ECONOMÍA

Los productores proyectan generar biocombustibles con otros cultivos


La soya, el maíz y el sorgo se presentan como las alternativas viables para generar aditivos a la gasolina, pero también para desarrollar biodiésel. El presidente Evo Morales destacó la alianza público-privada que impulsó el despegue del etanol


El sector privado va por más. Ahora no solo se limitan a la caña, ya piensan en sorgo, soya y maíz
Escuchar el artículo Pausar Lectura

21/09/2018

El modelo de desarrollo cruceño marcó un nuevo hito en la localidad de Aguaí, a 30 kilómetros de Minero, en la zona más industrializada del departamento. Ayer, se dio por inaugurada la planta deshidratadora de alcohol de caña, para la producción de etanol, del ingenio sucroalcoholero Aguaí, con la participación del presidente Evo Morales y representantes del sector privado.

“La introducción de biocombustibles permitirá la diversificación de la matriz energética, inversiones cuantiosas, duplicar el área de siembra, miles de empleos en los próximos años, ahorro de divisas y beneficios para el medioambiente”, expresó en el acto Cristóbal Roda, presidente del ingenio Aguaí.

Este proceso industrial se sigue con interés por parte de productores de la región, que ven en la generación y comercialización de biocombustibles, que se viabilizó a través de la Ley de Aditivos Vegetales, una nueva veta para incorporar cultivos como la soya, el maíz o el sorgo, con potencial para abastecer el mercado interno y exportar.

El presidente del Estado, Evo Morales, resaltó que los pequeños productores deben ser socios del Estado en beneficio del progreso del país y los llamó a seguir aportando al desarrollo de los biocombustibles. Aseguró que el propósito es producir 80 millones de litros de alcohol este año y sumar 300 millones más hasta el 2025.

Mientras, el titular de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco), Jorge Arias, señaló que mantienen conversaciones con el Ministerio de Hidrocarburos para que las empresas del sector primario puedan generar biodiésel con el aceite crudo de la soya, y mencionó también la posibilidad de obtener aditivos a partir de granos como el maíz.

Similar opinión tuvo el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Rodríguez, que ve al maíz y al sorgo como cultivos rotativos de la soya, de los que además se obtienen derivados alimenticios. “No existe la dicotomía entre los biocombustibles y los alimentos, mientras más biocombustibles más alimentos”, afirmó.

A base del sorgo

La sociedad granelera Granosol dio a conocer que ya comprometió la venta de 5 millones de litros de etanol, a base de granos de sorgo, al Ministerio de Hidrocarburos en 2019. Para esto ya invirtió $us 10 millones en la edificación de una planta en Pailón.

El presidente Morales reconoció ayer los resultados de la alianza público-privada en el sector agroindustrial y consideró que este modelo de inversión “no se debe aplicar solamente al etanol, sino también a otros sectores de la economía boliviana”.

Para el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, los avances en biocombustibles en la región representan un modelo que debe ‘irradiarse’ en otras regiones como Beni y Pando.

El dirigente mencionó que todavía falta la reglamentación de la norma que viabiliza el combustible vegetal, pero indicó que existe la confianza en los compromisos asumidos entre ambos sectores.

Una planta modelo

Son $us 15 millones los invertidos por Aguaí para la construcción de la planta, que tiene una capacidad de producción de 750.000 litros de etanol por día. En total son cuatro los ingenios que llevan adelante este proceso y comprometieron, junto al Estado, una inversión de $us 1.600 millones

Para Aguaí, la aprobación de la mezcla de etanol con gasolina significó incrementar su producción de 1 millón de quintales en 2017 a 1,4 millones para fin de año, lo que a decir de la Unión de Cañeros se está cumpliendo.

El ingenio cuenta actualmente con dos de los tanques de almacenamiento más grandes del país, con capacidad de 20 millones de litros cada uno, lo que le permite almacenar su producción durante 12 meses del año.

El presidente de YPFB, Óscar Barriga, señaló que con esa producción de etanol anhidro, la empresa estatal responderá a la demanda de combustible amigable con el medioambiente y con el creciente parque automotor del país. Según la presidenta de la Asociación de Surtidores de Bolivia, Lili Fiorillo, el 15 de octubre se inicia la comercialización del Súper Etanol 92 en 70 surtidores de Santa Cruz, y se expandirá a escala nacional hasta fin de año.

Cifras

400
Productores

Son los afiliados a la Unión de Cañeros de Aguaí. Cada uno contrata al menos 50 trabajadores

500
Millones de dólares

Es lo que se estima en ahorro de importación de gasolina hasta 2025, según cifras de YPFB.