BENI

Trasladan a Trinidad a brasileña para evitar contacto con acusados


La orden del juez Raúl Zárate tomó por sorpresa a los uniformados de la carceleta de Rurrenabaque. Los ocho policías sindicados que están detenidos dicen ser inocentes


La brasileña conversó con algunas personas hace unos días en la Policía de Rurre. Ayer fue llevada a Trinidad
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

17/03/2019

En silencio y casi a escondidas, policías trasladaron ayer a la ciudadana brasileña E.C.A. de Rurrenabaque a la cárcel de Trinidad. La privada de libertad denunció ser víctima de violaciones por parte de ocho policías, los cuales guardan detención por orden judicial luego de haberse hecho público el caso.

Aproximadamente a las 14:30, el capitán Mauricio Alcoba en compañía de otros oficiales, trasladaron a la mujer al penal en Trinidad. La orden del juez Raúl Zárate Condori tomó por sorpresa y de manera casi improvisada se efectuó el traslado.

“Al solicitar la detención preventiva de los imputados en las mismas celdas del puesto policial donde aparentemente sucedieron los abusos y velando por el principio de legalidad, está prohibido que la víctima permanezca en el lugar de los hechos, es que el juez determinó el traslado de la interna, como una medida de protección”, manifestó a EL DEBER el fiscal, Orlando Aramayo.



El viernes, EL DEBER intentó dialogar con la brasileña, pero se informó de que por motivos de investigación no se podía tener contacto con la privada de libertad. Otros medios de comunicación de la ciudad de Rurrenabaque se quejaron porque no se permitió dialogar con la reclusa ni verificar en qué estado se encuentra.

El proceso será en Trinidad

La mujer debe cumplir una sentencia de tres años por los delitos de hurto y evasión. Se informó de que solo lleva un año de condena y, debido a los acontecimientos de los cuales fue víctima, no se descarta que sea extraditada a su país.

La medida del traslado, según explicó el fiscal, tiene como finalidad continuar con la investigación en la capital beniana a raíz de que en Rurrenabaque no se tiene la logística para llevar adelante exámenes periciales y sicológicos sobre el hecho de la violación. “En Trinidad, la interna será sometida a estudios sicológicos y a una serie de pericias. Además, allá, la afectada tendrá acceso a una defensa pública, porque aquí en Rurrenabaque no tenemos abogados del Estado”, acotó. El mismo fiscal señaló que hay una posibilidad que la embajada de Brasil tramite su extradición.

“La extradición dependerá de la solicitud que hagan sus abogados y la embajada del vecino país, luego el juez evaluará y se emitirá una respuesta”, afirmó. La reclusa, que no cuenta con familiares en Bolivia, por el momento no puede tener contacto con nadie que no sea su abogado, pues el caso fue declarado en reserva. Los fiscales investigadores son Orlando Aramayo, Jenny Vaca y Shirley Camacho, quienes creen que hay indicios de las violaciones.



En entredicho

La Embajada de Brasil advirtió que al no habérsele informado sobre la detención de la ciudadana brasileña en Rurrenabaque, que fue víctima de violación de policías, el Estado boliviano habría incumplido la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares. La posición de la Embajada de Brasil se manifestó en una nota enviada al senador Yerko Núñez, al que se le agradece por haber revelado el caso de la ciudadana brasileña detenida hace más de un año en Rurrenabaque.

“Ni la Embajada de Brasil en la Paz ni los consulados de Brasil en Bolivia estaban informados sobre el caso. Eso en aparente disconformidad con el artículo 36 de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, en el cual se determina la comunicación, sin dilatar, de las detenciones de nacionales extranjeros de modo de permitir la debida asistencia consular”, dice la nota firmada por el embajador Octavio Henrique Cortes.

El senador Núñez calificó de grave esta situación, porque se debía comunicar de la detención de la brasileña inmediatamente a su consulado. Indicó que está preparando una petición de informe escrito para que la Cancillería explique por qué no se avisó al país vecino sobre el hecho.

LOS OCHO POLICÍAS SINDICADOS AFIRMAN QUE NO HUBO VIOLACIÓN

Juan Edwin Quispe, Mario Efraín Quispe, Lucio Aduviri Chávez, Luis Alfredo Ballesteros, Eddie Teófilo Condori, Roberto Carlos Rodríguez, Omar Agustín Aliaga y Eliseo Cachaca, son los policías detenidos preventivamente acusados de haber violado a una reclusa de nacionalidad brasileña en Rurrenabaque. El viernes, en la audiencia cautelar, los ocho imputados señalaron ser inocentes de los cargos por los que se los acusa. Sin embargo, el fiscal Orlando Aramayo explicó que hay indicios contra los sindicados sobre el hecho que se indaga.



“Al hacer la recolección de todos los elementos, se tiene la convicción para indicar que hubo un delito por el cual se emitió la aprensión a los agentes. Ya no estamos en una etapa preliminar, ingresamos ahora a la etapa preparatoria”, explicó Aramayo. La audiencia duró 12 horas, tras las cuales el juez dictó la detención preventiva de los implicados, que reciben la visita de sus familiares en una celda.