SANTA CRUZ

Santa Cruz da ejemplo de firmeza, pese a la gasificación


Vecinos bloquearon calles con lo que tuvieron a mano para apoyar el paro cívico. La jornada transcurría de forma pacífica, pero en horas de la tarde subió la tensión

En la zona norte se registraron los hechos más conflictivos. Policías gasificaron a grupos de bloqueadores en la intersección de la avenida Cristo Redentor con el 8.vo y el 7.mo anillo
Escuchar el artículo Pausar Lectura

22/02/2018

Santa Cruz amaneció bloqueada y bajo el estruendo de petardos en  diferentes puntos de la ciudad. La protesta ciudadana se mantuvo firme, pese a los enfrentamientos con la Policía y gasificación que se suscitaron en algunas zonas.

Miembros del Comité Cívico y de diferentes plataformas ciudadanas, además de vecinos, salieron a las calles cruceñas a hacer escuchar su voz  con un rotundo “No a la repostulación del presidente Evo Morales”.

La jornada transcurría de forma pacífica, pero en horas de la tarde se tornó violenta.

La Policía intervino en al menos cuatro puntos de la ciudad. La zona norte fue la más  convulsionada, mientras que el resto de las calles de la capital cruceña se vieron trancadas con vehículos, piedras, palos y cualquier objeto que impidiera el paso de los motorizados en los barrios.

Los enfrentamientos

La movilización ciudadana, que se desarrolló con normalidad y sin hechos de violencia durante casi toda la jornada, tuvo su punto negro tras la gasificación de un grupo de bloqueadores, en su mayoría mujeres, que estaban en el 8.vo anillo y avenida Cristo Redentor, en el ingreso a El Remanso.

Hasta allí llegó un fuerte contingente policial, a la cabeza del subcomandante departamental, Igor Echegaray. Luego de conversar con los movilizados y conseguir que los numerosos buses de transporte interdepartamental pasen ese punto de bloqueo sin grescas ni enfrentamientos, de manera sorpresiva los agentes policiales volvieron sobre sus pasos y gasificaron a las personas.

La acción se repitió poco después en el séptimo anillo de circunvalación y la reacción de la gente fue contundente.

Cientos de jóvenes, hombres y mujeres, llegaron hasta el lugar y se pusieron en vigilia ante el rumor de que los policías tenían órdenes superiores de intervenir por la fuerza los bloqueos y dejar los caminos expeditos.

Los movilizados llevaron llantas, les prendieron fuego y se apertrecharon para lo que parecía ser inminente; sin embargo, poco después de las 16:00 y poco más de dos horas después de las gasificaciones que provocaron la molestia, la gente se calmó, los policías se replegaron y la medida de presión nacional se cerró como se inició, sin mayores sobresaltos.

“Nosotros hablamos con la Policía y asumimos el compromiso de darles comida a los pasajeros que estaban en las flotas paradas y cumplimos. Abrimos el paso para que pasen muchas flotas y camiones escoltados por los policías. Una vez que pasaron los policías regresaron y nos gasificaron. Eso nos parece una torpeza y abuso, y por eso volvimos a bloquear porque no respetaron a mujeres y niños que estaban en el lugar”, contó un joven mientras cargaba una bandera nacional en el séptimo anillo de la carretera al norte. Una mujer manifestó su protesta e impotencia: “Los vecinos de estos barrios salimos para bloquear. Pedimos que nos dejen protestar ejerciendo nuestro derecho, pero los policías nos gasificaron sin ninguna razón”.

En el séptimo anillo quedaron parados numerosos buses de flotas que no lograron pasar. Casi todos estaban vacíos, pues los pasajeros que venían del interior se vieron obligados a bajarse y a caminar con sus equipajes.

El punto de acuerdo

Tras la gasificación  que encendió los ánimos de los manifestantes, el vicepresidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, acudió a la zona y dialogó con bloqueadores del séptimo anillo, a los que les pidió calma.

Camacho tomó contacto con el comandante de la Policía, Alfonso Siles, para pedirle que no se use la fuerza, ante rumores de otra gasificación. El cívico  expresó que el bloqueo era pacífico y Siles aseguró que no había razón de ninguna intervención.

Las versiones en sentido de que los vidrios de las ventanas de numerosos buses de transporte interdepartamental que estaban varados en el séptimo anillo habían sido destrozados a pedradas por los bloqueadores quedaron desestimadas después de la verificación en los lugares.

 

Manifestantes quemaron llantas para hacer sentir su protesta en la vía al norte. Al fondo, varios buses varados esperaban que les dejen pasar


 




En esta nota