POLÍTICA

Adolescente de 17 años afectado en Paila fue intervenido para reparar el cráneo; recibe ayuda


El adolescente está en el hospital San Juan de Dios y la Policía indaga su caso. Martín Saavedra se recupera en la clínica Incor y Paulo Ruiz lo hace en su casa


Maiker Moirenda Salek (17) fue intervenido ayer en el hospital San Juan de Dios, donde ahora se encuentra en la unidad de cuidados intensivos
Escuchar el artículo   Publicidad Pausar Lectura

11/12/2018

El desbloqueo del fin de semana en Puerto Paila terminó afectando severamente al adolescente de 17 años Maiker Moirenda Salek, que ayer fue intervenido para reparar daños en el cráneo. Aseguran que resultó afectado durante los disturbios entre la Policía y los manifestantes que estaban cerrando la carretera en defensa de los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016, que negó una nueva reelección presidencial.

De acuerdo al reporte médico, el adolescente tuvo que ser intervenido quirúrgicamente porque presentaba hundimiento de cráneo y una contusión hemorrágica intracerebral, según explicó el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda.

Se encuentra en terapia intensiva y hoy darán nuevos reportes de su evolución.



Esta desgracia muestra un drama porque la familia no cuenta con recursos para costear el tratamiento. Lidia Salek, madre de Maiker, con lágrimas que escurren por su rostro, relata que su hijo terminará el colegio el próximo año y que el sábado salió para participar de una fiesta de promoción y al retorno pasó por la zona del bloqueo y ocurrió esta desgracia.

Ella está embarazada de su noveno hijo y se gana la vida vendiendo cuñapés sobre la carretera de Puerto Paila. “Gracias a Dios me están ayudando la Gobernación y la gente, pero todavía necesitamos más”, remarcó.

Los jóvenes de movimientos y plataformas están colaborando y siguen de cerca su caso, porque fue lastimado en un punto de bloqueo instalado como parte de la movilización contra la repostulación presidencial.

La mamá de Maiker todavía no ha decidido si iniciará algún proceso por los daños a su hijo.



La secretaria de Coordinación Institucional de la Gobernación, Ruth Lozada, informó que la noche del domingo el adolescente fue transferido al San Juan de Dios porque estaba siendo atendido en el hospital de Cotoca. Señaló que se le está prestando toda la ayuda necesaria y hay personas de buen corazón que colaboran con medicamentos para la cirugía a la que fue sometido ayer, pero indicó que en unos meses deberá volver a ser intervenido, para colocarle un protector en la parte del hundimiento del cráneo.

Otro afectado

En la clínica Incor se recupera Martín Saavedra Orellana (41), que tiene una pequeña fisura en una costilla. Relató que a las 6:00 del domingo estaba de retorno a Santa Cruz, luego del desbloqueo, pero a la altura de Sofía lo interceptó la Policía y lo golpeó.

Agradeció a la gente que le expresó su solidaridad en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, donde tuvo que asistir a una audiencia. “Estamos mellados físicamente, pero la convicción la tenemos intacta; hay que seguir luchando para que se defienda el voto del ciudadano”.

Desde su lecho señala que no tiene previsto abrir ningún proceso contra la Policía, pero está dispuesto a seguir con la lucha; y la gente que lo rodea considera que el Ministerio Público debería abrir una investigación de oficio sobre estas agresiones.



Es soltero, tiene tres hijas y es egresado de Derecho. Él retornó de la marcha que llegó a la ciudad de La Paz y se fue directo al bloqueo de Paila.

El primer arrestado

Paulo Ruiz (32) afirma que fue el primero de los nueve arrestados por la Policía. Relata que la noche del sábado quedaron con un contingente policial en dar paso en el bloqueo, y lo cumplieron.

Pero, asegura, llegó un nuevo contingente al que comunicaron que estarían bloqueando hasta las 6:00; los uniformados le indicaron que era mucho tiempo y le pidieron que en la madrugada accedieran a abrir un carril. Él fue a consultar a su grupo, que estaba a unos 20 metros, y cuando retornó a comunicar que aceptaban el trato, lo aprehendieron. “Cuando extendí la mano, como para cerrar el acuerdo, me agarraron y me subieron a un micro donde me pegaron toda la noche. Entonces empezó la confrontación, pero no agarraron a nadie más. En la mañana se retiraron solamente conmigo, y cuando me entregaron a un tipo para que me lleve a Cotoca, los policías se fueron a la carretera y esperaron atrapar a los otros que ya estaban retornando”, relató.

Resalta que no es parte de ninguna plataforma, pero “lucho por la libertad de Bolivia” y respalda todas las actividades que hacen en defensa del 21-F. “Actúo por convicción, y eso no entendían los policías cuando me pegaban, porque me decían: ‘quién te paga, nadie hace nada gratis’. En su cabeza no entienden que hay personas que luchan por convicción y con el corazón”.

Tiene golpes, pero cree que hacer deporte le permitió darse modos para amortiguar los impactos, y no tuvo mayores lesiones.

Comenta que tiene una tienda deportiva, pero también es ingeniero petrolero, mecánico automotriz y también estudió para ser experto en dirección técnica de fútbol y entrenador con calidad.

La Policía indagará

El director de la Felcc, Gonzalo Medina, dijo que es probable que hubieran sufrido algún tipo de agresión en el momento del arresto, pero ninguno de los aprehendidos estaba en una situación que pudiera complicar su salud y fueron asistidos por médicos.

Respecto al caso del joven de 17 años, dijo que no tenía conocimiento, pero que esa dirección ha tomado los recaudos para que puedan indagar al respecto.

La familia confirmó que los efectivos se hicieron presentes en el hospital para ver si pudo ser afectado por un cartucho de gas o con otro objeto.