BOLIVIA

Hombre obligado por las bartolinas a usar pollera las denuncia por discriminación


Formalizó su denuncia ante la Fiscalía de Distrito de Santa Cruz. Las mujeres afines al MAS lo obligaron a usar las prendas típicas del occidente por promover el revocatorio de un alcalde oficialista

El hombre promueve el revocatorio de un alcalde del MAS por supuesta mala gestión I Foto: captura.
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

20/03/2018

Miguel Ruiz (44), dirigente de la Central Campesina Cordillera y miembro de Control Social del municipio de Cabezas (Santa Cruz), oficializó su denuncia ante la Fiscalía Departamental por racismo y discriminación contra la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia 'Bartolina Sisa', por obligarlo el sábado pasado a usar manta y pollera, vestimenta típica de la mujer del occidente boliviano.

"Las señoras 'bartolinas' aprovecharon que yo organicé un taller sobre la socialización de revocatorio y con mentiras aprovecharon para hacerme quedar, me agredieron, me gritaron y me obligaron a ponerme manta y pollera, para luego sacarme a la calle", aseveró el representante en contacto telefónico con EL DEBER.

Conoce más: 



Explicó que llegó a usar ambas prendas por cerca de unos 20 minutos e identificó a la dirigente Gueisa Gallardo, por ser quien promovió que reciba ese "castigo". "Ella encabezó este acto de discriminación y racismo", manifestó Ruiz.

Video de lo sucedido:

Hace algunos días la dirigente de las mujeres campesinas sostuvo: "Sé que vamos a salir en las redes sociales y en los medios, pero no nos interesa porque hicimos lo correcto. Le pusimos pollera para hacernos respetar y no con intención de ser discriminadoras", alegando "defensa del alcalde" oficialista.

Lea también: 



El representante de la Central Campesina aseguró que pese a ese acto de "amedrentamiento", no se detendrá en la búsqueda de la destitución del burgomaestre, a quien acusa de "malos manejos y hasta corrupción".

"Se ve el tema de abuso de poder, se han entrado a tierras fiscales los servidores públicos cuando deberían beneficiar a los campesinos (...) Yo sentí lo peor, pensé que me iban a matar porque estaban furiosas, pero también sentí mucha frustración", concluyó.



 




En esta nota