ECONOMÍA

Productores cruceños se declaran en emergencia


Los embates de la sequía han dejado una afectación de 300.000 ha, equivalente a $us 168 millones de pérdidas


Deisy Choque y Marcelo Pantoja también piden un ‘precio justo’ para la urea en favor de los agricultores
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Hace 4 días

Los productores cruceños que conforman la Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente (Cappo), la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos Productores Agropecuarios de las Cuatro Provincias del Norte de Santa Cruz (Fsutcpa 4PN) se declararon ayer en emergencia.

Los agricultores de Santa Cruz se encuentran desesperados por los embates de la sequía, que hasta el momento ha dejado una afectación de 300.000 hectáreas.

“Estas 300.000 hectáreas son más de 550.000 toneladas menos de soya en producción, esto representa una afectación de más de $us 168 millones que deja de recibir el sector, dejan de recibir los productores para pagar deudas”, explicó Marcelo Pantoja, presidente de Anapo.



Por su parte, Isidoro Barrientos, titular de Cappo, pidió a las autoridades del Gobierno nacional que permitan a los productores el acceso a la biotecnología y los ayuden en la refinanciación de sus deudas con las casas comerciales, ya que muchos agricultores ‘arrastran’ pérdidas desde hace tres años y dejaron de ser sujetos a reprogramación.

“Estamos uniéndonos, pequeños, medianos y grandes productores para buscar en Bolivia competitividad en cantidad, calidad y precio. Es momento de trabajar con la biotecnología tomando en cuenta que los países vecinos (Argentina y Brasil) producen con semilla genéticamente modificada, y lógicamente nos llevan la delantera”, dijo Deisy Choque, secretaria ejecutiva de la Fsutcpa 4PN.

Firman voto resolutivo

Cappo junto con Anapo y la Fsutcpa 4PN emitieron un voto resolutivo de ocho puntos solicitando al Gobierno algunas acciones en beneficio del sector productor.



En uno de los puntos (uno) más destacados, instan al Gobierno Nacional a que tome la decisión política que permita a los productores tener acceso al uso de semillas genéticamente mejoradas para los cultivos de soya, maíz, algodón y caña, y que, en el marco del Reglamento de Bioseguridad, se inicie el proceso de evaluación y aprobación de los eventos que necesitan los productores para mejorar su productividad.

En otro punto (dos) demandan la aprobación inmediata por homologación de los eventos en soya que ya están siendo utilizados en otros países, como son los eventos Intacta y el tolerante a sequía HM.

Además (en el punto cinco), exigen a los ministerios de Relaciones Exteriores, Desarrollo Rural y Tierras, Salud, Desarrollo Productivo y Economía Plural, lo mismo que al Comité Ejecutivo del Sistema Universitario Nacional, que los profesionales acreditados ante el Comité Nacional de Bioseguridad, tengan una reconocida trayectoria y estudios en evaluación de riesgos sobre organismos genéticamente modificados.

Ayer, la ministra de Desarrollo Productivo, Nélida Sifuentes, informó que el presidente Morales se reunirá con los productores el próximo lunes para conversar sobre el uso de la biotecnología.