DIEZ

Fue un baile


Bolivia cayó sin discusión por 3-0 en el amistoso de visitante frente a Estados Unidos, que tuvo un dominio total del encuentro. Fue en el debut del venezolano César Farías al mando de la Verde

El capitán de Bolivia, Ronald Raldes, sale con todo para cortar un avance ante un rival que intenta frenarlo desde el suelo. La defensa boliviana fue superada
Escuchar el artículo Pausar Lectura

29/05/2018

Debut con goleada y ante un rival con varios juveniles. Esa es la estadística que deja el primer amistoso de la selección nacional bajo el mando del venezolano César Farías, técnico invitado por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). La Verde no hizo pie en la visita que realizó a Estados Unidos, en Filadelfia, donde el marcador final fue 3-0. 

La imprecisión fue el peor mal que tuvo Bolivia y ello pesó en la posesión del balón, ya que cuando lo tuvo apenas pudo cruzar la media cancha y en ocasiones ni eso. Luego con varios jugadores sin roce internacional en cancha el miedo hizo presa de ellos, y se notaba en el nerviosismo que provocaba que se pierdan balones a cada momento. Así, Bolivia dio demasiadas ventajas ante el dominio estadounidense. 

Para ambas selecciones, que no clasificaron para Rusia 2018, este fue el comienzo del trabajo con miras al mundial de Catar 2022. Bolivia, con un onceno en su mayor parte de jugadores de equipos que quedaron fuera de la fase final del torneo liguero, y Estados Unidos, con equipo de futbolistas jóvenes ganando roce internacional, con seis integrantes menores de 20 años. El de mayor edad del local fue Eric Lichaj, de 30 años.
Estados Unidos se mostró mejor de entrada con Tim Weah, del PSG y de 18 años, ingresando por derecha a cada momento ante la marca floja de Óscar Baldomar, que no aguantó ni un tiempo y fue cambiado. También hacía daño por el medio Christian Pulisic, del Borussia Dortmund y de 19 años, por su rapidez y técnica. Otro punto en contra de la Verde fue su lentitud. Su rival cada vez que aceleró lo superó en todo momento, aunque le faltó contundencia.

Dominio del local
Con la supremacía de Estados Unidos, que llegara la apertura del marcador era cuestión de tiempo. Los ataques del local se fueron dando continuamente por intermedio de Tim Weah, Joe Corona, Josh Sargent y Christian Pulisic. La más clara fue la de Weah, a los 9’, que terminó tapando Guillermo Viscarra. El primer gol llegó a los 37’ por intermedio de Walker Zimmerman, que aprovechó un centro para ganarle por arriba a Ronald Raldes y mandar el balón de cabeza a las redes. Así se fueron al descanso. 

En la segunda parte, Carlos Lampe le regaló el segundo gol a Estados Unidos. El arquero, que había reemplazado a Viscarra, intentó salir jugando con Luis Haquin, pero su pase fue interceptado por Josh Sargent, que luego lo encaró y definió, a los 52’. Era el 2-0, y al mal juego nacional se sumaba el error de Lampe.

Se consuma la goleada

Con una selección que solo atinaba a quitar el balón para perderlo inmediatamente, que llegara la goleada era cuestión de tiempo, y así se dio. Además, la Verde ya estaba resignada a la derrota y por ello como en todo el partido su reacción se resumió en acercamientos al arco rival y nada más.

A los 58’, se concretó la goleada. Antonee Robinson ingresó por izquierda para hacer un pase medido para que Tim Weah ingrese por el centro de la defensa y fusile a Lampe. Era el 3-0, resultado que luego no se movió porque Estados Unidos bajó un poco el ritmo y el juego de la Verde no daba para más. Quedan dos amistosos, y la selección de emergencia que convocó César Farías debe recuperarse de la goleada de anoche para encararlos de la mejor manera. El 7 y 9 de junio debe jugar en Austria ante Corea del Sur y Serbia, respectivamente. 

Pesaron inexperiencia y falta de roce en varios debutantes 
La derrota que sufrió anoche en Filadelfia la selección nacional se debió a varios factores, pero a diferencia de otras caídas tuvo mucho que ver la falta de roce y jerarquía internacional de varios jugadores.   

Los únicos con amplio recorrido en la Verde eran el arquero Carlos Lampe y el defensor Ronald Raldes; al resto le falta un largo caminar. Óscar Baldomar, Alexis Ribera, Ronaldo Sánchez, Luis Alí, Leonardo Vaca, Rodrigo Vargas y Rodrigo Rodríguez, por citar algunos, se estrenaban por primera vez.

En el primer gol soltaron la marca del jugador que cabeceó, en el segundo se equivocó Lampe en la salida regalando la pelota al rival que luego lo fusiló, y en el tercer tanto Carlos Áñez le regaló varios metros de distancia al delantero que levantó un centro libremente para que anotara Weah. 

Le queda mucho trabajo por hacer al técnico César Farías, aunque hay la esperanza de un cambio con la incorporación de otros jugadores que no pudieron acudir esta vez por estar con sus equipos disputando la fase final del torneo Apertura, entre ellos Juan Carlos Arce y Jhasmani Campos.

Para el DT era el riesgo que se corría en este encuentro 
El mal juego de Bolivia y la goleada a manos de Estados Unidos (3-0) sufrida ayer “era el riesgo que se corría”, afirmó César Farías, que fue designado como DT invitado por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para encarar tres amistosos. 

El entrenador se refirió al poco tiempo de trabajo que ha tenido al mando de la Verde. “Se corría el riesgo por el poco tiempo de trabajo y con jugadores solo de tres clubes y dos expulsados de los que disputan las finales del torneo (Fernando Saucedo y Ronald Raldes)”, afirmó el venezolano. 

Por estos problemas, Farías se quedó con ganas de revancha: “A mí me gustaría enfrentar de nuevo  a Estados Unidos en enero. Les aseguro que no nos pasarán por encima como ahora”.

Sobre los jugadores bolivianos, el técnico fue contundente al asegurar que hay material humano y que por ello tiene confianza en armar una buena selección. Para los siguientes dos amistosos puede haber nuevos convocados tomando en cuenta que Farías tendrá la chance de echar mano de los jugadores de otros equipos que ya quedaron fuera del torneo.  
 



 




En esta nota