TARIFA DE ELECTRICIDAD

Expertos del sector ven necesaria la medida por alto costo del subsidio


El Estado paga $us 216,4 millones para tener una electricidad a bajo costo. En el exterior, el kilovatio vale 20 centavos de dólar

La CRE pidió tranquilidad a la población. Indicó que la mayoría de los usuarios no tendrá el incremento
Escuchar el artículo Pausar Lectura

17/05/2018

Más allá del golpe al bolsillo popular, desde la lupa de expertos en el sector energético, un ajuste de este tipo es necesario. De acuerdo a datos oficiales de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), el costo del subsidio a las tarifas eléctrica llega a $us 216,4 millones. Sin embargo, sectores sociales rechazan cualquier posibilidad de incremento en las facturas.

El experto en electricidad Sergio Arnez manifestó que los precios fijados por el Gobierno impiden que la gente haga eficiencia energética; como el uso de energía solar o eólica, cosa que sí pasa en otros países. 

“Cuando usted tiene un bien que es muy barato y lo despilfarra. Por ese lado, es necesario ajustar porque de a poco hay que llegar al valor real”, afirmó.

Siguiendo con su explicación, Arnez detalló que el incremento más elevado está centrado en la gente que consume más energía y que “está bien que ellos paguen”.

Sobre los costos nacionales, con relación a lo que se paga en el contexto sudamericano, dijo que la diferencia es abismal.  

Por ejemplo, el kilovatio/hora en Brasil ronda los 20 centavos de dólar. En cambio en el país el precio ronda entre los 0,68 y 0,70 centavos de boliviano.

“Es necesaria la medida, no va a mejorar la cantidad de ingreso para las empresas generadoras. El impacto global es pequeño”, afirmó el especialista.

Es necesario

Para el especialista en el sector energético Héctor Uriarte es necesario para mantener en operaciones las diferentes generadoras de electricidad del país.  

“En el caso concreto de las hidroeléctricas de Bolivia, ya son bastante antiguas y (a pesar de haber sido repotenciadas), ya no son tan eficientes”,  afirmó

Ante esta pérdida de eficiencia, según Uriarte, se requiere que sus costos de operación se incrementen “y por tanto la energía que generen (la de salida) sea más cara”.

“En consecuencia, técnicamente hablando, corresponde el incremento”, afirmó.
En la actualidad, la capacidad de generación de energía eléctrica (instalada) es de 1.928 megavatios (MW), mientras que la demanda está en alrededor de 1.500 MW.

De esta cantidad de energía, cerca del 69% se genera en  plantas termoeléctricas y un  30% en las hidroeléctricas.

Vecinos rechazan subida

Ante la eventual elevación de tarifas, en un rango mínimo del 0,54%, Omar Rivera, presidente de la Federación de Juntas Vecinales de Santa Cruz (Fejuve), señaló que rechazarán cualquier incremento.

El dirigente vecinal aseguró que no es la primera vez que se registra este tipo de alza. “El año pasado subieron la factura un 15%”, indicó.

Dijo que el incremento por el consumo arriba de los 1.000 kilovatios afectará a los negocios, que trasladarán estos costos al consumidor final.

“Rechazamos esta acción porque no se consensuó. Es intolerable”, afirmó.