONTERO
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

03/06/2019

Mientras los de su edad ‘roqueaban’, a los 13 años él esperaba los programas radiales de las nueve de la noche para escuchar música clásica, una de sus favoritas era Sinfonía del Nuevo Mundo, de Antonín Leopold Dvorák. Germán Araúz Crespo (78) cree que influyó en ese gusto su hermano mayor, luego de ver una película sobre el tenor Enrico Caruso.

Seguro de sus pasiones, a los 16 años dijo que estudiaría Filosofía y Letras, y se ‘armó’ en casa. Terminó anotado en una ingeniería en la universidad de La Plata, luego se pasó a Geología por tres años, pero escuchó su vocación. Regresó a Bolivia, donde por algún tiempo fue funcionario público, y posteriomente, en las décadas de los 80 y 90, introdujo los sectores culturales en los diarios El Día y EL DEBER, pero también trabajó en El Diario y en La Razón, en La Paz. Asimismo, levantaba polvareda con su famosa columna, Machi Mirón, en la que abordaba temas de la cotidianidad vecinal.

Su estadía en Argentina no fue un gasto de tiempo. En el vecino país profundizó en el conocimiento de las artes, especialmente teatro y pintura, aprendió de los críticos, bagaje de saberes suficiente para sembrar la semilla en su Bolivia natal, cultivo que lo mantuvo pegado a los medios de comunicación por más de 30 años. En el interín reunió el material que tenía acumulado, producto de sus ratos de inspiración, y lo publicó en su primer libro de cuentos, titulado Crónica secreta de la Guerra del Pacífico, que nada tiene que ver con una novela histórica, como muchos han pensado en su momento. Sus escritos también han sido publicados en distintas revistas y antologías, pero algunos quedaron como inéditos. Es así que, con ayuda de su hija, Marcela Araúz Marañón, del crítico literario Martín Zelaya, del escritor Vadik Barrón, y con el apoyo de gente ligada al mundo de las letras, Germán Araúz verá plasmada una buena parte de su producción literaria en el libro Finalmente nadie supo, que presentará esta noche, a las 19:00, en el salón Enrique Kempff Mercado de la Feria Interncional del Libro de Santa Cruz de la Sierra (FIL), de la mano de la editorial 3600.



Se trata, como el título lo dice, de la recopilación de la producción cuentística del autor paceño: 23 relatos, de los cuales 15 habían sido publicados en 2002 en su hasta ahora único libro de ficción Crónica secreta de la guerra del Pacífico. El resto son piezas inéditas o publicadas en antologías, revistas y suplementos a lo largo de las tres últimas décadas.

La obra cuenta con un texto introductorio a cargo de Martín Zelaya y una cronología bio-bibliográfica elaborada por Vadik Barrón. La portada del libro está diseñada en base a una pintura de Ejti Stih.

Con este segundo lanzamiento, a sus 78 años, Germán Araúz retoma sus apegos de adolescente, y prueba que su obras son algo más que el arrebato literario de un periodista.





 




En esta nota