ECONOMÍA

Red de contrabandistas operan en algunos mercados cruceños


En los mercados La Ramada y Los Bosques ofrecen alimentos extranjeros hasta con un 35% menos con relación al valor de la producción nacional. Privados observan el poco control en estos centros


En La Ramada y Los Bosques venden mercadería de primera necesidad de Argentina, Brasil y Perú. Foto: Hernán Virgo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

Hace 5 días

El contrabando no solo es un mal que se ve en las fronteras. También es visible incluso en centros urbanos del país como Santa Cruz, en donde las personas dedicadas a esta actividad cuentan con una red de distribución de productos. EL DEBER verificó la existencia de almacenes en donde se cotizan y se hacen pedidos de cualquier tipo de mercancías, en especial de alimentos, con un costo hasta un 35% menor que un abarrote nacional y sin la emisión de ningún tipo de factura.

La mayoría de estos artículos proceden de Argentina, Brasil, Chile y Perú. ¿Pero cómo operan estas personas y cómo ingresan la mercadería?, según el viceministerio Lucha Contra el Contrabando, usan pasos ilegales en los más 7.000 kilómetros de frontera que tiene Bolivia.

De acuerdo con esta cartera de Estado los contrabandistas contratan personas que actúan como “protectores de la mercadería hasta que llega a destino”.

Esto fue corroborado por EL DEBER que ingresó a dos zonas donde se negocia con esta mercadería. Un periodista, se hizo pasar por un comerciante minorista y obtuvo la siguiente respuesta:

“Hay gente que nos trae mercadería y nosotros luego distribuimos. Acá te hacemos la proforma de los que quieras”, afirmó una comerciante que se identificó como María, que cuenta con un almacén por el mercado La Ramada, en calle Guarayos.

A excepción del azúcar, que es de producción nacional, por la zona abundan alimentos de origen argentino y brasileño. La diferencia de precios salta a la vista. Por ejemplo en el caso de insumos de primera necesidad como el arroz, el kilo del cereal de procedencia brasileña se cotiza a Bs 5,5 el kilo, mientras que el nacional se encuentra a Bs 7.

Lo mismo pasa con el aceite, el paquete del producto oleaginoso que contiene 12 unidades que equivalen a 12 litros está a Bs 90. En cambio un paquete nacional, equivalente a la misma cantidad, se encuentra a Bs 125.

En dos almacenes de La Ramada, los comerciantes proporcionaron dos proformas, la primera fue por una lista de 27 productos, por un valor de Bs 2.875, la mayoría era alimentos de primera necesidad, como harina, arroz, aceite, leche y hasta detergentes.

En la segunda cotización que hicieron fue por 16 artículos, como alimentos enlatados, de marcas argentinas, brasileñas y peruanas e insumos de limpieza. Todo a un costo de Bs 2.083.

Pero en ambos casos dijeron que “te podemos hacer proformas hasta por más Bs 10.000. Traemos lo que quieras”.

“Distribuimos a provincias”

Otro punto en donde se mueve esta mercadería es en el mercado Los Bosques. Allí, con el mismo pretexto de ser minoristas, se consultó por el costo de la mercadería. Con recelo se negaron a realizar proformas.

“No vendemos a tienditas, no sale. Si traes un camión te lo llenamos todo y te enseñamos a cómo vender al raleo. Distribuimos a todas las provincias”, afirmó una comerciante, que ofrecía aceite Luisa, harina Guadalupe, marcas argentinas, y arroz brasileño.

Otras personas, asentadas en pequeñas tiendas dieron precios referenciales, por ejemplo un paquete de 10 kilos de harina argentina estaba a Bs 42, mientras que el insumo nacional cuesta a Bs 48.

Mercadería argentina

Yacuiba es otra vía por donde el comercio ilegal se interna al país. En esta localidad, fronteriza con Argentina, el contrabando llega por vía terrestre.

De acuerdo a testimonios de personas a las que entrevistó EL DEBER, los contrabandistas usan buses que llegan del interior argentino. “Metemos la mercadería en bolsones de ropa; claro que corremos riesgo porque cuando el COA nos pilla nos quita todo”, indicó una comerciante que pidió reserva en su identidad.

Otro medio es el transporte particular aprovechando el casi nulo control que hay sobre la ruta 9, desde Yacuiba a Santa Cruz. En las trancas los conductores tienen vía libre una vez pagan su peaje.

De esta forma llegan a los centros de abasto cruceños. Los compradores son mayoristas que esperan en la terminal de Santa Cruz y llevan esos productos a Cochabamba y La Paz.

En Yacuiba los productos de mayor ingreso son la harina (Bs. 3,9 kg), azúcar; el quintal de 50 kilos cuesta Bs. 188; el quintal de arroz se lo adquiere en Bs. 162. La leche Nido en polvo (800 gr), se vende a Bs. 18 la lata; la hierba mate a Bs. 3 el envase de 250 gr. El dulce de leche Granja de Oro mediano a Bs. 5,9.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Marco Antonio Salinas, sostuvo que el control se debe trasladar a los centros urbanos del país, porque afecta a los comerciantes formales.

Se debería vigilar estos puntos de ventas, la lucha debe ser ahí, porque el tema del contrabando está matando a los industriales y a los comerciales formales”, dijo.

El empresario explicó que la situación se agrava más porque Argentina y Brasil, devaluaron sus monedas para abaratar sus productos, que ahora acaparan el mercado boliviano.

Desde el viceministerio de Lucha Contra el Contrabando indicaron que enfocar el control internamente no es la mejor estrategia.“Si operamos en el interior se generaría muerte, dolor, desconfianza y corrupción por eso debemos trabajar en las fronteras, ahí debemos operar”, explicó Gonzalo Rodríguez, responsable de esta cartera.

Un estudio realizado por la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia en 2015 estima que las pérdidas que genera el ingreso ilegal de mercadería en el sector formal llega $us 2.213 millones.



 




En esta nota