REPORTAJE

La coca mueve millonario negocio en cuatro mercados de La Paz


El pago de Bs 20 que dispuso Adepcoca para los carpeteros disparó el conflicto. La Ley de la Coca solo reconoce dos mercados en el país. Conalprodc confía en tomar el control del mercado en julio


El mercado de la coca de Villa Fátima es uno de los cuatro que funcionan en la ciudad de La Paz | APG Noticias
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

30/06/2019

Divididos. Así están los cocaleros de Yungas entre los que pertenecen a la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) y la Confederación Única Nacional de Productores al Detalle de la Hoja de Coca (Conalprodc); una tercera Asociación Provincial de Productores de Coca de Caranavi (Apprococa) salió ganadora porque se incrementó la comercialización de la hoja en sus predios. Entre los tres grupos administran cuatro mercados donde el manejo de dinero es el origen del conflicto.

Cocaleros yungueños, comercializadores de coca, transportistas, gremiales y hasta cargadores conforman esta larga cadena de gremios que sostienen a los mercados. Según los propios dirigentes, todos son “aportes”, aunque al final son cuotas obligatorias.

Adepcoca es un gigantesco mercado que se ubica en la ladera este de la ciudad de La Paz, en la zona de Villa Fátima, consta de tres pisos, todos dedicados a la compra-venta de coca. Nadie puede ingresar a este mercado si no es para hacer comercio. Los mismos cocaleros relataron que todos los días se vendía un promedio de 3.000 taquis (bolsas) de coca, cada una de 50 libras.



“Todo es plata”, así resumió la actividad dentro del mercado, Freddy Velásquez, ejecutivo de Conalprodc, que también es campesino yungueño, que explicó los cobros dentro este gigantesco abasto. Para sacar la coca desde Yungas, el campesino cocalero debe pagar primero su hoja comunal, que es un documento que extiende el dirigente de la comunidad que es elegido por los mismos campesinos; esta hoja comunal puede costar de Bs 2 hasta Bs 10, sin hoja comunal la coca es incautada en La Rinconada, que es el punto de control de Umopar.

Luego llega al mercado y para hacer bajar sus bolsas de coca, debe pagar Bs 1 por cada bolsa y recién tiene derecho a usar el galpón que corresponde. El cocalero sale de su comunidad cada tres meses, generalmente con 10 bolsas de coca y puede vender su hoja en el día, dependiendo de la época y la calidad, el taqui puede costar entre Bs 1.500 hasta Bs 3.000. Por lo tanto, el campesino cocalero puede pagar Bs 20 solo por sacar su coca hasta el mercado que es de su propiedad, son 35.000 cocaleros socios de Adepcoca. Entre la entidad y la comunidad recaudan Bs 350.000 por lo menos cada tres meses.

Hasta ahí llega el campesino, recibe el dinero por el número de taquis que comercializa, puede regresar a su parcela y volverá dentro de tres meses, cuando coseche de nuevo el arbusto.

Los millones

Luego empieza el otro eslabón de la cadena, el del Estado, los comercializadores y los “carpeteros”. Estos últimos son los “disidentes” de Adepcoca, suman 6.679, según los registros del sistema en el Viceministerio de la Coca. Los afiliados de Conalprodc son cocaleros yungueños, pero al mismo tiempo son comercializadores de la hoja y pueden llevar su producto a los mismos mercados que llevan los comercializadores al detalle o “detallistas”. Estos son, según registros oficiales, 5.547 detallistas.



El primer pago que realizan carpeteros y detallistas es la hoja de ruta o guía y deben adquirir el documento de la Dirección de General de la Coca e industrialización (Digcoin), a través de un depósito bancario a un costo de Bs 70 para cada viaje. En ambos casos tienen la obligación de viajar una vez al mes con hasta 10 taquis de coca; los que no viajan corren el riesgo de perder la licencia o carpeta. Por este concepto, el Estado recauda Bs 862.120 cada mes.

El ejecutivo de Conalprodc explicó que en este tiempo de conflicto ellos instalaron una oficina donde el afiliado o el detallista debe pagar Bs 5 por un sello que lo habilita a recoger su coca. Este dinero sirve para pagar los alquileres de los dos mercados provisionales que abrieron, el de Volantes a Yungas y el de Chuquiaguillo. Conalprodc recauda mensualmente Bs 61.580.

Freddy Velásquez aseguró que el pago de los Bs 5 no es en efectivo, sino que en el mismo banco donde se deposita para la hoja de ruta, se deposita para Conalprodc a un número de cuenta que ellos facilitan. “Todo es transparente, eso hemos pedido a los dirigentes de Adepcoca y no quisieron”, recordó.

Los cuatro mercados

Adepcoca, Volante a Yungas, Chuquiaguillo y Apprococa son los cuatro mercados en los que se vende la hoja, en cada uno se cobra por distintas razones. Adepcoca, según los denunciantes, tiene 13 niveles de ingresos, desde bolsas de coca, conocidas como taqui.

Luego para salir del mercado, el carpetero pagaba Bs 20 por cada taqui; mientras que el detallista desembolsaba Bs 30. De los primeros, el monto mensual recaudado era Bs 135.380 y en el caso de los detallistas, Bs 166.410, cada mes.



En Volantes a Yungas y Chuquiaguillo, Conalprodc cobra Bs 5 por guía para pagar los alquileres de los espacios, recauda Bs 61.000, pero paga Bs 33.000 en los dos lados.

Apprococa es el mercado que menos cobra, Bs 3 por cada taqui de coca. Este mercado recauda Bs 16.854 por mes.

CIFRAS

  • 10,3 MILLONES DE BOLIVIANOS | Recibe el Estado, cada año, por concepto de guías que compran los carpeteros y detallistas
  • 1,6 MILLONES DE BOLIVIANOS | Es lo que pagaban los carpeteros, al año, a su organización para salir de Adepcoca
  • 1,9 MILLONES DE BOLIVIANOS | Pagan los comerciantes de coca a Adepcoca por el uso de los ambientes y salir del mercado.


 




En esta nota