BOLIVIA

La oposición enseña sus grietas de cara a los comicios de 2019


La oposición tiene cuatro perfiles: Rubén Costas, Carlos de Mesa, Luis Revilla y Samuel Doria Medina. Ninguno oficializa su candidatura y la cohesión se escapa. El MAS admite que la dispersión del voto le favorece

En 2017, el 'G6' se reunió para defeder la democracia. Hoy están divididos
Escuchar el artículo Pausar Lectura

23/09/2018

El anhelo de unidad en la oposición se esfuma. Evo Morales nuevamente se enfrentará contra un mismo discurso, pero dividido. El Movimiento Al Socialismo (MAS) se alegra porque sus contrincantes tienen una riña interna por impulsar un candidato único, algo que aparentemente no sucederá por las grietas que muestran sus oponentes de cara a las elecciones de 2019. Al menos, tres frentes fuertes estarán en carrera contra el MAS. Y hay otros que intentan armarse.

El expresidente Carlos de Mesa es la figura codiciada. Esperan que oficialice su candidatura, algo que puede cambiar las sonrisas oficialistas por ceños fruncidos de preocupación. La exautoridad no hablará de política hasta conocer el fallo de la Corte Internacional de Justicia sobre la demanda marítima, que será el 1 de octubre. Hay dos políticos que lo tienen dentro de sus planes y por eso agilizan los diálogos. Rubén Costas, del Movimiento Demócrata Social, y Luis Revilla, de Soberanía y Libertad (Sol.bo), esperan esa decisión.

Revilla tiene la idea clara. O al menos no quiere hablar de “juntuchas” y perfila, por el momento, alianzas. Mira a Santa Cruz y La Paz, es decir, a Costas y a De Mesa. Por ahora está, aparte del trabajo de gestión, en la labor jurídica para que su personería alcance el rango nacional, lo que le permitiría ser candidato o al menos entrar en acuerdos. “ En el transcurso de los siguientes días y siguientes semanas seguramente se intensificarán conversaciones, no se olvide que hasta mediados de octubre inicialmente tienen que definirse alianzas”, remarca el alcalde de La Paz.

No quiere hablar directamente de Costas o de De Mesa, pero admite reuniones sin la idea de impulsar candidaturas. También habla de un gobierno posterior al del MAS. “Un gobierno post-MAS tiene que ser un gobierno fuerte y tiene que ser un gobierno que trabaje por el futuro del país, no que pretenda retornarnos al siglo pasado”, destaca.

Otros personajes de oposición miran de reojo este panorama. Jaime Paz Zamora, quien dijo que prefiere un país democrático aunque sin mar, no se anima a medir fuerzas con otros, al menos por ahora. El expresidente está enfocado en la defensa del voto del 21 de febrero de 2016, día que se negó la repostulación de Evo Morales y Álvaro García.

“No quiero entrar en especulaciones; ahora solo hay especulaciones y no hay nada oficial. Nos debemos dedicar a la defensa de nuestro voto, eso es más importante a estas alturas y evitar que Evo Morales sea candidato el año que viene”, dijo, aunque gente de su entorno dice que el expresidente planea postularse con sigla ajena.

También Tuto Quiroga dice que no quiere “electoralizar” el debate. “No hablaré de un tema que el MAS empujó para borrar la defensa del voto del 21-F. El MAS proyectó electoralizar este tiempo y lo está logrando”, dijo.

Un solitario opositor será Félix Patzi, gobernador de La Paz. Ayer presentó las firmas al TSE para que su partido, el Movimiento del Tercer Sistema (MTS), pueda ser una organización política de alcance nacional. La idea es llevar a Patzi, exaliado de Evo, a la arena electoral. “Nosotros ratificaremos ir a las primarias de forma independiente, sin alianzas con partidos de derecha o el MAS, pueden sumarse todos, agrupaciones, colectivos, organizaciones sociales, porque este partido es de la gente, de nuestras organizaciones”, así de claro fue el gobernador paceño.

En el MAS esta situación causa alegría. El vicepresidente Álvaro García admitió que al oficialismo le conviene que la oposición vaya dividida a las elecciones. Por ahora ese deseo se está cumpliendo. “Cuantos más partidos, mejor para nosotros, somos los más interesados en que haya partidos con personería nacional porque así el voto opositor se dispersa”, reveló la autoridad.

Mientras que el senador Pedro Montes, jefe de bancada del MAS en la Cámara Alta, dijo que la oposición no logrará unirse por “intereses personales” que “reinan” al momento de negociar.

“La oposición no mira intereses nacionales, mira sus propios intereses. Y mientras eso pese más, no habrá alianzas. Además, la oposición no tiene un proyecto, un programa, solo quieren unirse contra Evo Morales por unirse”, consideró Montes.

Su colega opositor Arturo Murillo pidió tranquilidad y señaló que hay tiempo para organizar un bloque único de oposición. Al final, le pidió a Revilla que diga si es opositor u oficialista.

Será la quinta vez que Evo Morales -si no lo impide el ente electoral- se enfrente a una oposición fragmentada. Pasó en las cuatro elecciones anteriores, en las que figuras como Quiroga y Doria Medina no tuvieron éxito en las urnas. El 2019 el oficialismo tendrá al menos cuatro figuras contrincantes.

Óscar Ortiz, senador de Unidad Demócrata (UD) y alto dirigente demócrata, no ve conveniente sumar muchas figuras opositoras en un solo bloque. No quiere dar nombres de los que estarán fuera del proyecto de Demócratas, pero, para él, en ese plan está De Mesa, Revilla y Samuel Doria Medina, con quienes hubo charlas. Los demás opositores no están en planes de Demócratas.

“Cuando el gobernador (Rubén Costas) mencionó con quién está conversando, mencionó tres nombres, no mencionó 20, no mencionó 50, eso ya le da una idea de más o menos por dónde nosotros creemos que podrían encontrarse las coincidencias. Él dijo que había tenido conversaciones y pensaba seguir teniéndolas en el futuro con líderes políticos y mencionó tres nombres: Carlos de Mesa, Samuel Doria Medina y Luis Revilla”, remarcó Ortiz.

El tercero de la estrategia es Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional (UN). El empresario quiere medir al candidato único de oposición en las primarias del 27 de enero de 2019 y ve a Revilla como un líder regional con peso solamente en la sede de Gobierno. “Seríamos muy tontos para llevar dos o tres candidatos. Las primarias servirán para depurar y ver quién tiene más apoyo”, dijo el opositor a EL DEBER Radio.

Solidaridad con Sol.Bo

El jueves, su partido político, UN, se solidarizó con Sol.Bo por la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de paralizar el trámite de personería jurídica de la agrupación de Revilla. Al final de un comunicado instó al alcalde de La Paz a sumarse al bloque único con el objetivo de vencer al MAS.



 




En esta nota