BOLIVIA

La Policía aprehende a dos dirigentes cocaleros de los Yungas


Sergio Pampa se había declarado en la clandestinidad al considerarse un perseguido político del Gobierno. Es acusado de homicidio. A su vez, Saúl Tito Apaza, que también fue detenido en esta jornada, es investigado por portación de explosivos


Fue detenido cerca de la plaza Riosinho en La Paz. Se declaró en la clandestinidad porque se considerada perseguido político. Foto: ANF
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

24/07/2019

Sergio Pampa, dirigente de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) de los Yungas, fue detenido por la Policía este miércoles en la sede de Gobierno. La misma suerte corrió Saúl Tito Apaza, otro líder cocalero de esta región. Los agentes fueron hasta La Asunta, un municipio paceño ubicado en la provincia Sud Yungas, para aprehenderlo por supuesta posesión de dinamita.

Omar Durán, que defiende a ambos cocaleros, informó que Sergio Pampa fue capturado por la plaza de Riosinho, en la ciudad de La Paz, por personal de Inteligencia de la Policía que, aparentemente, le hizo un seguimiento desde ayer martes.

Pampa, según publica el diario paceño Página Siete, tiene al menos cinco procesos iniciados por el Gobierno. El primero, por la presunta emboscada y ataque armado contra policías en localidad de La Asunta, en agosto de 2018, que dejó un policía fallecido y siete heridos.



También es investigado por supuestas agresiones físicas al director de la Dirección General de Comercialización e Industrialización de la Hoja de Coca (Digcoin), Martín Serrudo, el 9 de febrero en la comunidad La Calzada, La Asunta. Pampa no se presentó a brindar sus declaraciones en torno a este caso, por lo que se dictó una orden de aprehensión en su contra.

El tercer proceso radica en el Juzgado Tercero de Instrucción Penal Cautelar. La cuarta acusación a este dirigente está relacionada con la muerte de Eduardo Apaza, secretario de Hacienda del Consejo de las Federaciones Campesinas de los Yungas de La Paz (Cofecay) en La Asunta, hecho registrado también en junio.

Omar Durán, en contacto con la Agencia de Noticias Fides (ANF), explicó que el quinto proceso, radicado en los Yungas, involucra a los principales líderes del movimiento cocalero yungueño porque se opusieron a la ley de la Coca que legalizó los cultivos de coca de Chapare, bastión político del presidente Evo Morales, y detrás de ello está el Gobierno.

Pampa se había declarado en la clandestinidad, porque se considera un perseguido político del Gobierno, pero fue aprehendido este miércoles.



Detenido por portación de explosivos

Saúl Tito Apaza, otro dirigente cocalero de los Yungas, también fue aprehendido por la Policía este miércoles y trasladado a la Felcc en La Paz para que explique ante las autoridades por qué tenía dinamita en su poder.

El abogado Durán le dijo a ANF que Apaza el hombre es acusado de la presunta comisión de los delitos de lesiones graves y leves, amenazas, allanamiento de domicilio, daño calificado, robo agravado, fabricación, comercio y tenencia de sustancias explosivas.

La orden de aprehensión fue emitida por el fiscal Reynaldo Balderrama y en las próximas horas este líder cocalero de Yungas será llevado ante un juez cautelar para que defina si lo envía a prisión o lo libera.

Durán explicó que el Ministerio Público sigue este proceso porque durante un bloqueo, en febrero de este año, la vivienda de una persona que figura como denunciante fue incendiada.

A decir del jurista, los procesos contra los dirigentes de Adepcoca tienen un trasfondo político y el objetivo es descabezar a dicha organización.



Entre los dirigentes de Adepcoca que están siendo procesados por la justicia se encuentran Franclin Gutiérrez, detenido preventivamente en la cárcel de San Pedro hace casi un año, y Sergio Pampa, que fue capturado este martes y se encuentra a la espera de su audiencia cautelar.

Esta casa periodística intentó contactarse con Durán para conocer la situación de los líderes cocaleros; sin embargo, su asistente explicó que se encontraba con los aprehendidos en oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en La Paz.

También te puede interesar:



 




En esta nota