BOLIVIA

La medida sobre el 21-F se afina para reforzar La Paz y conseguir el cierre de las fronteras


Sectores que anunciaron apoyo presentaron divisiones y problemas que ponen en riesgo y debilitan su participación

La asamblea de la paceñidad, realizada anoche, definió que los vecinos bloquearán y posteriormente marcharán por la ciudad.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/02/2018

En la previa a las movilizaciones por el 21-F, los cívicos pelean para lograr que su protesta, que demanda el respeto al referéndum que le dijo No a una nueva postulación del presidente Evo Morales crezca. El centro de esa pugna está en  La Paz y en el cierre de las fronteras.

El presidente del Comité Cívico Paceño, Antonio Alarcón Daza, explicó que el concurso de los universitarios de la UMSA, de los dirigentes cocaleros de Yungas y de funcionarios de la Alcaldía de La Paz serán puntas de lanza.

Alarcón había manifestado que los funcionarios de la Alcaldía saldrán a las calles a protestar. Tras la asamblea de la paceñidad, el alcalde Luis Revilla señaló que los vecinos bloquearán por la mañana y en la tarde marcharán a una concentración en San Francisco. Dijo que “las movilizaciones no tendrán tinte político de ningún tipo”.



Los cocaleros estaban listos, pero la división y las pugnas internas se consolidaron el fin de semana, y por motivos ajenos al 21-F iniciaron bloqueo de caminos. El dirigente Juvenal Mancilla señaló: “Ahora  la iniciativa es que un grupo se quede en el bloqueo y otro vaya a la movilización en La Paz”, aseveró y admitió que por esta circunstancia el apoyo se verá disminuido.

El consejo universitario de la Universidad Mayor de San Andrés definió que los docentes y universitarios de esa casa de estudios superiores participen en la jornada del 21. Pero el rector Waldo Albarracín denunció que grupos afines al MAS planean tomar las instalaciones para evitar que eso suceda.

“Ellos se reunieron y resolvieron atacarnos. Nosotros  tenemos convicción pacífica, pero si realizan acciones de violencia, la comunidad universitaria asumirá el derecho a la defensa. Que el Gobierno y la Policía no lo permitan”, acotó.

La semana pasada, los cívicos anunciaron que el 21 de febrero se producirá un cierre de fronteras que sería histórico.



El presidente de la cámara boliviana de transporte nacional e internacional, Gonzalo Baldivieso, dijo a este medio que nada se había  definido. El presidente del comité ejecutivo del transporte nacional, Edgar Tola, condicionó su apoyo al 21-F a que el Gobierno atienda sus demandas y le dio hoy como plazo.

Dirigentes del transporte pesado en Santa Cruz quemaron muñecos de sus dirigentes, y garantizaron que cerrarán la frontera con Brasil, como en las salidas a Argentina desde Tarija.



 




En esta nota