ECONOMÍA

Crecimiento del PIB y de la inflación aumenta el circulante a fin de año


Finanzas. La emisión monetaria creció en el segundo semestre y llega a Bs 45.700 millones. El monto representa una baja de Bs 865 millones con relación a diciembre de 2017. Advierten que tendencia refleja una desaceleración

Negocios. Se alistan ofertas en vísperas de fin de año. Sectores esperan que se reactive la economía y mejoren las ventas
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

04/11/2018

La emisión de circulante ingresó en una curva ascendente a partir de junio, pasando de Bs 44.396 millones a Bs 45.470 millones, este 19 de octubre, según el Banco Central de Bolivia (BCB). Para analistas, la tendencia se mantendrá hasta fin de año, acorde con la recuperación del Producto Interno Bruto (PIB), pero advierten que la tendencia refleja una ralentización de la economía, una ligera inflación y la baja de ahorros en el sistema financiero.

En Bolivia, la masa monetaria se incrementó en Bs 36.696 millones desde 2006, cuando registró Bs 8.773,6 millones, es decir, creció un 418%. Sin embargo, después de 2014, cuando la emisión monetaria pasó de Bs 24.586 millones en 2010, a Bs 41.372 millones, es decir, un incremento del 68%, la fluctuación de circulante se mantuvo estable.

En diciembre, el circulante llegó a Bs 46.335 millones, lo que representa una baja de Bs 865 millones frente a la cifra actual.



Para el investigador de la Fundación Milenio, José Luis Evia, se registra un estancamiento en la emisión a partir de 2014, por una economía ligada a la renta hidrocarburífera y minera que reportó menos ingresos por la caída de precios, lo que a su vez repercutió en que la gente ya no demande tanto efectivo.

En este contexto, en 2017 el presidente del BCB, Pablo Ramos, determinó la reducción de 10 puntos del encaje legal (reserva de moneda nacional o extranjera) para entidades del sistema financiero y compra de títulos (deuda) en el mercado abierto, a fin de inyectar a la economía Bs 4.000 millones.

La redención de títulos de regulación monetaria pasó de Bs 25.000 millones en marzo de 2015 a Bs 2.000 millones, indica el Informe de Política Monetaria del BCB, a julio de 2018.

De acuerdo al informe, en un contexto de volatilidad de paridades cambiarias en la región, la estabilidad cambiaria permitió mantener baja la inflación y dar solidez al sistema financiero. Apunta que se recurrió a los ahorros de gestiones anteriores, reflejándose en déficits fiscales y disminución de las Reservas Internacionales (RIN). No obstante, siguen en “niveles elevados según estándares internacionales”.



Ralentización

Desde 2015, la inflación oscila entre 2,5 y 3,5%. Para agosto de 2018, el BCB reporta una inflación acumulada del 0,8% y una anual del 1,8%. En septiembre, el BCB estimó la inflación hasta fin de año en 3,5%, un índice bajo, a decir del economista Evia, pero que refleja también que los bienes transables (agricultura, minería y manufacturas) se encuentran estáticos.

El investigador de la fundación Milenio explica que la economía boliviana depende en una buena parte de las importaciones de productos y se experimenta un déficit en la balanza comercial. Mientras, los servicios experimentan una ligera subida.

“La dinámica interna demuestra que la economía se está ralentizando o desacelerando”, afirmó.

Con relación al PIB, el ministro de Economía, Mario Guillén, anunció la semana pasada que para este año la economía crecerá un 4,7%, impulsada por el mercado interno, la inversión pública y el sector agropecuario (que creció 7,7%, según cifras oficiales); adelantó que prevé similares cifras en 2019.



Con relación al ahorro, la brecha entre depósitos y créditos en el sistema financiero registró un descenso de $us 2.094 millones en enero de 2018, a $us 1.434 millones en julio de este año, según datos tomados del BCB.

Para Evia, la reversión de esta desaceleración depende de los precios internacionales del gas y minerales, mientras que a escala interna calificó de “difícil una dinamización de las empresas”, pero dijo que, al menos, no se recomienda no incrementar los costos laborales (doble aguinaldo) para recuperar la competitividad.

Consultados al respecto, en el BCB explicaron que la emisión responde a la demanda de la economía y la inflación, y que cuando está controlada “responde a un crecimiento moderado”.

Añadieron que la tendencia responde a marcos de estabilidad del programa monetario y fiscal, suscritos anualmente.

Expectativas a fin de año

El presidente de la Federación Departamental de la Micro y Pequeña Empresa (Fedemype) de Santa Cruz, Juan Carlos Vargas Choque, indicó que esperan que la economía se dinamice hasta fin de año, debido a que se considera época alta de ventas.

Destacó el acuerdo logrado con el Gobierno, de que se amplíe el plazo del pago de segundo aguinaldo, a la vez que se pueda pagar en especie en porcentajes entre el 10 y 15%. Mientras, la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) no dio por cerrado este tema hasta que se logren acuerdos con la “totalidad del sector empresarial”. El Gobierno aclaró que solo se sentarán a “consensuar medidas que les facilite el pago”.

Este bono representa una erogación de cerca de Bs 7.000 millones, tanto del sector público como privado, y llegará al 14,7% de la población laboral activa.

EN PORCENTAJES

10,6%

Se incrementaron los depósitos del público en el sistema financiero, a julio de 2018, según datos del BCB. Llegaron a Bs 5.862 millones.

12%

Se incrementó el crédito del sistema financiero al sector privado, entre 2014 y julio de 2018, según el BCB. Llegaron a Bs 11.826 millones.



 




En esta nota