POLÍTICA

La comisión dará inicio a sesiones; Evo estará el 11


La CIDH realizará audiencias cerradas hasta el 12 de febrero. Entre el 13 y el 15 atenderá a activistas pero no se pronunciará


Activistas del 21-F anunciaron que pedirán por el respeto al voto ante el organismo internacional
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

07/02/2019

La vicepresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Esmeralda Arosemena, anunció un encuentro abierto con diferentes sectores del país para escuchar y recoger sus impresiones sobre vulneraciones a los derechos humanos, sin embargo, adelantó que no podrán emitir ningún pronunciamiento porque su reglamento establece no tocar temas del país donde sesionan a fin de no alentar confrontaciones.

Con anticipación varias organizaciones como las plataformas ciudadanas, perseguidos políticos y otros solicitaron públicamente audiencias para presentar sus denuncias de vulneraciones de derechos. En contraparte, sectores afines al MAS, como los campesinos de Chuquisaca, habían anticipado habilitar una “policía sindical” que finalmente fue descartada.

A su llegada, Arosemena dejó en claro que los primeros días de sesiones reservadas serán para ordenar la agenda, establecer los temas de prioridad y el informe de la evaluación de casos.



Las audiencias privadas se realizarán entre el 7 y el 12 de febrero, y las públicas a partir del 13 al 15 de febrero. Para el 11 se tiene prevista la participación del presidente Evo Morales, para la inauguración oficial. Ayer, Morales adelantó que llevará a los comisionados a conocer el salar de Uyuni. “Tal vez pasemos en helicóptero hasta Coipasa para que vean por qué impresiona nuestras reservas de litio”, expresó.

Entre los sectores que esperan pronunciarse ante la CIDH se encuentran las plataformas ciudadanas que exigen el respeto al referéndum del 21-F. Por su parte, el activista político Luis Ayllón adelantó que las víctimas de la persecución política y de la retardación de justicia buscarán hacerse escuchar para denunciar que en Bolivia no existe el Estado de derecho y hay violación de derechos humanos.