POLÍTICA

Se frustra nuevo intento de diálogo y la Policía reprime a galenos en Paila


Por segundo día consecutivo, la Policía reprimió a los galenos que bloqueaban la carretera en Puerto Paila. Hoy se anuncian nuevas protestas; transportistas marcharán con sus camiones y los odontólogos cerrarán sus consultorios

El bloqueo en Pailón derivó en protestas. Foto: Jorge Uechi
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

29/12/2017

En una segunda jornada violenta, un nuevo intento de apertura del diálogo entre el Gobierno y los médicos se diluyó cuando el ministro de la Presidencia, René Martínez, reiteró que la condición para sentarse con los galenos a discutir sus demandas es que se suspenda el paro indefinido y se restituya la atención a los pacientes. Para hoy se anuncian nuevas medidas de presión, ya que el sector del transporte pesado tiene previsto realizar una marcha, mientras los odontólogos anunciaron que cerrarán sus consultorios por 24 horas y los ingenieros llevarán a cabo la marcha de los ‘cascos blancos’.

Ayer, la dirigencia del sector envió una carta al presidente, Evo Morales, en la que comunicaban que aceptaban el diálogo, aunque sin suspender las medidas de presión, la misma que tuvo la respuesta casi inmediata del ministro de la Presidencia, quien reiteró que la condición para que se pueda dar ese encuentro es que se levante el paro. “Para dar viabilidad plena a esta mesa de diálogo el Gobierno garantiza, compromete, una vez que haya la suspensión de estas medidas de presión y la atención inmediata de los pacientes, abrir la mesa del diálogo para discutir toda esa agenda propuesta por tiempo y materia y fijar procedimiento señalando el lugar, el día y la hora de este evento”, dice la respuesta del Gobierno a la carta de los galenos.  

Martínez aseguró que el Gobierno siempre ha estado dispuesto al diálogo, pero remarcó que no se pueden reanudar las negociaciones cuando se han suspendido 8.000 cirugías en todo el país durante los 35 días de huelga, cuando se suspenden 38.000 consultas por día y cuando más de 890.000 enfermos están esperando por atención.



Dos horas antes, el presidente del Colegio Médico de Bolivia, Aníbal Cruz, había informado de que el sector aceptaba la invitación pública al diálogo que hizo el vicepresidente, Álvaro García Linera, como una muestra de apertura de llegar a un consenso para resolver el conflicto, iniciado hace 37 días. Sin embargo, esto quedó en fojas cero con la respuesta del Gobierno. 

Represión en Paila

Entretanto, en Puerto Paila los médicos que mantenían bloqueada la ruta a la Chiquitania y Trinidad, fueron reprimidos  otra vez por la Policía, que hizo uso de sus agentes químicos para restituir el tránsito vehicular. 

La intervención policial ocurrió cerca de las 17:00, después de que unos 500 efectivos llegaran hasta el lugar y ante la negativa de los galenos de suspender el bloqueo, les echaron gases. 

En su intento de escapar, los galenos se refugiaron en las viviendas cercanas. Videos muestran cómo los médicos se tiraron en el piso para evitar la inhalación de los agentes químicos,  lo que no fue posible porque una densa nube de gases cubrió el ambiente. 

Las ambulancias tuvieron que trasladar a algunas personas que se desvanecieron por los gases y a otros que resultaron heridos. Una de las más graves es una  mujer que sufre de diabetes, que tuvo que ser trasladada al hospital Japonés.

Al final de la jornada, el jefe policial, Alfonso Siles, negó excesos por la parte de los efectivos e informó de que son cinco los arrestados. El presidente del Colegio Médico Departamental, Henry Montero, reprochó la acción policial, al indicar que la protesta era pacífica.

Ayer, los dirigentes del transporte pesado de Santa Cruz anunciaron que  a partir de hoy se sumarán a las movilizaciones de los médicos, porque “no es posible que el Gobierno no escuche al pueblo”, dijo Juan Yujra, dirigente del sector.  No descartan bloqueo de carreteras desde la próxima semana si no se modifica la nuevo código penal. 

Los odontólogos también anuncian para hoy el cierre de consultorios, por 24 horas, en protesta por la violenta represión que sufrieron sus colegas y en rechazo al artículo 205.

Buscan cambiar el sistema

Por otra parte, el vicepresidente García Linera explicó que la cumbre de salud que propuso el miércoles el presidente Evo Morales buscará un cambio del sistema de salud, en el que se invirtió mucho dinero y no funcionó, y crear un servicio que sea paralelo al de las cajas de salud, pero con mejor atención y presupuesto. Adelantó que la discusión de fondo en esa cumbre será quién tendrá el control mayor: Gobierno, gobernaciones o alcaldías, pues, pese a que se multiplicaron un 700% los recursos y se redobló el personal, eso no se nota porque hay mala administración.

“El presidente hizo una propuesta muy fuerte. Se trata de reestructurar todo el sistema médico, no de resolver un artículo acá y medio decreto allá, sino de cambiar todo porque el sistema vigente hoy no funciona y miren cuánto dinero metimos”, expresó.

García reseñó que, en los últimos 12 años, el presupuesto asignado a  salud se incrementó un 700%. “Hemos pasado de destinar Bs 2.773 millones el 2005 a Bs 18.805 millones  para el 2018, invertidos en infraestructura, sueldos, bienes y servicios y otros requerimientos médicos”.



Gobernación y Alcaldía  cruceña aseguran que destinan buena parte de su presupuesto a salud
El secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, defendió ayer el sistema de salud actual indicando que se ha demostrado que funciona, pero para mejorarlo es necesario que el Gobierno asigne un mayor presupuesto y asuma su responsabilidad en la dotación de ítems.

La ministra de Salud, Ariana Campero, indicó que la cumbre de salud, convocada por el presidente Evo Morales, servirá de escenario para impulsar cambios estructurales en el sistema, que hoy muestra falencias, entre ellas el hecho de que es manejado por varias cabezas. Actualmente y, según lo que dispuso por la Ley Marco de Autonomías, el primer y segundo nivel de atención es responsabilidad de las alcaldías, el tercer nivel de las gobernaciones y la dotación de ítems, del Gobierno.

“La Gobernación ha mejorado mucho los hospitales, pero ya no puede más porque el Gobierno nunca le traspasó recursos. Si el Gobierno pretende modificar el sistema, que lo haga, pero si no pone recursos todo seguirá igual. El tema aquí es presupuesto”, dijo Urenda. Agregó que la Gobernación invierte el 30% de su presupuesto en salud, lo que significa Bs 350 millones, de los cuales 160 millones se van a ítems. Hizo notar que el Gobierno solo destina un 4% de su presupuesto en salud.

En esta misma línea, el secretario de Salud de la Alcaldía, Fernando Mustafá, indicó que el mejoramiento del sistema de salud pasa por un mayor presupuesto. No obstante, asegura que la comuna cruceña ha demostrado que el sistema funciona, prueba de ello es que el primer y el segundo nivel realizan 4,5 millones de prestaciones de salud anuales. Agregó que la Alcaldía  destina el 46% de su presupuesto a salud, que son Bs 700 millones anuales. De esos, 200 millones a cubrir salarios en los centros.



 




En esta nota