ECONOMÍA

Cuestionan la falta de transparencia en créditos chinos a América Latina


Los préstamos del gigante asiático están enfocados en actividades extractivas, infraestructura y finanzas. Venezolanos denuncian que los acuerdos no impactan de manera favorable en generación de empleo


Escuchar el artículo Pausar Lectura

Hace 4 días

Los acuerdos que firman los gobiernos con las empresas chinas se manejan en confidencialidad, por lo que se desconocen montos exactos de créditos, los tipos de contratos laborales y las condiciones, según coincidieron expertos internacionales en el foro debate Políticas de Globalización en América Latina y en Bolivia, organizado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

En el caso de Argentina, los flujos de inversión comenzaron de manera relevante a partir del 2010 en manufacturas de alto valor agregado, además de varios productos primarios como pescado, soya, mineral de hierro y estaño. “Los financiamientos incluyen secretos tecnológicos, no transferencia tecnológica e importación de mano de obra”, destacó Ariel Martín Slipak, del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Añadió que en su país, China está instalando una agencia científica, una base de observación aeroespacial, ocupando 200 hectáreas con soberanía penal y laboral que dependen del Ejército chino.

La situación en Venezuela es similar. Manuel Sutherland, investigador del Centro de Investigación y Formación Obrera de Venezuela, indicó que del total de préstamos del país asiático a América Latina, entre 2007 y 2015, a Venezuela le correspondió el 53%. “Durante 10 años China nos ha prestado cerca de $us 60.000 millones”, sostuvo.

Añadió que hay 780 proyectos entre Venezuela y China denunciados por corrupción debido al mal manejo de recursos, estimando un desfalco de $us 80 millones. “Con la crisis económica actual se ha dejado de pagar a China $us 19.000 millones y una forma de abonar la deuda es dejando que se lleven petróleo; un promedio de 700.000 barriles por día, lo cual es muy lesivo para mi país”, afirmó el experto.

En el caso de Bolivia, China ocupa el primer lugar en préstamo bilateral (cerca de $us 2.000 millones), según Silvia Molina, investigadora del Cedla. “La presencia china está en construcción de infraestructura vial, lo cual está garantizado debido a que los préstamos son realizados por el Eximbank, un banco chino creado para exportar capitales y servicios (empresas y trabajadores); es decir, que los países que obtienen financiamiento de esta entidad financiera están ‘atados’ a aceptar firmas y trabajadores chinos”, destacó.

Un cuestionamiento que plantea Molina son los acuerdos financieros que carecen de transparencia. “No se conocen los detalles porque tienen puntos de confidencialidad, algo que deja márgenes de duda. Estos convenios marco no respetan las leyes laborales o de medioambiente, precisó la economista.

Las denuncias en contra de las empresas chinas por la vulneración de derechos laborales y medioambientales son recurrentes, pero también en contra de ciudadanos chinos involucrados en actividades ilícitas. Al respecto, el ministro de Obras Públicas, Milton Claros aseguró que los actos ilegales no serán cubiertos por el Ejecutivo.

“Estamos teniendo reuniones con las empresas chinas, con la Embajada China, sobre todo en el tema del cumplimiento de la normativa laboral, esos otros elementos (delitos) están en proceso de investigación en las instancias que corresponden y tienen que ser investigadas como corresponden, actos ilegales no van a ser cubiertos. Nosotros vemos que se cumpla la norma”, afirmó.