DINERO

Conoce a las 100 empresas que más pagan impuestos en Bolivia


El centenar de compañías líderes destinó más de Bs 25.223 millones para pagar sus impuestos el año pasado. Esa cantidad es mayor a los Bs 22.598 millones registrados en 2017y los Bs 23.774 millones de 2016


Pil Andina es una de la industrias que está en el top 10 de la lista del SIN
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

Hace 4 días

Las 100 empresas que más impuestos pagan en el país generaron el 60% de los Bs 42.121 millones de la recaudación total de 2018, según las cifras del Servicio de Impuestos Internos (SIN). Ese porcentaje es el mayor de los últimos tres años y el tercero más alto de las últimas cinco gestiones.

Y es que, el porcentaje de recaudación que representan el cetenar de mayores contribuyentes en 2017 y 2016 fue del 57% y el 58%, respectivamente. En tanto, en 2015 y 2014 esos porcentajes fueron del 65% y el 71,1%.

Con respecto a los sectores, los mayores contribuyentes de la pasada gestión corresponden principalmente a las actividades extractivas, bebidas, servicios financieros y comercio.



El 26% de esas firmas está ligada al sector industrial, el 23% al hidrocarburífero o energético, el 15% son entidades bancarias y el restante 36% se reparte entre automotrices, empresas mineras, compañías de telecomunicaciones, aerolíneas y aseguradoras.

Si bien el mercado de esas compañías abarca el territorio nacional, el 46% tiene a Santa Cruz como su base de operación; seguido de La Paz, con el 37% y Cochabamba, con el 11%.

Esa composición significa que el 94% de los principales contribuyentes del país tiene su sede en el eje central. Por su parte, Potosí, Chuquisaca y Tarija, se reparten el restante 6% de esta lista.

En cuanto al monto total que esas compañías destinaron a pagar sus impuestos el año pasado, éste superó los Bs 25.223 millones. Esa cantidad es mayor a los Bs 22.598 millones registrados en la gestión anterior y los Bs 23.774 de 2016. Sin embargo, es menor a los Bs 30.508 de 2015 y los Bs 35.370 de 2014.



A decir de Jorge Akamine, titular del Colegio de Economistas de Bolivia, la composición de las 100 empresas que más tributan revela la realidad económica del país, la cual tiene un alto componente extractivista.

Para el economista, sería ideal que el número de grandes contribuyentes aumente, especialmente de los del sector industrial. “El aporte de estas empresas es fundamental”, señaló.

Pablo Mendieta, subgerente del Centro Boliviano de Estudios Económicos-Cainco, indicó que en cualquier país es normal que las grandes empresas aporten la mayor parte de la contribución tributaria; sin embargo, a Bolivia le conviene que cada vez haya más compañías que aporten.

Para conseguir ese propósito, según el experto, es importante generar un ambiente propicio para que las firmas, en especial las pequeñas, ofrezcan algo nuevo al mercado y sean exitosas.

Aporte para el desarrollo

Formar parte de la lista de los 100 mayores contribuyentes de Bolivia es el reflejo del trabajo que realizan estas organizaciones, afirman sus ejecutivos.



Para Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), ser el mayor contribuyente del país significa haber realizado una gestión con resultados exitosos que permite generar el mayor volumen de ingresos para el Estado, lo que sin lugar a dudas posiciona a la firma como la que genera mayor contribución para el desarrollo nacional en términos económicos.

A YPFB le siguen en la lista YPFB Refinación y la Cervecería Boliviana Nacional (CBN). A decir de Ibo Blazicevic, gerente institucional de CBN, la compañía ha sido el pilar industrial más robusto de Bolivia, aportando al desarrollo del país, no solo a través del pago de sus impuestos y la generación de empleos, sino sosteniendo la identidad boliviana con el orgullo de la excelencia.

“Somos el principal contribuyente del sector privado desde la mitad del siglo pasado; en el último año fiscal, aportamos más de Bs 2.152 millones al Tesoro General del Estado. Estos recursos permiten fortalecer la inversión pública para que nuestra población tenga una mejor calidad de vida”, sostuvo Blazicevic.

Por su parte, Tigo (sexta posición) se enorgullece de generar un efecto multiplicador que favorece al desarrollo del país. “Nuestro objetivo es mejorar la vida de los bolivianos a través de la tecnología, contribuir a tener una ciudadanía mejor integrada y un país conectado al resto del mundo”, indicó Pablo Guardia, gerente general de la telefónica.

A decir de Guardia, el desarrollo de innovaciones y del capital humano, han sido clave para consolidar a Tigo como una compañía en constante crecimiento.

Otra industria del sector de bebidas que destaca en la lista es Embol (séptima del ranking). Su gerente nacional de asuntos públicos y responsabilidad social, Luis Lugones, indicó que tienen a la transparencia como modelo de negocio. Esa premisa, según el ejecutivo, motiva a la compañía a aportar significativamente al crecimiento de Bolivia, generando fuentes de empleo.

“También contamos con una gestión de sustentabilidad de largo aliento y de alto impacto social en las comunidades bolivianas. Nuestra responsabilidad es ser parte del sistema económico y social de Bolivia”, dijo Lugones.

En tanto, PIL Andina, otra firma que integra el top 10 (noveno lugar) es la principal industria de la lista con base en Cochabamba, y está comprometida a llevar alimentos a todo el país.

“Mostramos que nuestro modelo está alineado con la formalidad de la economía. El crecimiento de mercado significa mayor aporte tributario y esto es de beneficio para el país”, dijo Daniel Aguilar, gerente general de la marca.

Para el Banco Mercantil Santa Cruz (puesto 12), ser uno de los mayores contribuyentes del país es una tradición. “A lo largo de nuestra trayectoria, desde 1095, nos planteamos el desafío de trabajar con responsabilidad, entrega y mucha dedicación en beneficio de los bolivianos, un compromiso que hasta el día de hoy es la base de nuestro accionar y nuestro motor principal”, dijeron desde la institución financiera.

La entidad ha aplicado diferentes estrategias que le han permitido satisfacer las necesidades financieras de sus usuarios de forma integral y sostenida a escala nacional, entre ellas: ofrecer soluciones innovadoras, contar con procedimientos que se rigen bajo estrictos protocolos y estándares de seguridad y calidad.

Por su parte, Nuevatel PCS de Bolivia, que comercialmente opera bajo el nombre de Viva, es uno de los exponentes del sector telecomunicaciones (puesto 18).

“Somos una empresa boliviana y nos sentimos muy orgullosos de encontrarnos entre las compañías que más tributan al país, ya que eso quiere decir que, además de comunicar a los bolivianos entre sí y con el mundo con la mayor velocidad del mercado, Viva aporta al desarrollo nacional con el oportuno pago de impuestos, producto del importante movimiento económico que generamos”, sostuvo Pilar Soria, vicepresidenta ejecutiva comercial de la firma.

Dentro del apartado del sistema financiero, Banco Bisa es una de las cinco instituciones que más impuestos pagan, con un 0,4% (Bs 188,6 millones). Ejecutivos de la entidad expresaron que los indicadores son el reflejo de solidez y asistencia al aparato productivo nacional (donde se destina más del 60% de su cartera) y la promoción del desarrollo del país.

Para algunas empresas, como es el caso de Nibol (lugar 49), tributar es parte de su cultura de trabajo. Así lo indica Carlos Paz, presidente ejecutivo de la firma. “Es una gran satisfacción y nos llena de orgullo poder contribuir al crecimiento del país. Todos los días trabajamos para mejorar nuestros indicadores”, dijo Paz.

Los seguros y reaseguros también juegan un papel preponderante entre los mayores contribuyentes, siendo Credinform International (posición 87) una de las empresas más destacadas de ese sector. El gerente comercial de esa firma de capitales bolivianos, Juan Carlos Velarde, recalcó que la transparencia es uno de los atributos claves para posicionarse en la lista y la búsqueda diaria de mejora continua.

Lee más:

Modernización, clave para hacer crecer el volumen de operaciones

El sistema tributario, una ‘carga’ sin cambios hace 33 años



 




En esta nota