ECONOMÍA

Bolivia defiende la ventaja de su tren bioceánico


Las autoridades bolivianas defienden el proyecto como la opción más viable y económica, frente a la propuesta de Chile


El tren bioceánico es impulsado por Bolivia desde hace varios años
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

15/11/2018

El Gobierno boliviano defendió este jueves la viabilidad de su proyecto de tren bioceánico frente a alternativas que excluyen al país, al argumentar que ya está en construcción, es más directo, menos costoso y sin impacto social y medioambiental.

El ministro de Obras Públicas de Bolivia, Milton Claros, expuso ante los medios en La Paz detalles de un estudio de viabilidad del proyecto de su país, para unir por ferrocarril el puerto brasileño de Santos con el peruano de Ilo a través de territorio boliviano.

El recorrido de unos 3.755 kilómetros ya está construido en unos 3.000, lo que el ministro calificó como una de las ventajas frente a alternativas como la norte, entre Brasil y Perú, que supondría tener que construir unos 4.000 kilómetros de nueva vía férrea.
   
Además, esta opción conllevaría un costo de unos 40.000 millones de dólares, frente a los 14.000 del recorrido por Bolivia, indicó.
   
Claros añadió que la alternativa norte tardaría unos veinte años en construirse, por entre solo cinco y siete de la boliviana, que según este estudio carece además de afecciones sociales y medioambientales relevantes.
   
El análisis estima en unas diez millones de toneladas de carga anuales el volumen necesario para la viabilidad de la propuesta boliviana, cuando el transporte actual entre Bolivia, Brasil y Perú alcanza ya los cuarenta millones, argumentó.
   
La conexión de Santos a Ilo representará que la carga pueda llegar a un país como China en 42 días, frente a los 58 por el Cabo de Hornos o los 77 por el Canal de Panamá, agregó.
   
La autoridad destacó los acuerdos firmados con estos países vecinos y con Paraguay y Uruguay para impulsar el proyecto, con el fin de conectar el futuro ferrocarril a la hidrovía Paraguay-Paraná.
   
Además, Alemania, España, Suiza y Reino Unido están interesados en el proyecto boliviano y se espera que se una Rusia, subrayó.
   
Bolivia construye un tramo férreo de 148 kilómetros con una inversión de unos 217 millones de dólares que espera concluir en abril del próximo año, a la que tiene previsto sumar otros mil millones para otros cuatros tramos a construir en el país entre los próximos dos a tres años.
   
El ministro comparó estos datos con la posibilidad de una alternativa entre Brasil y Chile a través de Paraguay y Argentina, que aseguró que "no es una opción" comparada con la de Bolivia.
   
A su juicio, es solamente "una idea de proyecto", a la vez que recordó que la norte "cayó porque no tenía futuro".
   
La pasada semana Claros se reunió en La Paz con el ministro de Obras Públicas de Paraguay, Arnoldo Wiens, quien destacó la viabilidad del proyecto boliviano con un ramal al puerto fluvial de Carmelo Peralta en su país.