ECONOMÍA

Frutas y verduras se pudren en los bloqueos de la carretera a Trinidad


Operadores de transporte de carga tiran cítricos y verduras dañadas en la berma de la carretera. La ANH garantiza abastecimiento de combustible por rutas alternativas. En la Bimodal paralizan venta de boletos


El olor maloliente de cítricos y verduras podridas trasciende en los puntos de corte de las vías. Foto: ROLANDO VILLEGAS
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Hace 6 días

Operadores de transporte pesado que movilizan mercancías, además de combustibles líquidos, viven un viacrucis en el tramo entre Cuatro Cañadas y San Julián de la ruta Santa Cruz-Trinidad. Los bloqueos empiezan a dejar efectos insalvables en las frutas y verduras, cuyo destino final son comunidades de los municipios de la Chiquitania y de Trinidad, capital de Beni.

“El intenso sol y calor no ayuda. Para qué voy a subir a mirar la carga si el olor a frutas y verduras podridas trasciende y el jugo de las naranjas, mandarinas, piñas, sandías y verduras que escurre por la carrocería del camión lo dice todo”, refiere Ramiro Poveda, mientras recibe de su ayudante, una a una, las canastas de lechugas malolientes que tiró sobre la berma de la carretera.

“Esto es un duro revés y golpe a la economía no solo de los dueños de la carga, nosotros no podremos cobrar el flete si todo está dañado”, mencionó Poveda, al estimar que la inversión promedio de carga de cada camión ronda de Bs 70.000 a 100.000, mientras que el flete alcanza los Bs 7.000.



Poveda, es uno de los choferes del contingente de cinco camiones que, lunes y viernes, surten con frutas y verduras a Trinidad. Hoy, ellos engrosan la interminable fila -unos 5 km- de vehículos pesados detenidos en el punto de bloqueo de Los Troncos.

En ese mismo lugar, Lourdes Velarde, comerciante, al borde de las lágrimas, comentó que perdió más del 80% de la carga de cítricos que transportaba, en un camión, a Trinidad. El valor invertido bordea los Bs 10.000.

No son los únicos perjudicados. El común denominador, entre los bloqueados, es la falta de agua y de alimentos. Los transportistas, principalmente, hablan de que ambos elementos básicos se agotaron. Piden a las autoridades departamentales, de los tres estamentos públicos, dotar ambos.

Desde el jueves de la semana pasada, organizaciones de pequeños productores de soya bloquean la ruta Santa Cruz-Trinidad en demanda de un ‘precio justo’ por su producción. El sector exige a las agroindustrias $us 300 por tonelada de grano.



Transporte de combustible

La logística de distribución de combustibles líquidos -diésel y gasolina- a las poblaciones de San Ramón, San Javier, Concepción y Guarayos también ha sido perturbada por los bloqueos. De 57 a 62 camiones cisternas, según la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), están detenidos en la zona de Los Troncos.

A decir de Jimmy Méndez, director distrital en Santa Cruz de la ANH, en los puntos de bloqueos hay camiones parados de YPFB cubriendo la transferencia de productos (diésel y gasolina) a Trinidad. Hizo notar, además, que hay camiones que transportan combustibles que no pueden pasar para abastecer a las estaciones de servicios que opera en los municipios de San Ramón, San Javier, Concepción y Guarayos.

No obstante, Méndez señaló que para garantizar el abastecimiento vienen utilizando rutas alternativas -caminos estrechos que demoran más tiempo en la logística de transporte- y que, de acuerdo con el monitoreo de técnicos de la ANH, desde ayer, ha empezado a llegar diésel y gasolina a las estaciones de servicio de dichas poblaciones chiquitanas.

El director distrital de la ANH señaló que los bloqueos han mermado la comercialización como tal, pero que la provisión está garantizada porque se dispone del producto en las plantas de almacenamiento de San José de Chiquitos y Puerto Suárez.



El corte de la ruta a Trinidad, entre Cuatro Cañadas y San Julían, está afectando a las poblaciones aledañas. En el municipio de Guarayos se quejan de que hay desabastecimiento de combustibles, lo que está perjudicando el trabajo de los transportistas. Un panorama similar se está sufriendo en Concepción.

En San Javier los productos de primera necesidad empezaron a escasear, la falta de combustible ha interrumpido el servicio de transporte interdepartamental y los sectores productivos están sin poder distribuir la producción de quesos y horneados a Santa Cruz y el resto del país.

Sector hotelero

Desde la Cámara Departamental de Hotelería de Santa Cruz, su presidente Marco Antonio Cortez, señaló que el sector se ve perjudicado por estas medidas lo cual se ve reflejado en la baja de la tasa de ocupación de los establecimientos hoteleros. “En tiempos de desaceleración económica, todos los sectores debemos trabajar más para impulsar de manera conjunta la economía nacional, no boquearla”, afirmó.

Reporte en la Bimodal

La extrema medida también afecta a los operadores de transporte que prestan el servicio interdepartamental a Beni. Las salidas a la Chiquitania y Trinidad han sido restringidas por completo. En la terminal Bimodal, las empresas que cubren esa ruta reportan pérdidas que fluctúan de Bs 5.000 a 13.000 por día.

En la empresa de buses Bolívar, que tiene paralizado cuatros buses que cubren la ruta (dos en Santa Cruz y dos en Trinidad, dieron cuenta de que el perjuicio es tremendo, porque deben cubrir los viáticos de los choferes y otros gastos extras.

En la unidad operativa de Tránsito de la terminal de buses indicaron que la ruta sigue cortada y que la venta de boletos se suspendió hasta nuevo aviso.

Presencia policial

Unidades tácticas de la Policía, a la cabeza del comandante departamental Igor Echegaray, ayer despejaron los puntos de bloqueo instalados al ingreso de Cuatro Cañadas. En la ‘limpieza’ de árboles se utiliza una motosierra y para retirar los montículos de arena una mini pala Bobcat.

A decir de Echegaray, el trabajo se cumplió sin inconveniente y sin la resistencia de productores soyeros que desde hace seis días reclaman una compensación económica ‘justa’ por su producción, ahora acopiada en silos de las industrias aceiteras que operan en la capital cruceña.

Explicó que, por ahora, el trabajo para garantizar la viabilidad de medios de transporte, tanto particulares como del servicio público, se cumplirá en la ruta entre Santa Cruz y Cuatro Cañadas y que aguardarán órdenes superiores para avanzar en el trayecto Cuatro Cañadas-San Julián.

En esa última población, según dijo, se concentra la mayor cantidad de bloqueadores. En Cuatro Cañadas existen más de 1.000 efectivos. Los puntos de bloqueo se mantienen en Los Troncos, Villa Paraíso, San Andrés, en el ingreso a San Julián y en la entrada a Brecha Casarabe.



 




En esta nota