BOLIVIA

Una mujer y su nena de 2 años que fueron al acto del MAS en Chimoré continúan desaparecidas


El sábado también perdió la vida una funcionaria del Ministerio de Justicia tras un accidente automovilístico antes de llegar al aeropuerto del trópico donde el MAS lanzó su binomio Evo Morales-Álvaro García


Cientos de personas llegaron hasta el Aeropuerto de Chimoré el sábado para el acto del MAS. Foto: Jorge Uechi
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

23/05/2019

Una madre y su hija de dos años continúan desaparecidas desde el sábado, cuando acudieron a la presentación del binomio del MAS en Chimoré, Cochabamba. No es el único caso que ensombrece el inicio de la campaña de Evo Morales y Álvaro García Linera, ese día también perdió la vida una funcionaria del Ministerio de Justicia cuando se dirigía al trópico cochabambino.

Sofía Torrez Rioja, de 32 años, y su nena Delia Vedia, de dos años, salieron el sábado por la mañana de su domicilio ubicado en Entre Ríos, en la provincia Carrasco (Cochabamba), rumbo al Aeropuerto de Chimoré y desde entonces sus familiares -que ya presentaron la denuncia por desaparición en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Shinaota- no han vuelto a saber nada de ellas.

Pascual Rioja, tío de Torres, indicó a EL DEBER que aún no tienen datos sobre el paradero de su sobrina. “La última vez que las vieron estaban retornando a Entre Ríos”, cuenta, en un contacto telefónico.



La última vez que su tío conversó con Sofía fue el sábado por la mañana y luego no tuvo más contacto. La desaparecida fue en representación del mercado 6 de Agosto a la concentración del MAS junto a su tía, pero luego se "separaron al momento de registrarse en las listas de asistencia".

Denuncia de la desaparición de Sofía y su hija:

Rioja lamenta que su sobrina, por la prisa para salir de su casa al evento del MAS, dejó su teléfono olvidado. Dice que ya acudieron a la Policía y a los medios de comunicación del Trópico cochabambino para pedir ayuda, pero hasta ahora no han recibido una señal positiva de la madre y de su nena. Pidió a la población, en caso de tener datos de ellas, comunicarse a estos números 678 78011 y 743 44903.

El beniano que estaba desaparecido llegó a su casa

Oscar Arrázola Vaca (56) también viajó hasta Chimoré con una delegación de la Gobernación de Beni, pero a la hora de retornar nadie advirtió de su ausencia y los familiares del desaparecido se enteraron del caso recién el lunes, cuando fueron a buscarlo a su trabajo, pero no lo encontraron.



Arrázola es discapacitado de la vista y de un brazo y trabaja en una entidad dependiente de la Gobernación del Beni, que está en manos del MAS. EL DEBER contactó, vía telefónica, a su hermana Melania Arrázola, quien confirmó que ya encontraron su ser querido.

Llegó a Entre Ríos caminando desde Chimoré, luego pidió ayuda ante la Alcaldía de ese municipio, donde durmió. Un grupo de transportistas reunieron dinero para su pasaje y así pudo viajar a Bulo Bulo, luego a Santa Cruz y finalmente a Trinidad”, explicó.

La mujer lamentó que la delegación con la que fue no lo haya buscado para retornar e intuye que su ser querido se perdió en medio de la multitud en la pista del Aeropuerto de Chimoré.

La funcionaria fallecida

El caso de Milenka Karen Arteaga, funcionaria del Ministerio de Justicia, es el que tiñe de luto el inicio de la campaña del MAS. La joven murió tras un accidente automovilístico antes de llegar a la concentración. Este miércoles, en su funeral, su esposo que también es empleado público, aseguró que viajó por convicción hasta Chimoré y no por obligación.

Con esta declaración el viudo intenta acallar las críticas de opositores como el diputado Tomás Monasterio, de UD, que opinó que este caso amerita una investigación porque durante la semana anterior surgieron denuncias de que los funcionarios de ministerios y de la Asamblea Legislativa fueron obligados a participar de la concentración en el trópico de Cochabamba.



“Lamentamos la pérdida de una vida humana, sea del partido que sea, pero el único responsable es el abuso del MAS porque obligaban a los funcionarios para que participaran con sus recursos a estos actos públicos”, señaló el legislador opositor.

A decir de Monasterio, si Arteaga se hubiera quedado el fin de semana en casa, con su familia, seguramente no habría ocurrido este tipo de desgracia, expresó. “Este es un hecho lamentable y el único responsable es el Gobierno”, insistió el parlamentario.

MÁS SOBRE EL TEMA:



 




En esta nota