ECONOMÍA

Unos cinco municipios cruceños alistan su declaratoria de desastre


En Pailón se han visto afectadas por la sequía 130.000 ha de soya, 4.000 ha de maíz y 3.500 ha de sorgo. En Buena Vista, las lluvias inundaron cultivos en 14 comunidades


El déficit hídrico no da tregua en los campos de producción de la zona este del departamento de Santa Cruz, principalmente a los de cultivos de soya
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

27/02/2019

Los municipios cruceños de Pailón, Buena Vista, San Juan, Yapacaní y Pampa Grande se encuentran ultimando los detalles para declararse como zonas de desastre. El primero está afectado por la sequía, mientras que los otros cuatro por las inundaciones.

En Pailón, estiman declararse en desastre por el efecto de la sequía este jueves. Rolando Martínez, responsable de desarrollo productivo de la Alcaldía del lugar, indicó que su dirección ya entregó el informe de las pérdidas ocasionadas por el fenómeno climatológico al alcalde, quien lo trasladó al Concejo Municipal para que lo analice y promulgue la medida.

En ese municipio se han visto afectadas 130.000 hectáreas (ha) de soya, 4.000 ha de maíz y 3.500 ha de sorgo. La dirección de desarrollo productivo de Pailón prevé que esas cifras aumenten.



Otras localidades de la zona este de Santa Cruz que están afectadas por la sequía son San Julián, Cuatro Cañadas y San José.

En San Julián están procesando los datos de las pérdidas registradas para determinar qué acciones tomarán, informó su alcalde Faustino Copa. En ese lugar existen más de 200 comunidades productivas.

En similar proceso se encuentran en Cuatro Cañadas, de acuerdo con su alcalde Genaro Carreño, que estima tener en sus manos los datos de las pérdidas hasta este jueves o viernes.

En tanto, en San José no han recibido hasta el momento pedido alguno de ayuda de parte de los productores, aunque en el lugar están padeciendo una sequía desde agosto de 2018, dijo su alcalde Germaín Caballero.



Desborde de río

En Buena Vista, las lluvias caídas a mediados de febrero ocasionaron el desborde del río Surutú. Las inundaciones consiguientes causaron daños en 14 comunidades.

“Unas 425 familias se han visto afectadas. Algunas han perdido sus casas, casi el 80% de sus cultivos (maíz, café, cacao y cítricos) y sus animales (caballos y vacas)”, dijo Enrique Villarroel, responsable de la dirección de desarrollo productivo de Buena Vista.

Tanto Buena Vista como San Juan, Yapacaní y Pampa Grande remitieron ayer los detalles de su afectación a la Gobernación de Santa Cruz, informó Luis Alberto Alpire, secretario de Desarrollo Productivo de la entidad.

La Gobernación ya se encuentra en el proceso de adquisición de semillas y alimentos para asistir a estos municipios.



Piden ayuda

El titular de la Cámara de Pequeños Productores del Oriente, Isidoro Barrientos, dijo que su institución ha solicitado reuniones con los ministerios de Economía y Finanzas, Desarrollo Rural y Tierras, y Desarrollo Productivo.

La mayor preocupación de los agricultores es que no tendrán recursos económicos para cubrir sus deudas. En algunos casos, hay productores que han padecido la sequía por tercer año consecutivo.