ECONOMÍA

Dan vía libre para que Inal sea empresa social


El Ministerio del Trabajo certificó que la firma fue abandonada. Industriales ven que el Gobierno alienta ‘toma’ de empresas


Los trabajadores de la fábrica se encargan de mantener la producción; hace meses que no cobran salarios. Foto: APG NOTICIAS
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

18/07/2019

El Gobierno allanó el camino para que Helados Panda, Inal Ltda, se transforme en una empresa social al constatar que existe un abandono de sus dueños. El sector industrial observa que desde el Ejecutivo se está alentando la ‘toma’ de empresas.

Desde hace varios meses la compañía que fabrica los populares helados, se encuentra sumida en una profunda crisis económica. Los trabajadores denunciaron el abandono de los propietarios, y reclaman el pago de sueldos y demás beneficios sociales. Hasta la fecha, los dueños de la firma todavía no aparecen para solucionar el conflicto.

Inspección y proceso



En este contexto de incertidumbre, ayer el viceministro de Trabajo y Previsión Social, Héctor Hinojosa, inspeccionó las instalaciones de esa industria.

Luego de recorrer las instalaciones de la factoría informó de que “el Ministerio de Trabajo puede señalar que, al existir un abandono, se dan las condiciones para constituir una empresa social”.

“Esta empresa social empieza a partir de la voluntad de los trabajadores de declarar la constitución de la sociedad”, dijo.

La autoridad precisó que la producción “está bajo la responsabilidad de los trabajadores”, porque “los empresarios abandonaron la fuente de trabajo”.



Para la constitución de la empresa social, según el Ministerio de Trabajo, los funcionarios iniciaron acciones ante un juez laboral, pidiendo una intervención. “Un juez les ha dado la razón, se señaló la necesidad de un interventor que va a ser designado en el curso de las próximas horas”, añadió Hinojosa.

Alienta toma de empresas

El presidente de la Cámara Nacional de Industria (CNI), Ibo Blazicevic, observó las declaraciones de Hinojosa porque no considera los derechos de otros acreedores que pudiera tener la empresa que está en aparente abandono.

En este sentido, expuso que no se puede transferir la firma “sin que los trabajadores garanticen el pago total de los pasivos que deben traspasarse conjuntamente con los activos”.

“Las declaraciones que alientan una ‘toma’ ilegal tienen muy bajas probabilidades de éxito, dada la competitividad del sector, condenando a los trabajadores y sus familias al fracaso, frustración y la pérdida de una importante industria paceña”, apuntó.



En esa línea, dijo que antes de realizar “declaraciones apresuradas”, el Ministerio de Trabajo debería convocar a los propietarios o sus representantes, acreedores, proveedores y trabajadores para encontrar una solución que permita la reactivación de esa industria.

Vitaliano Mamani, dirigente fabril de la Central Obrera Boliviana (COB), rechazó las declaraciones de Blazicevic y expuso que los trabajadores de Panda están resguardando su trabajo, y que la declaración de empresa social se justifica porque la compañía está abandonada desde hace varios meses.



 




En esta nota