CULTURA

Adiós a la pionera de la fotografía y audiovisual femenino en Bolivia


La fotógrafa y cineasta cochabambina falleció el domingo en Gerona, Barcelona. Notable fotógrafa, documentalista y cineasta. Fue una luchadora por los derechos de la mujer y de los niños carenciados

En la memoria alegre y siempre activa. Así es recordada por sus amigos y familiares
Escuchar el artículo Pausar Lectura

03/04/2018

La noticia sorprendió a familiares y amigos entre el domingo y las primeras horas de ayer. Julia Vargas Weise, una de las primeras mujeres que en el país se animó a encarar la fotografía como una profesión y que abrió el camino para que otras realizadoras nacionales incursionaran en el documental y en el cine, había fallecido.

“Todo fue repentino. Parecía que estaba sana, llena de energía, siempre llena de proyectos y con su sentido del humor especial que la caracterizaba. Estaba tan activa que la última foto en Facebook la publicó cinco horas antes de que nos avisen de su muerte. Al parecer fue un problema del corazón”, contó desde Cochabamba su nieta Natalia Fajardo, que junto a otros familiares tenía previsto viajar ayer a Gerona, Barcelona, donde vivía desde hace seis años Julia Vargas. 

“He sido y soy esencialmente fotógrafa, y me agrada pensarme como la primera mujer fotógrafa del país. Elegí el oficio que en Bolivia no se consideraba de estudio y tampoco artístico, con muchas dudas, sin saber que iba a cumplir con mi vocación.

En 1964 retorné a Bolivia con mi flamante título suizo, una buena cámara y poco más. Necesitaba fotografiar todos los días para adquirir profesionalidad y conocer mi país para entenderlo y captarlo. Y a ello me dediqué durante los siguientes 30 años”, contaba Vargas en el discurso que envió en octubre del año pasado al Festival Internacional de Cine (Fenavid), que le otorgó la distinción al Aporte al Audiovisual, por su trayectoria no solo como documentalista y directora de filmes de ficción, sino también como educadora, ya que en 1980, junto a Manolo Molina fundó en su ciudad natal Audiovisuales

Educativos (AVE), organización no gubernamental que se dedica a enseñar a niños y jóvenes carenciados a utilizar el audiovisual, para expresarse y fortalecer su autoestima.  

El resultado  ha sido más de 80 audiovisuales producidos y coproducidos con los chicos y  120.000 beneficiarios en proyecciones y debates. “Pero esas cifras no transmiten mi emoción al encontrarme en medio de un grupo de niños que nunca habían entrado a un cine, rodando su propia historia, o grabando discos con letra propia”, relató en octubre de 2017.  

Mira aquí una revisión de su vida y obra (gentileza de Alejandro Fuentes)

El virus del cine 

Fue recién en la segunda mitad de su trayectoria profesional que “contrajo el virus del cine”, como ella le gustaba decir. A un ritmo de tres películas cada tres años, entre documentales y largometrajes Vargas abordó temáticas vinculadas a los derechos de las mujeres y de los niños y otras temáticas de crítica social, como lo hizo en Carga sellada (2015), su largometraje de mayor producción y más costoso. 

En ese filme, como en los que realizó en más de 20 años trabajó junto al fotógrafo Milton Guzmán, con el que preparaba dos nuevos proyectos
“Creo que la mejor manera de recordarla es difundiendo su obra”, comentó Guzmán y coincide con él, Luis Bredow, el actor que fue protagonista de tres de sus filmes. 

“Se merece que la recuerden como una de las grandes fotógrafas que ha tenido Bolivia, una genial cineasta y sobre todo como la gran mujer que fue”, sintetizó en pocas palabras  su sobrino Javier González Weise.



 




En esta nota