BOLIVIA

La detección de falsos militantes salpica a las primarias


El MAS reconoce que existen irregularidades pero se opone a suspender las elecciones de enero. La oposición pide una auditoría al padrón


Los vocales del Tribunal Supremo Electoral deslindaron responsabilidades ante la polémica por los registros de militancia partidaria. Foto: APG/ Archivo
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/11/2018

La detección de militantes inscritos sin su conocimiento ha salpicado las primarias para las elecciones de 2019, hasta el punto de que tanto el oficialismo como la oposición reclamaron hoy que se depuren responsabilidades.
   
El Tribunal Supremo Electoral de exhortó a  los electores que averiguen primero si es que si están registrados en algún partido y que puedan anular su inscripción si se hizo sin su consentimiento.
   
La presidenta de la Cámara de Diputados de Bolivia, Gabriela Montaño, declaró a los medios que su partido, el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), ya denunció hace mes y medio irregularidades.

 "En su gran mayoría son registros antiguos, desde 1991 hasta mitad de 2018", advirtió, anteriores al inicio del proceso de primarias, que concluirá a finales de enero del próximo año con la proclamación de candidatos para las elecciones de octubre de 2019.
   
Montaño lamentó que las denuncias sean numerosas, porque "no son casos aislados", y expresó su preocupación porque los datos de ciudadanos pudieron haber sido recabados "de manera irregular" de registros "de todo tipo" de entidades públicas y privadas.
   
La autoridad reclamó "acciones legales", porque "están lloviendo las denuncias" de militantes del MAS registrados también en otros partidos, pero calificó de "absurdo" el suspender las primarias y pidió a la oposición que no intente "boicotear" este proceso.
   
Al respecto, comentó que estas irregularidades no hubieran trascendido si no fuera por las primarias, que por primera vez se celebran en el país, y recordó que por ley solo es válida la última inscripción, en caso de duplicidad en varios partidos.

Por su parte, el expresidente de Bolivia y candidato por la alianza Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, alertó de que "la gran cantidad de denuncias de registros irregulares" pone en duda "la confiabilidad del padrón de militantes, lo que puede afectar la legitimidad de las elecciones primarias".
   
"Para garantizar la transparencia, el padrón debe ser confiable y la enorme cantidad de reclamos ciudadanos sobre inscripciones falsas puede poner en duda este requisito", sentenció en un comunicado.



Por ello, demandó una investigación urgente, al considerar que "no es suficiente con poner a disposición de la gente la posibilidad de renunciar o anular una inscripción falsa".
   
"Se debe investigar cada caso, identificando claramente a los responsables de adulteración o falsificación de documentos o de registros, y procesarlos por los delitos que corresponda", recalcó.
   
El opositor Samuel Doria Medina, líder de Unidad Nacional, aseguró en Twitter que "la solución era la inscripción en el padrón biómétrico", ya que "el estilo siglo pasado, con libros y calígrafos, se presta a irregularidades y eleva la desconfianza en el Tribunal Electoral".
   
El oficialista MAS fue el partido que más militantes presentó para avalar la candidatura a la reelección del presidente de Bolivia, Evo Morales, con más de un millón de firmas en un país con cerca de once millones de habitantes.

 La oposición denuncia que las primarias fueron aprobadas por la mayoría parlamentaria del MAS para justificar la candidatura de Morales, a quien el Tribunal Supremo de Bolivia habilitó para la reelección indefinida pese a que la Constitución del país limita a dos los mandatos consecutivos y a que un referéndum en 2016 rechazó una reforma constitucional para eliminar ese límite.



 




Notas Relacionadas



En esta nota