INFORME

La ONU advierte sobre el riesgo del incremento del narcotráfico en Bolivia


La Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito reportó un alza de un 95% en la destrucción de cloridrato de cocaína, de alta pureza, que llegó a los 7.592 kilos en 2018, en contraposición a los 3.884 de un año antes


Destrucción de cocaína | Foto: Archivo EL DEBER
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

25/01/2019

La Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) alertó este viernes sobre el riesgo del incremento del narcotráfico en Bolivia, durante la presentación del informe de destrucción de drogas incautadas en el país en 2018.

Durante el informe que el organismo presentó en La Paz, el representante de la UNODC en Bolivia, Thierry Rostan, expresó con base en datos de la Fiscalía boliviana y de la Fuerza Especial de la Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) que existen "riesgos" de que la actividad del narcotráfico pueda "incrementarse".

El informe estableció que la cantidad de cocaína base destruida en 2018 fue de 10.483 kilos, un 24% menor a los 13.745 de 2017. La incineración y destrucción de marihuana cayó un 54 %, de los 18.692 kilos de 2017 a los 8.584 reportados en 2018.



Sin embargo, la UNODC reportó un alza de un 95% en la destrucción de cloridrato de cocaína, de alta pureza, que llegó a los 7.592 kilos en 2018, en contraposición a los 3.884 de un año antes, resultado que fue destacado por Rostan.

El funcionario del organismo internacional pidió fortalecer la presencia de la fuerza antidrogas boliviana principalmente en el departamento central de Cochabamba y el oriental de Santa Cruz, para una lucha "más enérgica" contra el narcotráfico.

Según el informe, en Cochabamaba y Santa Cruz se ha incinerado y destruido "la mayor cantidad" de cocaína base, cloridrato de cocaína y marihuana para expendio, y plantíos de esa especie.

Además, que en ambas regiones se encontró y destruyó "la mayor cantidad" de fábricas de elaboración de cocaína base y de laboratorios de cristalización de cocaína, algo que delata la dinámica de aquella en esas dos áreas del país.



Rostan también alertó sobre el incremento de extranjeros que ingresaron a Bolivia, principalmente peruanos y colombianos, "con el objetivo de desarrollar actividades ilícitas", por lo que recomendó mejorar los controles migratorios.

No obstante, el informe de la UNODC valoró que las autoridades bolivianas cumplan con los plazos fijados para la destrucción de drogas y pidió que se trabaje para identificar el país de origen de gran parte de la cocaína base que ingresa a Bolivia.

A su turno, el viceministro de Defensa Social de Bolivia, Felipe Cáceres, señaló que a lo largo de este año "van a ser implementadas todas las recomendaciones" hechas por el organismo en el informe.

Cáceres subrayó la erradicación de más de 11.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca el año pasado, una labor que incluso implicó la muerte de algunos efectivos de las fuerzas antidrogas, como algunos logros que también hay que resaltar.

La UNODC participó durante 2018 en 208 actos de incineración y destrucción de drogas de los 565 realizados por la Fiscalía boliviana y la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico.



El organismo presentó el décimo primer informe de destrucción de drogas incautadas en Bolivia, que valora documentación oficial y controles paso a paso de salida de la droga de los depósitos gubernamentales hasta su destrucción.



 




En esta nota